Otras 'Nueve Divinas': Las mujeres que tenían sus propias líneas de calzado deportivo comparten sus experiencias

play
Francisco Lindor honra sus raíces con su calzado deportivo (3:44)

El campocorto puertorriqueño de los New York Mets es el único atleta latino en Estados Unidos con su línea de calzado deportivo, tras firmar un acuerdo con la firma de indumentaria deportiva New Balance. (3:44)

Todo sneakerhead recuerda su primer par de zapatos favorito. Aunque han pasado más de dos décadas en algunos casos, la lista corta de estrellas de la WNBA que recibieron su propia línea de tenis durante sus carreras como jugadoras aún pueden recordar cada reunión, cada detalle y la emoción que acompañó el lanzamiento de sus tenis homónimas.

Todo comenzó con las revolucionarias Nike Air Swoopes de Sheryl Swoopes en 1995, con varias más luego del éxito del equipo olímpico femenino en 1996 y el lanzamiento de la WNBA en 1997.

"Entiendo la importancia de aquel momento", dijo Swoopes. "No solo para mí, sino para tantas otras niñas y jóvenes que me siguen".

Desde cómo supieron que les estarían dando una línea de tenis hasta su papel en el proceso de diseño y su momento favorito luciendo sus modelos, estas mujeres pioneras comparten algunos de sus recuerdos sobre las tenis.

Estos comentarios se han editado para mayor claridad y brevedad.


¿Cómo averiguaste que tendrías tu propia línea de tenis y cuál fue tu reacción?

Swoopes: Cuando Nike se me acercó por primera vez, no me dijeron, 'Oye, queremos darte tu propia zapato'. La conversación inicial fue tan solo, '¿Qué buscas en un zapato de básquet?'

Ellos dijeron, 'Pensamos diseñar un zapato de baloncesto para mujeres, y por eso queremos tu opinión'. Pensé que era lo más genial. Pensé que era lo mejor. El hecho de que iban a diseñar un zapato para mujeres y me clasificaron para ello, pensé que eso era bastante genial. Entonces, pasó de esa conversación a, 'Y estamos pensando nombrarlo por ti'.

Todavía no caía en cuenta. Incluso al escuchar eso, no sabía lo que significaba. Ellos dijeron, "Estamos pensando llamarlo el Nike Air Swoopes'.

En ese momento, ¡Perdí la mente!

Rebecca Lobo: Recuerdo que mi agente dije, 'Existe una posibilidad de que Reebok te dará tu propio zapato'. Y dije, 'Bueno, eso es increíble'. Recuerdo temprano ellos tenían una campaña publicitaria llamada 'La Promesa'. Era un anuncio que estaba en revistas, lo pusieron en camisetas. Era básicamente, 'Soy una promesa que te hiciste a ti misma cuando eras una niña y me estoy cumpliendo'.

Ellos querían nombrar el zapato 'La Promesa'. Pero no pudieron porque cuando fueron a aprobarlo, ya estaba tomado. ...

Porque, recordarán que en aquel tiempo, era cuando tenían a Allen Iverson y sus zapatos eran la Pregunta y la Respuesta. Nunca era 'Los Iverson'. Eso simplemente no era algo que Reebok estaba haciendo en aquel tiempo. Pero entonces eligieron 'El Lobo'. Y pensé, 'Está bien, me gusta cómo suena eso'.

Dawn Staley: Lo que Nike hizo fue, justo cuando empezábamos a promover y hacer marketing de mujeres, se sentaron bastante a hablar con nosotros. Nos sentamos en Beaverton. Hablamos de cultura. Hablamos de las tenis. ... De veras se percataron de que, 'Oye, ella como que sabe lo que está haciendo'. Ellos en realidad no esperaban que yo les daría tanta perspicacia'. Por eso me otorgaron ese honor. Y creo que mi juego era algo con que la gente se identificaba. Mi juego era muy llamativo ... me encantaban los zapatos. En realidad no me importaba cómo me veía de los tobillos para arriba, creciendo en las viviendas sociales del Norte de Philadelphia. Siempre y cuando de mis tobillos para abajo estaban bonitos, nuevos, limpios, de veras no me importaba. Y pienso que eso le pareció supercool ... and auténtico a [Nike].

Michelle - desde entonces se casó - pero es Michelle Brink. La madre de Cameron Brink ... Cameron Brink juega para Stanford ya ganó un campeonato nacional. Su madre fue la persona que estaba en mi línea de zapatos de Nike. Tuve numerosas conversaciones con ella sobre mi zapato. Fue súper genial que se me acercaran. Pero recibir una línea de zapatos que era tan improbable. Ni siquiera era un pensamiento. Tienes objetivos de ganar un campeonato nacional o de ser un olímpico y ganar una presea de oro. Esas son las metas que viste al crecer. No vi ni una mejor con una línea de zapatos.

Nikki McCray: El segundo contrato por una línea de zapatos que firmé fue con Fila. Grant Hill era la cara de Fila y sabemos cuán increíble era como jugador. Me convertí en la versión femenina en el lado de las mujeres. Ellos dijeron que querían hacer la línea de zapatos - yo dije, '¡Guau! Esto es un sueño hecho realidad'.

Cynthia Cooper: Cuando empecé a jugar en la WNBA y vine del extranjero, todos hablaban sobre Rebecca Lobo, Sheryl Swoopes y Lisa Leslie. Nadie sabían en realidad quién yo era y lo que había estado haciendo durante las últimas 10 temporadas. Nike me firmó a un contrato muy básico y yo solo estaba feliz de ser una atleta de Nike. Ganamos un par de campeonatos, yo gané un par de premios JMV, y así volvimos a la mesa de negociación y [Nike] estaba contento de hacerlo. Eso es más o menos cómo [sucedió] todo el concepto de darle a Cynthia Cooper una línea de zapatos. No estaba escrito antes. Siento que con mi juego conseguí una línea de zapatos de Nike. Ellos realmente no sabían quién yo era y, por supuesto, todos saben quién es Nike. Todo el mundo sueña con tener su propia línea de zapatos. Pero, para mí era un sueño hecho realidad.

Chamique Holdsclaw: Mi agente en aquel tiempo, Lon Babby, me contactó y dijo, 'Bien, Nike quiere darte tu propia línea de zapatos'. Yo dije, '¿Qué? ¿Hablas en serio?'

¡Y, caramba! Yo estaba tan emocionada. Soy de Astoria, Queens en Nueva York, y recuerdo que llamé a todas mis amistades en casa. Algunas de mis compañeras de equipo en Tennessee simplemente no lo podían creer. Mi nombre iba a estar en un zapato. Simplemente era un momento tan emocionante, y yo solo sabía que abriría el camino para que muchas jóvenes tengan la oportunidad. Conocía del impacto con los niños más jóvenes. Poder entrar a una tienda, a veces los zapatos de mujeres no tenían la misma paleta de colores y eran un poco diferentes. Ahora, esta es una persona en la tele, y las niñas están emocionadas que se las pueden poner con su equipo del Amateur Athletic Union (AAU). Pueden ir y decir, 'Quiero los Holdsclaw', igual que hice con los Swoopes y los Staley.

Candace Parker:: Yo digo que, extraoficialmente, he estado con Adidas desde que cursaba el tercer año de la preparatoria. Mi equipo estaba patrocinado por Adidas mi tercer y cuarto año, y entonces ir a la universidad fueron cuatro años consecutivos de Adidas y las tres rayas. ...

Cuando llegué con Adidas, era como una tormenta perfecta y de veras formábamos pareja. Ellos en serio querían hacer que ese sueño se volviera realidad. Yo iba a estar involucrada, lo cual era emocionante. Mi año de novata, comenzamos a planificar ese próximo año para la línea de zapatos.


¿Cuál fue tu intervención en el diseño y qué esperabas expresar?

Swoopes: Lo loco es que el primer zapato es con el más participé. En el segundo también, pero cuando llegué al tercero y cuarto, era más como, 'Bien, aquí tienes Sheryl, aquí está tu zapato'. Para ese momento, me conocían de verdad y conocían mi cuerpo y mi estilo. Sabían lo que era importante para mí y lo que yo buscaba. Yo no tenía que estar involucrada en cada paso necesariamente.

Pero el primer zapato, volando rumbo a Portland y teniendo esa conversación y pasar por todo el proceso. Cuando Nike hizo un molde de mi pie para crear mi zapato, y ahora lo están vendiendo, de verdad me siento como que todo el que compra y se pone ese zapato, sigue mis pasos.

Lobo: Mi nivel de participación fue que Reebok vino donde mí, me presentó algunos dibujos y me dijo, '¿Te gusta esto?' ... Y, '¿Te gusta esto' y yo decía solamente, 'Sí, de verdad me gusta cómo se ve ... Me gusta cómo se ve eso'. En aquel momento, yo había usado sus tenis por casi un año durante la temporada 1995-96 con el equipo olímpico. Entonces, yo sabía cuáles estilos de sus zapatos que había usado me habían gustado. Así fue más o menos cómo se dio. Ellos fueron los que dijeron, 'Contigo jugando para el Liberty, hagamos que sea una paleta de colores azul y anaranjada, porque eso se venderá bien, y pensamos que eso se verá bien'. Hubo algún intercambio, alguna comunicación. Pero fue en gran parte ellos presentando estilos de zapatos parecidos a lo que yo había estado usando y encontraba cómodo.

Staley: Cuando Nike hace las cosas, ellos no dicen simplemente, 'Oye, vamos a ponerle tu nombre a este zapato'. Ellos dicen, 'Oye, queremos tu opinión. ... ¿Cómo te gusta esto? ¿Cómo te gusta aquello?' Quieren opiniones. Y pensé que era súper genial. Tienes esa conexión al zapato que llevas puesto y que promueves. Sí pienso que mi zapato era el más cool de todos ... el más lindo que podía hacer el crossover. Alguna gente dice, 'Los zapatos de mujeres ... ehhh.' Pero a los tipos de veras les gustaba mi zapato. Hasta el día de hoy, aún les gusta mi zapato.

Yo quería un zapato blanco con acentos. Quería que blanco fuese el color más poderoso, pero luego cuando le mezclas algo de color en la lengüeta y acentos por todo el zapato, hace que resalte un poco mejor. Yo quería un zapato de cuero. No quería nobuk. Quería cuero para que tuvieras un poco de brillo. Me gustaba el talón de Zoom. Para mí, lo importante era la comodidad.

McCray: Ellos vinieron hasta mi casa. Crearon zapatos a la medida para mis pies, así que los zapatos que llevaba estaban personalizados de verdad, en comparación con lo que estaba en la tienda. Pude haber llevado zapatos nuevecitos para cada partido si quería, pero no lo hice porque me gustaba ablandarlos. Era surrealista saber que eras parte del proceso, tienes tu propio zapato, y puedes mirar en tu clóset y decir, 'Quiero ponerme eso, eso o eso hoy'. Era bastante genial.

Cooper: Fue un proceso especial. [Nike] me trajo hasta Beaverton, Oregon, la sede mundial allí. Ellos solo querían hablar conmigo, conocerme, mi personalidad. Yo estuve involucrada en todo el proceso, desde que ellos me entrevistaron a los bocetos, el diseño y las paletas de colores. Lo que yo quería, y lo que ellos sentían en mi personalidad, era solo mi recorrido. Yo venía de un barrio pobre y la dureza que mostraba cuando vine de Watts a una universidad privada, ir a jugar en el extranjero y luego a los 34 años, comenzar mi año de novata en la WNBA. Mi dureza, mi espíritu guerrero, mi determinación y perseverancia en los tiempos difíciles - yo sentí que ellos querían combinar todas esas cosas en ese zapato.

Holdsclaw: Solo recuerdo que me senté y el diseñador me explicó, 'Piensa en un cohete, y en su potencia y su fluidez. Este es el concepto que queremos'. Le pusieron cráteres y las marcas pequeñas en el lado, y me encantó. Era parte de mi juego. Yo tenía impacto, pero también tenía fluidez. ¡Me encantó! Cuando él dijo 'fluido', por ahí seguimos.

Parker: Hay otro tipo, y su nombre es CP3 [Chris Paul], so we definitely didn't want to get that confused. Él estaba en la liga primero, así que yo dije, 'Bien, te daré el nombre por ahora'. 'Ace' era tan solo, siempre terminaba al fin y al cabo corrigiendo a la gente en cuanto a cómo deletrear mi nombre, y como que se volvió quien yo era. Partimos de ahí con el logotipo.


Tener tu propia línea de tenis, ¿qué impacto tuvo mientras jugabas?

Swoopes: Al crecer, ni siquiera lo pensé porque no sucedió. No le sucedió a muchos atletas, y mucho menos una atleta femenina. Soy fiel creyente de que la representación importa. Si ves a alguien logrando o consiguiendo cosas, puedes mirar a esa persona y decir, 'Es posible. Tal vez puedo hacerlo'. Pero yo no tenía eso.

Estaba Michael Jordan, y era todo lo que conocía. ¡Y yo no estaba nada cerca de Michael Jordan! Y yo era una mujer. Digo esto en broma, pero el eslogan 'Just Do It'' se aplica a tantas cosas que hacen. Ahora, las niñas pueden mirarme y decir, 'Eso le puede suceder a ella. Me puede suceder a mí'.

Lobo: Fue emblemático de lo que estaba pasando en aquel entonces. La WNBA estaba comenzando. Había comerciales. Si estabas viendo las finales de la Conferencia Este de la NBA, las finales de la Conferencia Oeste, las Finales mismas, había montones de comerciales - 'We got next' ('Es nuestro turno'). La liga de veras promovía la WNBA. Y al mismo tiempo, se le prestaba mucho más atención a estas mujeres que iban a jugar en la WNBA. Las líneas de calzado deportivo eran solo una parte del proceso que atravesábamos en aquel tiempo.

Staley: Yo sé que Sheryl es una escolta y que su zapato estaba hecho para las escoltas, pero creo que mi zapato era sin posición. Podías lucirlo si eras grande. Podías lucirlo si eras alera. Podías lucirlo si eras base armadora. Tenía una vibra de Jordan. Lo miras, y no quieres que te guste pero te termina encantando porque lo ensamblaron también. Simplemente era un zapato bello. Algunos zapatos de mujeres parecen zapatos de mujeres. No pensaba que mi zapato parecía un zapato de mujer. Parecía como si un tipo lo apreciaría y se lo pondría, aunque tendría que comprar dos tamaños más grandes de lo que usaban.

McCray: Para mí, era sobre el impacto. Reconocí cómo el zapato de Sheryl realmente impactó las vidas de las jóvenes y los jóvenes. Fue increíble. Poder decir que yo era una de las pocas mujeres que tenía mi propia línea de calzado deportivo, y era una versión femenina, así como una versión masculina. Fue estupendo. Ni siquiera puedo expresarlo con palabras. Es lo mejor que he sentido.

"Reconocí cómo el zapato de Sheryl realmente impactó las vidas de las jóvenes y los jóvenes. Fue increíble. Poder decir que yo era una de las pocas mujeres que tenía mi propia línea de calzado, y era una versión femenina, así como una versión masculina. Fue estupendo. Ni siquiera puedo expresarlo con palabras." Nikki McCray

Cooper: Cuando miras tu carrera, nunca piensas que ciertas cosas te van a suceder a ti. Para mí, se siente increíble ser parte de una sororidad que solo somos nueve. Para que Nike celebre mi carrera, al permitirme ser parte de este grupo tan exclusivo, es un honor.

Holdsclaw: No recuerdo cuál equipo Universitario fue, pero fue una escuela de Nike, y solo recuerdo que la mitad del equipo en la tele llevaba mi zapato. Recuerdo que dije, 'Dios mío, esto es tan increíble'. Incluso ahora, a veces cuando vives algo en ese momento, no necesariamente reconoces el impacto. Cuando me retiré del básquet y de veras me reconecté con viejas amistades, luego de haber estado en el extranjero tanto, que ellos pudieran compartir aquellas historias, como, 'Guau, recordamos cuando te seleccionaron primera en el sorteo, y cuando Nike te dio tu propio zapato'. Esas cosas así te pegan duro. Yo no lo entendía necesariamente en aquel entonces.

Parker: Pienso que tuvo un gran impacto, porque quizás no seas la primera, pero tiene que haber alguien que pueda demostrar que pueden continuarlo. Para mostrar que las mujeres pueden tener un zapato, y que las mujeres pueden jugar básquet, espero que ha inspirado a la generación que ha subido ahora.


¿Qué desventajas tuvo la generación de niñas que creció en la década de 2010 sin ver otra mujer con su propia línea de calzado deportivo?

Lobo: Me sorprende de verdad que han pasado casi 10 años desde que hemos visto a una mujer con una línea de zapatos. No veo cómo eso hace sentido. Ahora vivo con cuatro niños, tres de ellos son hijas. Mi hija de 14 años, en particular, ama el básquet de mujeres. Le encanta ir a los partidos del Connecticut Sun. Ella le estaba prestando atención al sorteo. Le estaba prestando atención a la agencia libre. Cuando las Minnesota Lynx seleccionaron a Napheesa Collier en el sorteo, [me preguntó,] 'Mamá, ¿me compras una camiseta?' ¿Saben?, no entiendo que las compañías de calcado no han visto eso como un lugar rentable para invertir en un zapato de mujer.

Le estoy comprando a mis propias hijas múltiples pares de tenis de básquet cada año, mientras se preparan para su temporada de invierno o se preparan para su temporada del AAU. Desde luego, si hubiera una línea de zapatos femenina, esa es la que querrían. Me parece ridículo que Sue Bird nunca ha tenido un zapato. ¿Sue Bird? ¿Cómo sucede eso?

Staley: Pienso que van a salir unos cuantos de ellos, probablemente en los próximos seis a ocho años; saldrán al menos cinco o seis líneas de zapato personales más.

McCray: Creo que el deporte está creciendo mucho, y ahora, las compañías de calzado deportivo están diciendo, 'Oye, este es tu zapato [para lucir]'. A'ja Wilson tiene un zapato que [ella luce]. Espero que las empresas de calzado deportivo puedan volver a crear líneas de calzado deportivo para las jugadoras, porque pienso que el básquet femenino está despegando. Como pueden ver, la WNBA está estable, el Final Four está creciendo. ... Es cuestión de que las compañías confíen en ello e inviertan en ello otra vez. Tuvimos algo de éxito conmigo, Sheryl, Lisa, Rebecca y Dawn Staley. Ahora, el juego femenino es diferente. Se agotan las entradas del Final Four, y la WNBA está aquí para quedarse.

Cooper: No sé que haya un lado negativo todavía porque hay tantas otras cosas que han ocupado ese espacio. Estás empezando a ver jugadoras en la WNBA con zapatos tan geniales. Están poniendo su propio toque personal a sus propios zapatos. Guau, vi varias jugadoras y les dije, 'Envíame un par'. Pero sí creo que debe haber un lugar para que una mujer, especialmente en esta generación, tenga su propia línea de zapatos que le quede bien al pie de mujer y que otras mujeres jóvenes puedan usar para jugar y admirar a la mujer que tiene esa línea de calzado deportivo. No es solo sobre camisetas. No es solo sobre verlas ganar campeonatos. También es sobre decir, 'Oye, merecemos tener una línea de zapatos y que las mujeres se pongan zapatos que le queden bien a sus pies'.

Holdsclaw: Ahora mismo, el mundo observa. Vimos lo que hizo la sudadera con capucha anaranjada, y la emoción que generó.

Peleamos tan duro, no solo por tener nuestra propia liga y poder mantener nuestra propia marca, pero una extensión de eso es tener tu propio calzado deportivo. No somos hombres, somos mujeres. Deberíamos tener las nuestras y poder entrar a una tienda y ver líneas de zapatos de básquet de mujeres ahí. No importa el deporte, hay atletas de alto perfil que deben tener su propia línea de zapato que se parece y está a la altura de eso.

Y eso es lo que es tan especial de ver a otra mujer añadida a ello. Stewie [Breanna Stewart] ha hecho todo lo posible en el básquetbol, y no ha terminado. Ella está ahí gracias al trabajo de Lisa Leslie, Sheryl Swoopes, Cynthia Cooper y todas las que vinieron antes de ella.

No tengo una hija, pero si tengo una hija algún día, quiero poder entrar a una tienda y que se sienta bien de sí misma y esté orgullosa de ir a la pared de las mujeres a ver que quienquiera que esté sobresaliendo en la WNBA en ese momento, ella pueda decir, 'Sabes qué, quiero comprar esos A'ja Wilsons'. Tú quieres poder decir que estas mujeres están haciéndolo, porque están haciendo cosas tan grandes en sus deportes respectivos.

Parker: Sé que es un proceso, pero eso es más o menos lo que discutimos cuando nos juntamos. Se trata sobre pasar el testigo y llevarlo más lejos. Es lo que todas ellas han hecho por mí, y lo que yo quiero hacer por la próxima generación.


¿Cuál es tu recuerdo favorito mientras llevabas puesto un modelo de calzado con tu nombre?

Swoopes: De hecho, llevé puesto mi modelo de calzado en los Juegos Olímpicos, antes de jugar en la temporada de la WNBA. Acabo de recordar la primera vez que me lo puse en una práctica. No lo disfruté en realidad, porque todas mis compañeras de equipo decían, '¡Caramba!' Decían, '¡Esto es de locos! Esto es un momento histórico'.

Yo estaba en el vestuario y había una caja. La caja dice 'Air Swoopes', y yo de hecho estaba tratando de esconder la caja para que no la vieran mis compañeras de equipo. No sabía cómo iban a reaccionar ellas. Esperé a que todo el mundo saliera del vestuario, y la saqué. Quería disfrutar el momento. Abrí la caja, me lo puse y salí. Las jugadoras sabían del zapato, pero no lo habían visto en mi pie.

Salgo a la cancha y empiezo a calentar, y todas mis compañeras dijeron, '¡Oh! ¡Eso es tan padre!' Todas vinieron a ver el zapato y dijeron, 'Felicidades, esto es genial'. Entonces Tara [VanDerVeer] dijo, 'Bien, ya basta, vamos a practicar'.

Ese es el momento que sobresale para mí. Para empezar, te estás preparando para competir al más alto nivel en los Juegos Olímpicos. Yo tenía a todas mis compañeras de equipo dándome mucho apoyo y emocionadas por ello y teníamos la oportunidad de hacer algo que era bastante especial. Tan solo recibir la oportunidad de representar a nombre de las mujeres, eso fue un momento especial para mí.

Staley: Yo las llevé de vuelta a mi barrio para pedir críticas. Porque ellos son los compradores. Ellos son los compradores a largo plazo. Nadie dijo nada negativo, porque creo que estaban asombrados de que yo tuviese mi propia marca de calzado. 'Este es mi zapato. Este es el Dawn Staley Zoom S5'. Era bastante genial traerlo al barrio a celebrar porque todos ellos en algún momento me ayudaron a pulir mis destrezas al punto de que Nike me concedió esto a mí.

Yo solo recuerdo que la gente las quería. Si yo me las ponía, decían, 'Me las voy a conseguir'. Como mis colegas. Para mí, ese es el más alto cumplido que puedes recibir de alguien que era un rival o compañero que quería un par de tenis.

Holdsclaw: La primera vez que me los puse. Recuerdo ese momento. Recuerdo movimientos. Recuerdo que tiré con un desvanecimiento de paso atrás, y cuando encesté el disparo, mi pierna estaba levantada. Cuando corría hacia atrás, miré para abajo, y pensé, '¡Guau, llevo puesto mi propio zapato!' Era tan emocionante.

Parker: ¡Hay tantos recuerdos! Amarrarlos por primera vez, fue como un sueño. Te envían los modelos para probarte, y recuerdo mi primer entrenamiento en esas tenis. Recuerdos de estar frente a tu casa cuando a nadie le importaba. Ir a todos esos viajes del AAU y cosas así. Ahora tener tu modelo de calzado deportivo propio, es simplemente increíble.