Día de Leyendas: Una bonita actividad que une a los fanáticos del béisbol

Algunos de los peloteros dominicanos presentes durante el Día de Leyendas del béisbol dominicano. ESPN

La iniciativa organizada por FENAPEPRO y la Fundación David Ortiz mostró el mejor lado del béisbol dominicano

Honrar, honra”, fue una frase con mucho significado de la invención del héroe cubano José Martí. Esta envuelve el hecho de que realizar un tributo para aquellos que se lo han ganado, engrandece la figura propia y eso es algo que tanto David Ortiz como la Federación Nacional de Peloteros Profesionales de la República Dominicana (FENAPRO) lograron con la celebración del Día de Leyendas del béisbol dominicano.

Esta fue una actividad que unió al público dominicano con sus peloteros, que significó una muestra de hermandad entre República Dominicana y Venezuela, pero más importante, que busca realzar la importancia del béisbol dentro de la cultura dominicana.

La actividad benéfica que recaudó fondos para la David Ortiz Children’s Fund, la cual trabaja con niños que necesitan operaciones del corazón, mostró que, con la suficiente voluntad, el béisbol es un gran catalizador de cambios sociales.

Ver a tantos peloteros históricos reunidos, grandes figuras de antes, de la actualidad y a algunas de las estrellas del futuro, tanto de República Dominicana como de Venezuela, fue un recordatorio de que el béisbol latino está en buenas manos. Mucho mejor es saber que esos jóvenes que hoy se consideran como caras del béisbol están tan comprometidos con las ayudas a los más desposeídos como sus antecesores, lo que habla muy bien de su calidad humana.

Entre risas, celebraciones, abrazos y euforia luego de un año tan complicado como 2020, inició la actividad, la cual tuvo un conmovedor tributo a los peloteros dominicanos que han fallecido en los últimos años, culminando con la de Julio Lugo, quien murió hace unas semanas. Su familia estuvo en el terreno y en medio de lágrimas, agradecieron a los fanáticos del béisbol dominicano por las muestras de aprecio y apoyo, mostrándose una vez más la facilidad que tiene el deporte para conectarnos a unos con otros.

Luego hubo una competencia de velocidad entre fanáticos de varios equipos, seguido por el HR Derby de Leyendas que vio a figuras del calibre de David Ortiz, Bobby Abreu, Endy Chávez, Carlos Gómez, Starling Marte, Melvin Mora y otros tomar unos turnos en la caja de bateo.

El mejor momento del Derby llegó cuando el primer jugador en la historia de República Dominicana en llegar a Cooperstown, Juan Marichal, se colocó en la caja de bateadores para recibir un lanzamiento del segundo dominicano en llegar al Salón de la Fama, Pedro Martínez. Todos los presentes estallaron en aplausos, ovacionando a ambos exjugadores, como se lo merecen.

Otra repentina sorpresa fue la aparición de otro Futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, Adrián Beltré, quien en medio de la ovación del público se colocó en el terreno de juego, luego de una larga ausencia de los reflectores en su país.

Por situaciones como esta, por lo que significó esta actividad para un país que durante los dos últimos años ha sido embestido por los efectos del COVID-19, no queda duda alguna de que esta actividad debe seguir ocurriendo año a año y expandiéndose todavía más.