Cardinals vs. Cubs: una serie con los playoffs de MLB en juego

Pocas cosas son mejores para los aficionados al béisbol que una serie entre St. Louis Cardinals contra los Chicago Cubs en Wrigley Field con una división y un cupo a los playoffs en juego. Eso es lo que tenemos en agenda para los próximos cuatro días, con tres enfrentamientos más entre los viejos rivales (y potencialmente con mucho más en juego) para el fin de semana en San Luis.

Los Cardinals vienen con una ligera ventaja en la División Central de la Liga Nacional y la “póliza de seguro” del comodín para el segundo equipo de su división puede ser potencialmente engañosa, considerando que los Washington Nationals y Milwaukee Brewers están en pleno duelo con los Cubs y Cardinals en la tabla de posiciones. Uno de esos cuatro equipos quedará fuera de la postemporada y por supuesto, el ganador de la división tendrá amplia ventaja sobre los clubes del comodín. Dentro de este contexto, los reporteros de béisbol de ESPN Jesse Rogers y Bradford Doolittle analizan cómo ambos equipos llegaron hasta aquí, la serie a cuatro partidos a escenificarse en Chicago, para evaluar las repercusiones a largo plazo que podrían tener los eventos de los próximos 10 días dentro de estas históricas franquicias.

Jesse Rogers: Realmente, ha sido un año extraño para Cardinals y Cubs. Los seguidores de la División Central de la Nacional deberían reconocer cómo ambos equipos intercambiaron roles en la presente temporada. No hace mucho tiempo, veíamos como St. Louis tenía problemas corriendo las bases, jugando a la defensiva y manteniendo ventajas en los tramos finales de los partidos, aunque los Cardinals han sido excelentes en estas tres categorías durante 2019. No ha sido el mismo caso de los Cubs, equipo líder de la liga en outs hechos en circulación; han cometido la segunda mayor cantidad de errores en la Liga Nacional y han concretado apenas el 58% de sus oportunidades de salvamento. Los Cardinals han cometido la menor cantidad de errores y son primeros en porcentaje de rescates; entonces, mi pregunta para Brad es: ¿por qué no han quedado fuera de contención?

Bradford Doolittle: En resumen, los Cardinals han hecho las pequeñas cosas bastante bien bajo las ordenes de Mike Shildt, pero han sido inconsistentes con las grandes cosas. Todas estas categorías que has mencionado han sido excelentes para St. Louis, al igual que su bateo con hombres en circulación y mantener los turnos vivos a punta de fouls. Pero los Cardinals se encuentran dentro del promedio de la liga en average de bateo y porcentaje de slugging, y en consecuencia, han incurrido en múltiples inconsistencias. Cuando los Cardinals anotan, son difíciles de vencer. Los Cubs parecen ser el extremo opuesto: Ocasionalmente, confrontan dificultades con los fundamentos, aunque también han demostrado su capacidad para aporrear a los rivales. Entonces Jesse, si los Cubs hubiesen jugado un béisbol más sólido durante esta temporada, ¿cómo se vería la pizarra de la División Central de la Nacional?

Rogers: Es un buen punto. Si los Cubs estuvieran en el medio del lote (ni siquiera entre los 5 o 10 mejores equipos) dentro de algunas de estas categorías, se encontrarían en el primer lugar con una ventaja decente, imagino yo. Es una de las críticas que he hecho a Joe Maddon este año, muy similar a lo que ocurrió con el exmanager de los Cardinals Mike Matheny. En principio, la ejecución de fundamentos puede ser responsabilidad del manager: quizás no sea su culpa, pero ocurre bajo su supervisión. De todos modos, lo único que los Cubs tiene a su favor es que son un equipo que en el pasado se desempeñó a alto nivel en todos esos aspectos; por eso, aún existe cierta expectativa de que esa particularidad saldrá a relucir durante los últimos partidos de la temporada y después en octubre. Me pregunto si los aficionados de los Cardinals se han convertido en escépticos. ¿Creen que ocurrirá lo opuesto, que todo saldrá mal? O, ¿están convencidos de que cuentan con el mejor equipo de la división?

Doolittle: Tengo la idea de que, hasta que los Cardinals finalmente sellen su clasificación, existirá la sensación de un inminente desastre entre sus aficionados. Por una parte, si bien los totales de asistencia anunciados han permanecido constantemente fuertes, se han producido muchas ausencias en las tribunas en San Luis, incluyendo lo visto durante una serie muy atractiva contra los Nationals, en la cual había mucho en juego. Entiendo que se jugó en días de semana y ya estamos en pleno curso escolar, pero ¿acaso no son ellos “los mejores aficionados del béisbol”? Mucha gente con la que suelo hablar parece estar molesta porque el equipo no negoció la llegada de otro pitcher abridor en la fecha límite de cambios, incluso a pesar de que su rotación ha sido intraficable desde entonces. Entonces, cuando la video pizarra mostró a Aristides Aquino conectar jonrón contra los Cubs, todos se volvieron locos. Ellos quieren creer, pero no se sienten totalmente convencidos. Si los Cardinals terminan tropezando con los Cubs, la cosa podría ponerse un poco fea en San Luis. Qué creen ustedes: ¿Joe Maddon, manager de los Cardinals en 2020? Hablando en serio, ¿cuál de los dos equipos está verdaderamente en la encrucijada?

Rogers: Es una buena pregunta, pero sería difícil responder que ese no es el caso de los Cubs. Las posibilidades verdaderas de disolver su actual núcleo de jugadores sumando la tentativa partida de su manager que los lideró para ganar una Serie Mundial indican a gritos que los Cubs estarían en “una encrucijada”. Por lo menos, no sería un caso de reconstrucción total para estos equipos. Lo cual nos lleva a hablar de estos siete enfrentamientos a jugar en un lapso de 10 días. Tomaré un atajo y diré que el equipo que actualmente está en ventaja (St. Louis) se mantendrá allí. La única advertencia sería el partido extra a disputarse en Wrigley Field. El récord de los Cubs como visitante esta temporada nos dice que ellos necesitan ganar tres de cuatro partidos en Chicago para darse una buena probabilidad durante la próxima semana, aunque bien podrían conseguir tres victorias en Pittsburgh. Hay mayores probabilidades de que eso ocurra, en comparación con una barrida de los Cardinals en Arizona; por eso, esta situación tiene muchas aristas. Si los Cardinals son favoritos porque están de primeros, en el mejor de los casos las probabilidades son 60-40.

Doolittle: En teoría, los Cardinals tienen un buen enfrentamiento con Chicago porque han logrado controlar su concesión de jonrones a los contrarios. Obviamente, el cuadrangular es el motor que impulsa la ofensiva de los Cubs. También es cierto que St. Louis cuenta con mejor bullpen, uno de los mejores del béisbol mayor en la segunda mitad. Si los Cardinals pueden dividir la serie, creo que estaría bien con ellos. Además, tendrán a Jack Flaherty (el pitcher más encendido del béisbol en la actualidad) en la lomita para el primer partido de la serie, a disputarse este jueves. Si los Pájaros Rojos se imponen en ese compromiso, aumentará la presión sobre Chicago. El clima también podría jugar un factor: Si el viento sopla fuerte y ayuda a mantener la pizarra baja, eso también ayudará a la causa de los Cardinals. ¿En cuánto creen que podría incidir el corrido de bases en un partido reñido? No estamos en la Whiteyball de los tiempos cercanos a 1985, pero es cierto que los Cardinals son líderes en robo de almohadillas en Las Mayores.

Rogers: Normalmente, respondería una pregunta sobre estafas con un “eh”; aunque reitero, esta es otra parte menor del juego de pelota con la cual los Cubs han confrontado problemas. Sus receptores son líderes de las Grandes Ligas en errores y el equipo ocupa el puesto 26 en porcentaje de atrapados robando. Esas bases libres importan en partidos reñidos. Asumiremos que veremos algunos juegos definidos por pequeño margen en el transcurso de los próximos siete partidos; entonces, sí, ese es un tema preocupante. Y jugar sin Anthony Rizzo representa un fuerte golpe para su defensiva. Hay tantas cosas grandes y pequeñas que él sabe hacer bien, comenzando con la defensiva frente a toques de bola, con jugadas tales como la que redundó en su lesión. Además, la ausencia de Rizzo se hará evidente en algún momento durante los próximos cuatro días. Esto es lo importante para los Cubs: Necesitan batear mucho a fin de compensar sus múltiples falencias. Nico Hoerner tiene que seguir bateando. Jayson Heyward tiene que seguir bateando. Y, de verdad, Kyle Schwarber necesita seguir bateando. Todos tienen que mantener su buen momento ofensivo. Si bien es cierto que el pitcheo abridor debería ser una de sus fortalezas y tiene que liderar a su equipo, los Cubs tienen que seguir con los dedos cruzados y aspirar contar con mucha ofensiva, porque su rotación ha tenido una actuación aceptable, a lo sumo.

Doolittle: Los Cardinals necesitan mantener los partidos reñidos desde el principio y convertir esta serie en la batalla de los bullpen, en cuyo caso, los Cardinals deberían salir airosos. Su rotación puede enfrentarse mano a mano con la de Chicago, incluso a pesar de que quizás no cuenta con nombres tan reconocidos. Flaherty está lanzando mejor que nadie entre ambos equipos. Si los bateadores de los Cardinals mantienen su disciplina al plato, logran abultar los conteos de pitcheos de sus rivales y siguen aprovechando sus oportunidades defensivas al máximo, irán por buen camino. No obstante, St. Louis ha sido demasiado inconsistente: anotan siete u ocho carreras un día y apenas dos al siguiente. Requieren equilibrar eso, además de superar a ese bullpen de Chicago.