Pau Gasol se corona en la Liga Española ante el Real Madrid

Pau Gasol cerró la temporada con el Barcelona, al que se incorporó en el mes de febrero, conquistando la Liga ACB de España gracias al triunfo del equipo azulgrana en el segundo partido del Playoff Final sobre el Real Madrid en el Palau Blaugrana por 92-73 y sentenciar así la serie por 2-0.

Cabe recordar que la Liga ACB acordó recortar los Playoffs y determinar que el ganador sería el mejor de tres partidos para esta temporada y no el mejor de cinco como es habitual, por lo que el juego ante los de Madrid pudo ser el último partido de Gasol con el Barça, a la espera de confirmar su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokio, lo que significaría su retiro definitivo.

Después de sumar ocho puntos en los 16 minutos que jugó durante el primer partido de la Final, disputado el domingo en Madrid y que ganó el Barça por 75-89, el pívot catalán alertó en la previa de este segundo encuentro que podría "ser mi último partido en el Palau", insinuando un retiro cercano.

"Llevo años pensando que mi último partido pudo ser hace tiempo, cuando me lesioné… Han sido pensamientos que han pasado por mi cabeza. Quizás era mejor dejar de machacarme físicamente, pasar página y cerrar un capítulo maravilloso" reveló Gasol, dando cuenta de este final de camino, a tres semanas de cumplir 41 años, ya estaría bien centrado en su mente.

"Esta última etapa está siendo dulce. Entreno cada día como si fuera el último, disfrutando y dándolo todo" solventó, un día antes de, muy probablemente, cerrar esta segunda era en el Barça, ganando una Liga que el equipo azulgrana no conquistaba desde 2014 y que él, en su primera etapa levantó en 1999 y 2001, su última temporada en España antes de dar el salto a la NBA para jugar con los Memphis Grizzlies.

Pau disfrutó de la experiencia de ganarle una Liga al máximo rival en un Palau entregado pero semidesierto, con los apenas mil aficionados permitidos por cuestiones sanitarias y que se entregaron a la fiesta desde el principio, con un Barça que pasó por encima del Real Madrid en cuanto se puso el balón en juego.

De un 7-0 inicial se pasó a un 16-7 que fue el momento en que el entrenador azulgrana, Sarunas Jasikevicius, dio entrada a Pau en lugar de Brandon Davies. Para entonces, a falta de 4.35 en el primer cuarto, la superioridad del Barça ya era absoluta, con una dirección magnífica de Calathes y una excelente aportación de Mirotic.

El 48-30 del descanso (cuatro puntos de Gasol) ya daba a pensar que el triunfo y el título se quedarían en Barcelona, contemplando la impotencia de un Real Madrid que tiró de orgullo pero echó demasiado en falta la calidad de jugadores como Campazzo y Deck, que a mitad de temporada abandonaron el club merengue para irse a la NBA.

La segunda mitad del partido se vivió en el Palau con una horquilla que nunca bajo de los 15 puntos de ventaja para el Barça, estirándose en el último cuarto ya por encima de los 20. A tres minutos del final, con 89-66 en el marcador y habiendo anotado 11 puntos (4 de 5 en tiros de dos y uno de dos en triples) y capturados 6 rebotes en 19:56 minutos en juego, Jasikevicius decidió que era el momento para homenajear a Gasol, que abandonó la duela entre la ovación generalizada de toda la afición y levantando los brazos en señal de agradecimiento y, quien sabe si de despedida.

Sabiéndose ya campeón, el entrenador azulgrana repitió homenaje con Calathes y Mirotic, máximo anotador del partido con 27 unidades antes de que se diera el cierre con el definitivo 92-73 que le devolvía el título de Liga ACB al Barcelona después de siete años de sequía.

Pudo ser la despedida de Gasol, feliz como imaginó y antes de jugar unos Juegos Olímpicos ya con sabor a despedida definitiva.