El mejor baloncesto de los Timberwolves ha llegado después de su descalificación, ¿ilusión o vista al futuro?

play
Con show de Towns, Minnesota derrotó a un súper diezmado Golden State (1:11)

El dominicano rozó el triple doble (22 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias) en el triunfo 126-114 en condición de local. El plantel de los Warriors estuvo compuesto por ocho jugadores y el goleador fue Curry con 37 unidades. (1:11)

Los Timberwolves se encuentran en su mejor racha de la temporada, luego de haber sido eliminados. Ahora, sin ningún tipo de presión, buscan terminar el año, pero ¿es esto una mirada al futuro o simplemente una ilusión?

Minnesota Timberwolves ha dado un giro importante a su pésima temporada y luego de haber sido descalificados y de tener prácticamente asegurado una de las mejores posiciones para seleccionar en el Draft de la NBA para la temporada 2021-22.

Con cuatro victorias consecutivas y seis partidos ganados de sus últimos diez, Minnesota Timberwolves le costó importantes encuentros a equipos de la categoría de Utah Jazz, quienes ocupan el primer puesto de la Conferencia Oeste.

Sin embargo, la calidad de las victorias de los Timberwolves también incluye a equipos como Sacramento Kings, Houston Rockets y Golden State Warriors, escuadras que no han jugado buen baloncesto en todo lo que va de temporada.

Los Timberwolves son un equipo con mucho potencial, de eso no queda duda, tienen un buen futuro por delante y dependiendo de su situación con jugadores del calibre de Karl-Anthony Towns, D’Angelo Russell o el novato Anthony Edwards, podrían volverse un dolor de cabeza más adelante. Desgraciadamente, por lo demostrado en este año y por la baja calidad de los equipos a los que les han ganado luego de ser descalificados en la competencia por llegar a la postemporada, es evidente que todo lo que se está viendo, al menos para el 2021 es una ilusión.

Minnesota nunca encontró su ritmo durante la temporada, las lesiones y el COVID-19 impidieron que Russell y Towns pudiesen jugar más partidos. El despido de su entrenador durante el mes de febrero fue uno de los momentos más bajos del año y demostró el desorden institucional que existe en la franquicia, algo que tendrá que ser abordado en la temporada muerta.

El conjunto cuenta con individualidades destacadas, de eso no hay duda. Karl-Anthony Towns terminará con muy buenos números en el año, promediando 24.8 puntos por partido, la tercera mayor cantidad de su carrera, así como 4.8 rebotes (mayor suma de su paso por la NBA). Y 10.8 rebotes, repitiendo lo que hizo en la pasada campaña.

Fuera de sus individualidades, se ha visto un equipo poco creativo y con problemas para defender, lo cual también tendrá que ser abordado una vez termine el año.

Al final, los resultados actuales de los Timberwolves se deben a que no tienen nada que perder en el año. Están jugando un baloncesto sin presión, sin ningún tipo de ganancia para ellos como franquicia y lo hacen contra varios equipos que están en una situación hasta cierto punto similar a la propia, pero no se han mantenido competitivos.

Es por todo esto que, a pesar del buen momento, estos Timberwolves son, al menos por el momento, una ilusión, más que un verdadero proyecto a futuro, lo cual podría cambiar una vez llegue el Draft de la NBA.