Carlos Correa revivió su bateo y a la ciudad con su jonrón

play
Carlos Correa: "Es uno de los batazos más importantes de mi carrera" (0:54)

El boricua ha dejado en el terreno a los Yankees dos veces en postemporada, la primera vez fue en la Serie de Campeonato del 2017. (0:54)

HOUSTON -- Cuando Carlos Correa disparó el cuadrangular para el triunfo de los Houston Astros sobre los New York Yankees en la décimo primera entrada del Juego 2, fue más que el empate de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Representó la exhalación de un parque de pelota lleno por completo y una ciudad que ha visto a sus Astros dominar la temporada 2019 pero que ha sufrido para batear en momentos oportunos durante la actual serie contra los Yankees.

Fue el respiro del propio Correa, que ha mostrado una gran defensa en la postemporada, pero que cuyo bateo antes de comenzar el Juego 2 contra los Yankees era de apenas .136 con una carrera producida y que estaba sin conectar imparable desde el tercer partido de la Serie Divisional, es decir 14 turnos consecutivos en blanco.

"Significa el mundo para nosotros ver a todos los muchachos allá afuera, todos los aficionados quedándose tarde", dijo Correa. Era domingo y tienen que ir a trabajar mañana temprano y no les importó. La energía que nos traen día tras días es increíble".

Correa, de 25 años, dijo que nunca había visto ni sentido nada similar, incluso por encima de la Serie Mundial del 2017.

Pero la realidad es que para Correa fue la segunda ocasión que dispara un cuadrangular que representa el triunfo directo cuando más se necesita. También lo hizo en el Juego 5 de la Serie Mundial contra los Dodgers y que coronó a la franquicia por vez primera en su historia.

"Nació para jugar en octubre", consideró el tercera base de Houston, Alex Bregman.

Correa estaba consciente desde antes de arrancar el encuentro que tenía que mejorar su bateo porque su defensa ha sido excepcional durante los playoffs. Y pudo hacer ambas cosas el domingo en el Juego 2.

"Ayer (sábado) sentía que mi 'timing' estaba quedando atrasado", reconoció Correa. "Pero hoy trabajé muy bien en la jaula de bateo. Estaba muy confiado desde que llegue en que hoy sería un buen día. Tuve buenos turnos al bate".

"Vi una buena bola venir por en medio del plato", agregó. "Y la puse del otro lado".

Primero, en la segunda entrada disparó un doblete que dio la ventaja 1-0 a sus Astros, cuando Justin Verlander lanzaba en plan grande, aunque con poco apoyo de carreras de su equipo.

Después, cuando el juego estaba ya empatado a dos, en la quinta entrada, recogió una pelota que había golpeado el guante de José Altuve y sacó en el plato con impresionante disparo a DJ LeMahieu, quien intentaba aprovechar el titubeo para anotar por los Yankees.

"Fue una jugada de instinto por completo", consideró Verlander. "Vi a Carlos venir sobre la bola y sé que tiene tremendo brazo. (...) He visto la forma en que corta muchachos en ciertas situaciones con su brazo en las que creo que va a ser una jugada cerrada o safe. Pero Carlos la hace ver sencilla".

Correa reconoció que varios de sus compañeros estuvieron animando e incluso le anticiparon que conectaría el hit ganador.

Pero, Correa y el resto de los Astros saben que esto apenas comienza y que la Serie de Campeonato pasó a ser al mejor de cinco partidos y que los próximos tres se disputarán en el Yankee Stadium.

"Ahora tenemos que ir positivos a jugar para allá", dijo el pitcher mexicano de los Astros, Roberto Osuana. "No será fácil. Pero en este equipo nadie se da por vencido, todos van a competir hasta el final de cada partido y ya lo vimos esta noche".