El imparable Kobe Bryant, según los defensores encargados de detenerlo

DURANTE UNA CARRERA histórica de 14 años en la NBA, Tony Allen fue incluido en seis equipos All-Defensive y se ganó el apodo de "El Grindfather" por sus habilidades como uno de los defensores perimetrales más duros de la liga.

Pero el 22 de febrero de 2005, era un escolta novato de 24 años que tenía una tarea poco envidiable: detener a Kobe Bryant.

"Definitivamente estaba entusiasmado", le dijo Allen a ESPN. "Tenía a Paul Pierce cerca diciéndome: '¡Prepárate! Me defiendes todos los días [en la práctica]. Deberías estar listo. ¡Vamos! ¡Ese es Kobe Bryant!'".

El pick No. 25 en el draft de 2004 estaba tratando de absorberlo todo y ponerse en el estado de ánimo adecuado para el partido 54 de su joven carrera en la NBA.

"Estoy tratando de ser duro y decirme a mí mismo, 'No tengo miedo'", dijo Allen.

Mientras tanto, estaba empapado en sudor, sus palmas y axilas sudaban tan profusamente que tuvo que cambiarse la camiseta de calentamiento. Cuando Allen finalmente se lanzó a la cancha contra Bryant, se dio cuenta de qué enfrentaba.

"Estoy ahí afuera [defendiéndolo] y me digo, '¿Qué voy a hacer?'", dijo Allen.

Los Angeles Lakers ganaron el balón inicial y rápidamente pasaron el balón a Bryant de forma aislada en la banda derecha. Allen se agachó en su postura defensiva y extendió su brazo izquierdo para seguir la pista de Bryant.

Error de principiante.

Bryant pasó el balón más allá del brazo extendido de Allen, recibiendo una falta y yendo a la línea de tiros libres a solo 16 segundos de iniciado el juego. Menos de dos minutos después, la escena se repitió: Allen, el novato sin experiencia, se encontró sin más remedio que cometer una falta a Bryant, en aquel entonces tres veces campeón de la NBA.

Con 9:55 por jugar en el primer cuarto, Allen se encontró de nuevo en el banco de los Boston Celtics. Al final del último cuarto, Allen regresó a la cancha y se enfrentó a Bryant. Con los Lakers arriba por nueve puntos con 2:39 por jugar, Bryant se levantó para uno de sus tiros lejanos característicos. Allen puso su mano en la cara de Bryant y en el brazo de Bryant. Cesta. Falta. Se acabó el juego, en el caso de Allen, literalmente.

"Salí pos faltas en ocho minutos", dijo Allen. "Yo era un ciervo ante los faros".

Exactamente 11 meses después de ganarle la partida a Allen, Bryant registró la obra maestra de su carrera de 20 años, una actuación de 81 puntos contra los Toronto Raptors que ocupa el segundo lugar en la historia de la NBA, solo detrás de la obra maestra de 100 puntos de Wilt Chamberlain en 1962.

Allen fue uno de una larga lista de defensores, algunos de élite, otros menos, a quienes se les asignó la tarea de detener a los imparables. Al celebrar el 15to aniversario del juego de 81 puntos de Bryant, varios de ellos se sentaron con ESPN para discutir la monumental tarea que tenían frente a ellos cada vez que se enfrentaban a los Lakers de Bryant.

"Cuando lo veías en el calendario", dijo Allen, "te comenzaban a sudar las manos".

LA MAMBA NEGRA es considerada la serpiente más rápida, atlética y mortal del mundo. La forma en que puede cortar, girar, elevar y evadir intentos de depredadores es insuperable.

La mamba negra es implacable. Tiene el control absoluto de todos los aspectos de su ataque. Cada maniobra está completamente calculada.

¿Suena familiar?

"[Kobe] quería matar a todos en la cancha", dijo Metta Sandiford-Artest, el Jugador Defensivo del Año de la NBA en 2004, a quien a menudo se le encomendó la tarea de defender a Bryant antes de convertirse en su compañero de equipo durante cinco temporadas. "No importaba si eras el peor jugador o el mejor jugador del equipo contrario".

Shane Battier conocía bien ese sentimiento. El dos veces campeón de la NBA fue seleccionado dos veces como miembro del equipo All-Defensive de la NBA. En su mejor momento, era conocido como un defensor de élite que se enorgullecía de su intensa preparación, que fue llevada a otro nivel cuando se enfrentó a Bryant.

"Todos en mi familia o mis amigos sabían, no te metas conmigo el día anterior o el día de un juego contra Kobe", dijo Battier. "Nunca sabías si esta iba a ser la noche en la que decidía, '¿Sabes qué? Voy a avergonzar al tipo que me defiende', lo que creo que trató de hacer muchas veces".

Durante la temporada 2007-08, Battier y sus Houston Rockets tuvieron una de las rachas ganadoras más improbables en la historia de la NBA. A pesar de no contar con las estrellas Yao Ming y Tracy McGrady durante largos periodos, Houston ganó 21 juegos consecutivos cuando Bryant y los Lakers llegaron a la ciudad el 16 de marzo. "Kobe venía a Houston para terminar la racha", dijo Battier. "Pau [Gasol] estaba fuera de ese juego. Así que yo estaba como, 'Oh, Dios. Este tipo va a disparar la pelota 40 veces'".

No exactamente. Bryant disparó la pelota solo 33 veces.

Los fanáticos de la NBA recordarán eso como el juego de la "mano en la cara". Battier había utilizado la técnica durante la mayor parte de su carrera, desde sus días como All-American en Duke. Pero en ese juego contra Bryant es donde obtuvo su fama.

"Kobe, lo dejó todo ahí", dijo Battier. "Nunca había estado tan cansado como después de ese partido".

Bryant anotó 24 puntos, pero los Rockets salieron victoriosos. Fue una de las actuaciones con menor puntuación de Bryant en sus 37 encuentros de temporada regular contra Battier. Promedió 28.6 puntos en esos juegos, incluyendo un trío de actuaciones de 50 puntos. Bryant era un competidor tan intenso que Battier decidió que el mejor curso de acción era usar eso en su contra.

"Todo lo que quería hacer era presionar ese botón lo suficiente como para decir: '¿Sabes qué, Kobe?', Sin decírselo realmente, porque nunca hablamos basura," intentar ganarle a la mano en la cara’. Y la mayoría de las veces lo hizo".

Bryant tomó el menor desaire como motivación. Sabiendo eso, Battier intentó un enfoque diferente al de sus contemporáneos.

"Miras a través del tiempo, ya sea Raja Bell, Ruben Patterson o cualquiera de los supuestos ‘'Kobe stoppers’, y se convirtió en un concurso de machismo uno a uno", comentó Battier. "Soy un tipo duro, pero no soy duro como esos otros tipos. Así que hice lo contrario. Casi traté de jugar como Eeyore [de Winnie the Pooh]. Cada vez que tenía un buen partido contra Kobe, salía y decía: 'Ya sabes, [él] simplemente falló tiros. Soy un tipo con suerte'".

DESPUÉS DE SU actuación desastrosa en su primer enfrentamiento con Bryant, Allen juró que nunca iba a sufrir ese tipo de vergüenza. Su preparación se volvió fundamental para su destreza defensiva. Especialmente cuando sabía que se enfrentaría a Bryant.

"Tuve esa visión de túnel", dijo Allen. "Me concentré estrictamente en Kobe.

"Cada vez que sabía que iba a enfrentarlo, me iba a casa después de la práctica, comía y veía videos de sus movimientos. Me despertaba por la mañana, me estiraba y miraba más videos".

Inclusive en un momento sintió que había encontrado un ritmo para los gestos de Black Mamba.

"Siempre fui consciente del ‘fake’ de cabeza", dijo Allen. "Él siempre te empujaba hacia atrás, hacia atrás, hacia atrás, hacia atrás, se daba la vuelta y luego venían todos estos ‘fakes’ de cabeza. Es ese cuarto ‘fake’ de cabeza. Sabía que tenía que estar listo para cronometrar mi salto".

El dúo terminó enfrentándose 24 veces en la temporada regular y 10 más en los playoffs, dividiendo esos encuentros 17-17 (y dividiendo sus encuentros de las Finales 1-1). A pesar de saber lo que se avecinaba, Allen admitió que Bryant todavía tenía mucho éxito anotando contra él, con un promedio de 25.8 puntos por partido en sus encuentros cara a cara.

"Él encestaba un tiro y los entrenadores movían la cabeza hacia mí", dijo Allen. "Mi reacción era, '¡Oye! ¡Ven aquí y trata de defenderlo tú!'".

JALEN ROSE HA escuchado todos los chistes sobre los 81 puntos. Incluso hizo un comercial al respecto. Pero pregúntale y te dirá que los Raptors tuvieron éxito ese día.

"Cuando la gente trata de burlarse de mí, yo digo: 'Lo mantuvimos por debajo de los cien'", dijo Rose riendo.

Lo que más recuerda Rose de ese juego no es la gran cantidad de puntos anotados, sino la reacción de Bryant al lograr un número al que nadie se ha acercado desde entonces.

"Cuando regresas y miras ese juego, no estaba corriendo por la cancha haciendo [gestos de] alas de avión, golpeándose el pecho o apuntando al cielo", recordó Rose. "De hecho, no dijo una palabra".

La mentalidad Mamba, afirmó Rose.

Disminuir la velocidad de Bryant en un domingo cualquiera de enero era bastante difícil. Pero, ¿qué pasa cuando el calendario cambió a abril, mayo y junio?

"Defenderlo en una serie de playoffs era un animal diferente", dijo Battier. "Cada partido de playoffs se siente como si hubieras jugado una temporada. No hubo mejor reto".

Rose tuvo un asiento en la primera fila para ver cómo la leyenda de Kobe Bryant se disparaba durante las Finales de la NBA de 2000, y casi alteró el curso de la carrera de Bryant. A menos de nueve minutos de haber comenzado el Juego 2 de la serie de los Lakers contra los Indiana Pacers, Bryant estaba aislado en Rose en el ala izquierda. La estrella de los Lakers de entonces 21 años se detuvo para un tiro saltado, y Rose deslizó su pie en la zona de aterrizaje de Bryant, una jugada que ahora es por regla una falta flagrante.

"Una de las cosas que sucedieron en mi carrera, no creo que sea lindo ni estoy orgulloso de ello", dijo Rose. "Vengo de una época en la que hacías lo que fuera necesario para ganar. También nos dimos cuenta muy rápido de que no podíamos defenderlo. Este tipo es algo diferente. Así que actué como si estuviera defendiendo el tiro en suspensión e intencionalmente lo hice caer en mi pie. En mi mente, no quería que se rompiera el tobillo. Pero no me importaría si se perdía los próximos juegos porque tendríamos una mejor oportunidad de ganar”.

"Típico Kobe", continuó Rose, "solo se perdió un juego".

CUANDO ENTRABAN a la cancha contra Bryant, los oponentes nunca sabían qué versión de Kobe iban a ver en una noche determinada. A veces se mostraba distante, helado. No se intercambiarían cortesías. Otras noches, era juguetón, de humor bromista. Él fraternizaría contigo y luego te prendía con 50.

"Ese fue el juego mental que jugamos entre nosotros", dijo Battier. "Nunca intenté involucrarme con él".

Allen dijo que prefería que Bryant mantuviera la distancia antes del inicio. Le ayudó a mantenerse concentrado en la tarea que tenía. Otras veces, un Bryant cordial atraía a sus oponentes, incluyendo Allen, hacia una trampa.

"A veces salía y decía: '¿Qué pasa, baby boy?' Eso es una bandeja ", recordó Allen. "Tuvo algunos juegos como ese y me rompió la cabeza".

"¡No caigas por eso! Solo está tratando de adularte", agregó Rose.

Esa fue la dicotomía que Bryant presentó como oponente.

"Tan dinámico y con la delicadeza con la que Kobe podía jugar, la mayoría de la gente probablemente no crea que pueda ponerse sucio", dijo Allen. "Ese tipo, recibía una falta ofensiva y te lanzaba un codo en la nariz o el cuello".

Allen hizo una pausa y sonrió antes de agregar: "Era el jugador más confiado, engreído y arrogante. Sabía que era el mejor jugador. Yo quería competir contra esa mentalidad".

Se necesitó ese tipo de mentalidad para mirar fijamente al Black Mamba.

"Por dentro, era un toro furioso", dijo Battier sobre sus enfrentamientos cara a cara. "Quería vencerlo más que a nadie”.