Manuel Margot trató de imitar a Jackie Robinson y falló, igual que Rays en J5 de Serie Mundial

ARLINGTON, Texas -- En su intento de anotar carreras, algo que se les ha hecho difícil en la mayoría de sus últimos partidos, los Tampa Bay Rays probaron todo, incluso probar con una jugada que no se ha logrado en 65 años en este escenario, pero fallaron y ahora están contra la pared en la Serie Mundial de Grandes Ligas.

Con otra gran salida del estelar zurdo Clayton Kershaw y cuadrangulares de Max Muncy y Joc Pederson, Los Ángeles Dodgers derrotaron 4-2 a los Rays, el domingo en el Globe Life Field de Arlington, en el quinto juego del clásico de otoño.

Los Dodgers tomaron ventaja 3-2 y se pusieron a un triunfo de su primer campeonato desde 1988. La serie continuará el martes, cuando el zurdo Blake Snell abrirá por Tampa Bay y el novato derecho Tony Gonsolin comenzará por Los Angeles.

Los Dodgers ganaban 3-2 en la cuarta entrada, pero Kershaw, quien permitió dos vueltas en el episodio anterior, cuando el cubano Yandy Díaz bateó triple que remolcó a Kevin Kiermaier y su compatriota Randy Arozarena siguió con su hit número 27 de la postemporada (un récord de todos los tiempos), se tambaleaba. Los Rays sintieron que era el momento de al menos empatar las acciones para cambiar la narrativa del choque.

El jardinero dominicano Manuel Margot recibió boleto, se robó la segunda y avanzó a tercera cuando el intermedista Chris Taylor no pudo atrapar el disparo del receptor. La jugada en tercera base fue tan cerrada que el centro de repeticiones en Nueva York tardó varios minutos antes de ratificar la llamada del árbitro Todd Tichenor.

Kershaw transfirió a Hunter Renfroe y después de una breve reunión con todos los miembros de su cuadro interior, dominó a Joey Wendle con elevado al campocorto y ponchó a Willy Adames. Bateando Kiermaier, Margot se desprendió para el plato en intento de robo, Kershaw se dio cuenta a tiempo de lo que pasaba y básicamente pasó la bola al receptor Austin Barnes para esperar al corredor y completar un out que fue determinante para el resultado final.

El último corredor que se robó el plato en un juego de la Serie Mundial fue Jackie Robinson, de los Brooklyn Dodgers, en el clásico de 1955 contra los New York Yankees. Los Dodgers ganaron ese campeonato, que fue el primero de su historia y el único antes de mudarse a Los Ángeles en el invierno de 1957.

El último que intentó robar el plato fue Lonnie Smith, de los St. Louis Cardinals, en el juego 3 de la Serie Mundial de 1982 contra los Milwaukee Brewers, que entonces jugaban en la Liga Americana. Smith fue puesto out para terminar la tercera entrada.

"Fue mi decisión. Fue ciento por ciento mi decisión", dijo Margot, quien bateó dos hits y se robó una base. "Pensé que era una buena idea en ese momento. Pensé que tenía muchas posibilidades de llegar salvo. Definitivamente, fue mi decisión hacer ese intento", agregó el quisqueyano.

Consciente de los problemas para anotar carreras que han tenido los Rays (que apenas han cruzado el plato siete veces en sus tres derrotas y baten .228 en la Serie Mundial y .214 en la postemporada), Kevin Cash, el dirigente de los Rays, respaldó el fallido intento de su jardinero.

"Sabemos que Kershaw pone las manos realmente altas, haga lo que haga, y creo que Manny sintió que tenía una cuenta de que podía cronometrarlo", dijo Cash.

Kershaw tomó un segundo aire, ponchó a seis bateadores en 5.2 entradas y atrapó su segundo triunfo de la Serie Mundial. El zurdo llegó a 207 ponches, superando el récord que tenía Justin Verlander (205) en postemporada.

"Fue una entrada frustrante: hombre en tercera sin out y primera y tercera sin out. Elevado al cuadro, ponche y luego el out en el plato tratando de conseguir esa jugada. Idealmente, tenemos que encontrar una manera de empatar el juego ahí", dijo Cash.

Tampa Bay se fue de 7-1 con corredores en posición anotadora y ahora batea .192 en esa situación en 19 juegos de playoffs. Los Rays están cerca de ser el séptimo equipo que batea por debajo de .200 con corredores en posición anotadora con al menos 10 juegos en una postemporada.

Los Rays no solamente tienen problemas para anotar. Los Dodgers anotaron primero por quinto juego seguido y en la primera entrada por cuarto choque al hilo.

"Es un problema, no lo voy a negar, eso es un problema. En casa, en la ruta, siempre importa. Tenemos que hacer un mejor trabajo en ese sentido. Tenemos que hacer un mejor trabajo y no tenemos mucho tiempo para hacerlo", dijo Cash.

El derecho Tyler Glasnow permitió dos carreras en la primera entrada, cuando necesitó 34 lanzamientos y lanzó dos pitcheos salvajes. Glasnow (0-2) lo hizo un poco mejor que en el juego 1, cuando permitió seis carreras y regaló seis boletos en menos de cinco entradas, pero no pudo evitar su segunda derrota. De paso se convirtió en el primer lanzador con tres "wild pitches" en un choque de la Serie Mundial.

Glasnow había retirado ocho bateadores consecutivos cuando Muncy bateó soberbio jonrón con dos outs en el quinto.

Ahora los Dodgers tienen nueve bateadores diferentes con al menos un jonrón, han anotado 41 carreras con dos strikes y 58 después de dos outs. Récords de postemporada.

"Tenemos que ser más efectivos", dijo Cash.