Cómo la pandemia de coronavirus está afectando al boxeo

Docenas de carteleras de boxeo, grandes y pequeñas, programadas para realizarse en todo el mundo han sido pospuestas o canceladas durante la semana pasada debido a la pandemia de coronavirus que ha detenido casi todo.

Desde los Estados Unidos hasta México, Canadá, Europa y Asia, un espectáculo cayó después del otro, dejando a boxeadores, promotores, sedes, emisoras y fanáticos, todos sin idea de cuándo se reanudará el boxeo, o los deportes en general. Todos los otros deportes tienen al menos algo de temporada baja, pero no hay una en el boxeo, ya que es un deporte que dura todo el año, pero ahora enfrenta al menos un par de meses sin peleas.

“Es una mier---, pero tenemos que poner las cosas en perspectiva. Hay miles de personas muriendo a causa de este virus, así que no puedo quejarme demasiado de que se posponga una pelea”, dijo el peso gallo australiano Jason Moloney, quien tenía pautado enfrentar a Joshua Greer el 25 de abril en la co-función televisada por ESPN de Naoya Inoue-John Riel Casimero en Las Vegas. “Solo espero que todo esto termine muy pronto y que podamos tener esta pelea lo antes posible. No dejaré que mi trabajo duro se desperdicie, seguiré trabajando duro y volaré la noche de la pelea. Esta pelea definitivamente valdrá la pena esperar".

Muchos boxeadores con combates cancelados han mantenido una actitud positiva bajo las circunstancias.

"Estoy extremadamente decepcionado de que mi pelea se haya pospuesto, pero entiendo que la salud y la seguridad de todos son más importantes", comentó Andrew Moloney, el hermano gemelo de Jason, un campeón secundario de peso gallo, cuya primera defensa contra Israel González el 17 de abril en una cartelera de ESPN fue pospuesta.

"Tenía muchas ganas de hacer mi debut en Estados Unidos y defender mi título mundial por primera vez", mencionó. "Espero que todo vuelva a la normalidad y podamos reprogramar esta pelea lo antes posible porque estoy listo para pelear ahora".


David Benavidez tenía previsto hacer su primera defensa contra Roamer Alexis Angulo en el evento principal de una cartelera de Premier Boxing Champions en Showtime el 18 de abril. Para Benavidez era una gran oportunidad porque estaba programado para pelear en su ciudad natal de Phoenix.

"Es muy decepcionante porque no voy a poder pelear en mi ciudad natal, lo que he estado tratando de hacer durante los últimos cinco años", dijo Benavidez, aunque cuando la pelea se reprograme, probablemente todavía tendrá lugar en Phoenix. "Así que tenía ganas de volver a casa, pero viendo la situación en la que nos encontramos, nunca hemos estado antes con todo cerrado. Así que siento que es bueno para la seguridad pública y la mejor decisión en este momento porque lo que está sucediendo ahora es súper loco".

Benavidez ha estado viviendo en Seattle, el epicentro de donde el brote de coronavirus se convirtió por primera vez en un problema en los Estados Unidos. Pero dijo que ha estado tomando todas las precauciones necesarias para asegurarse de no contraer el virus.

"Estamos realmente preocupados aquí, pero estamos tomando precauciones. Ni siquiera estamos saliendo de la casa en este momento", dijo Benavidez, quien vive con su padre y entrenador José Benavidez Sr. y su hermano mayor José Benavidez Jr., un peso wélter profesional. "Es una mier---, pero no podemos tomar esto como un juego. Esto es algo que nos tomamos muy en serio".

Benavidez ya había comenzado a entrenar fuerte para su pelea, pero con el aplazamiento, envió a los compañeros de sparring a casa, ahorrándose miles de dólares por semana en gastos. Dijo que seguirá entrenando, pero no a toda velocidad como lo hacía.

"Estaba entrenando 12 rounds con tres tipos diferentes y básicamente ya estaba llegando al punto máximo de mi campo de entrenamiento, así que estábamos muy devastados cuando recibimos la noticia. Tuvimos que enviar a todos a casa hasta que obtuviéramos más información sobre esto”, sostuvo Benavidez. "El promotor nos dijo que estuviéramos listos, pero en lugar de gastar todo este dinero en socios de práctica, los enviamos a casa hasta que recibamos una actualización de lo que está sucediendo”.

"Me quedaré moviéndome en el gimnasio, probablemente correré en la máquina, haré un pequeño trabajo de saco, un poco de guanteo. Siento que esa es una parte normal de mi día de todos modos. Me mantendré en movimiento todos los días. Me siento muy cómodo entrenando todo el día, pero hasta que tengamos una fecha exacta, probablemente no traeremos de vuelta a los compañeros de entrenamiento".

Benavidez tiene la suerte de poder continuar entrenando sin preocuparse de ser infectado por otro boxeador porque tiene su propio gimnasio en Seattle.

"Podemos entrenar allí en privado sin que haya nadie más allí", dijo.


El contendiente de peso wélter Jamal James se enfrentaría a Thomas Dulorme por un cinturón interino vacante el 11 de abril en un evento estelar de PBC por Fox en The Armory en Minneapolis, la ciudad natal de James, donde es una gran atracción. Él está en una situación similar a la de Benavidez y tiene una actitud similar.

“Solo tienes que estar preparado. Esta es una de esas cosas que está pasando en todo el mundo, una epidemia mundial que lo ha detenido todo, pero la pelea todavía va a suceder", indicó James. "Así que solo tengo que mantener la concentración y no permitir que este retraso me desanime. Así que sigo entrenando, pero sin excederme porque no quiero quemarme. Me relajaré un poco, pero me mantendré en forma y cuando lo vuelvan a configurar (la pelea), no tenemos que volver a empezar".

James dejó su campamento de entrenamiento a dos horas en las afueras de Minneapolis el lunes para regresar a casa, pero dijo que continuará haciendo trabajo y entrenamientos ligeros en un gimnasio privado bajo la dirección de Sankara Frazier, su padre y entrenador.

“Sabemos que la pelea seguramente sucederá. Obviamente, es frustrante posponer la pelea, pero no es que (Dulorme) esté dando una excusa o esté lastimado", dijo James. "Se debe a una epidemia mundial, por lo que está en manos de Dios. Me alegro de estar sano. Resolveremos esto. No puedo estar muy enojado porque al menos estoy sano, así que seré humilde, seguiré trabajando y me mantendré enfocado.

“¿Qué voy a hacer, tener una actitud negativa? No, es cuestión de tomar un descanso rápido y mantenerse entrenando, mantenerse listo para no tener que prepararme. Tengo fe en que se resolverá por sí solo".


Los promotores se han visto obligados a cancelar numerosos eventos. Top Rank, por ejemplo, ha tenido que cancelar o posponer siete shows hasta el momento entre el 14 de marzo y el 2 de mayo, incluyendo las peleas que involucran al campeón de peso pluma Shakur Stevenson, el contendiente de peso pluma Michael Conlan, el campeón unificado de peso semipesado Artur Beterbiev, el campeón de peso junior gallo Jerwin Ancajas, los hermanos Moloney, el campeón de peso gallo Naoya Inoue y el campeón unificado de peso junior wélter Josh Taylor.

Los promotores están tan frustrados como los boxeadores.

“¿Cómo hacer provisiones basadas en lo que está sucediendo cuando lo que está sucediendo aún no ha terminado? Todavía no hemos encontrado muchas respuestas porque esto todavía se está moviendo", dijo el vicepresidente de Top Rank, Carl Moretti. "Si bien nos gustaría trasladar esta pelea a esa (fecha) y planear sobre esto o aquello, no se puede hacer porque todo eso podría cambiar momentáneamente o mañana o la próxima semana.

"Vuelves al tablero de dibujo, pero no puedes volver al tablero de dibujo porque no hay un tablero de dibujo, porque nunca ha sucedido nada como esto. ¿Va a estar todo normal en 30 días? ¿Quién sabe? ¿Cómo es nuestra conversación dentro de dos semanas? No lo sabes. Lo difícil es que no lo sabemos. ¿Quién diablos lo sabe?”

La próxima cartelera de Top Rank que podría ser pospuesta es un evento del 9 de mayo en Fresno, California, donde se supone que José Ramírez defienda su título mundial unificado de peso junior wélter en el evento principal contra el retador obligatorio y excampeón Viktor Postol.

Top Rank también esperaba finalizar un acuerdo para que Vasiliy Lomachenko y Teófimo López Jr. se enfrenten en una pelea de unificación de título ligero el 30 de mayo, pero ahora es extremadamente improbable, hasta al menos mucho más tarde en el año.

“¿Cómo avanzamos con Teófimo y Loma? Aún no hemos hecho acuerdos con ellos o con un lugar y existe esta situación (coronavirus)", dijo Moretti. "Entonces, ¿cómo es esa conversación?".

Si se pospone Ramírez-Postol, será la segunda vez debido al coronavirus. Ramírez y Postol originalmente estaban programados para pelear el 1 de febrero en Haikou, China, pero se pospuso a fines de enero, el día antes de que Ramírez se supone fuera a viajar, ya que el brote de coronavirus se estaba volviendo grave en China.

"No queremos que suceda dos veces seguidas", dijo Robert García, el entrenador de Ramírez, quien continúa entrenándolo esencialmente en privado en la bulliciosa Academia de Boxeo Robert García en Riverside, California.

García ha enviado a todos sus boxeadores, profesionales y aficionados, a casa, excepto Ramírez, quien es el único de sus muchachos con una pelea aún en el calendario, al menos por ahora.

“Todos los demás se quedan en casa. Les dije que se quedaran en casa”, enfatizó García. "Los aficionados no van al gimnasio porque USA Boxing canceló los torneos. Entonces les dije a los chicos que se quedaran en casa hasta nuevo aviso. Esto es serio. Al principio pensé: "Solo lávate las manos y estaremos bien", pero ahora las escuelas están cerradas, los eventos están cancelados. Es algo de lo que preocuparse. También les dije a los padres (de los aficionados) y a las personas que les gusta venir a visitarnos: "Mantengámonos alejados del gimnasio". Con suerte, la pelea de José continúa, así que no quiero a nadie cerca de él en el gimnasio que no necesite estar allí”.

Los cuerpos sancionadores también han sido afectados. El CMB, por ejemplo, ha cerrado su oficina en la Ciudad de México por el momento y pospuso su convención de Muay Thai, que se suponía que tendría lugar esta semana en Bangkok, Tailandia.

El presidente del CMB, Mauricio Sulaiman, dijo que los combatientes con las debidas defensas obligatorias no deberían preocuparse de que sus cinturones estén en peligro.

“El CMB ciertamente examinará cada división específica con respecto a los mandatos y el tiempo se ajustará en cada caso específico", dijo Sulaiman. “Lamentamos mucho el efecto en los boxeadores y promotores. La actividad en todo el mundo se ha suspendido y muchos boxeadores ni siquiera pueden entrenar, por lo que los tiempos variarán para la reprogramación de los eventos. El CMB trabajará muy de cerca con todos los promotores para apoyar sus situaciones específicas y, por supuesto, apoyará a todos los campeones y retadores".

Cuándo esa actividad pueda reanudarse es una incógnita.

"Todo está en el aire a partir de ahora", dijo Moretti. "Pero no sé cómo cambia en los próximos días y semanas".