Aficionados ovacionan a Manny Pacquiao; abuchean a Keith Thurman

play
Keith Thurman dispuesto a retirar a Pacquiao con un nocao (1:19)

La ciudad de Las Vegas luce lista para el combate de este sábado, que pondrá en sobre la mesa el título mundial del peso welter de la WBA. (1:19)

LAS VEGAS -- Manny Pacquiao ha estado en la Ciudad del Pecado 15 veces y conoce a la perfección el requisito, a Keith Thurman, la recepción multitudinaria que recibieron ambos púgiles al llegar a Las Vegas resultó abrumadora.

Pacquiao y Thurman se enfrentarán el próximo sábado en el MGM Grand Arena de Las Vegas por el campeonato Welter de la Asociación Mundial de Boxeo, propiedad del filipino, quien, sin duda, fue el dueño del espectáculo el martes.

Mientras, entre abucheos de la inmensa mayoría de los cientos de aficionados que esperaron por horas la llegada de los protagonistas de la función de boxeo, pareció que Thurman intentaba convencer que puede derrotar a Pacquiao.

“Este es un sueño convertido en realidad. Sólo hay que ver a toda esta gente. Este es el resultado de 23 años de trabajo y dedicación para subir a este escenario y cumplir mi sueño americano”, señaló Thurman.

“Estoy agradecido por esta oportunidad y la de pelear contra un boxeador leyenda como Manny Pacquiao. Ahora mismo, es el momento más grande que jamás he tenido. Voy a vivirlo al máximo y saldré victorioso el sábado”, añadió el estadounidense.

Pacquiao ni suda ni se acongoja. El filipino sólo sonríe cuando escucha las amenazas de su rival, como lo han hecho muchos rivales a lo largo de su larga, exitosa y legendaria carrera.

Pacquiao menos se preocupa cuando escucha por enésima ocasión que Thurman pretende no sólo derrotarlo sino retirarlo del boxeo.

“Es mucho más fácil decirlo que hacerlo”, dijo Pacquiao con sus características sonrisas pícaras. “Han sido muchos los que durante los últimos años pretenden retirarme. Ya veremos este sábado”.

Los aficionados, muchos de aspecto filipino y asiático, ovacionaron cada palabra y movimiento de Pacquiao desde la entrada del filipino después de ver y escuchar a otros 10 púgiles que estarán en la función.

Sin embargo, los aficionados en realidad querían ver a Pacquiao de cerca en el lobby del hotel sede del combate, ya que saben que el final está más cerca que el principio para el filipino.

“Estoy agradecido por todo el apoyo y confianza de toda esta gente, mis aficionados”, señaló Pacquiao, campeón en ocho diferentes divisiones del boxeo. “Estoy tan motivado como al inicio de mi carrera.

“Quiero complacer a toda esta gente y para eso me he preparado al máximo. Tuvimos un gran campamento, verán a un Manny Pacquiao como de costumbre, buscando ganar y agradar a mis aficionados”, concluyó el filipino.

Pacquiao (61-7-2, 35 KOs) y Thurman (29-0, 22 KOs) se verán de cerca otra vez el miércoles, en la última conferencia de prensa previa a su combate.

El viernes será la ceremonia de pesaje, en la que ninguno de los boxeadores deberá tener problema para marcar las 147 libras que estipula el límite de los Welter.

“Esta misma noche podría marcar el peso“, dijo Thurman. “Estoy al 100 por ciento preparado y en mi mejor momento”.