Los nuevos cuatro fantásticos del boxeo

La victoria por nocaut de Ryan García (21-0, 18 KO's) sobre Luke Campbell (20-4, 16 KO's) ha dejado establecido el cuarto pilar de un grupo de jóvenes que muy bien podrían emular en el futuro cercano aquella rivalidad que existió entre las legendarias figuras Sugar Ray Leonard, Marvin Hagler, Thomas Hearns y Roberto Durán.

Además de Ryan, que es mexicano-americano, se encuentran en ese convite a dirimirse en peso ligero el hondureño-americano Teófimo López (16-0, 12 KO's) y los estadounidenses Gervonta Davis (24-0, 23 KO's) y Shakur Stevenson (15-0, 8 KO's).


Dependerá de cada uno de ellos y sus respectivos promotores que esa competencia entre cuatro súper dotados se convierta en una realidad o simplemente quede en bravuconería de redes sociales; esto último no sería la primera ni la última vez que ocurra. De hecho, se ha convertido en un patrón que ha atentado muchísimo contra el deporte.

Estos cuatro gladiadores pertenecen a una nueva generación que parece dispuesta a resolver de inmediato la interrogante de quién es el peleador joven número 1, no solo de la división, sino de todo el boxeo.

Cada uno de ellos trae algo diferente y muy atractivo a la mesa...

Teófimo López: El hombre a vencer



'The Takeover' se ganó el puesto en la cabecera de esta mesa tras neutralizar las habilidades del exnúmero 1 del ranking libra por libra y aparentemente invencible, el ucraniano Vasyl Lomachenko (14-2, 10 KO's).

Su ascenso vertiginoso en el deporte profesional se consolidó en ese pleito donde conquistó los cinturones de peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y la Federación Internacional (FIB).

Teófimo, de apenas 23 años, es el único de los encartados en esta controversia que está en el top 10 del ranking libra por libra de ESPN (5t0), The Ring Magazine (6to) y Boxrec (10mo).

Los rankings no ganan peleas, pero es indudable que a la hora de señalar un favorito Teófimo tiene las cartas ganadoras.

Gervonta Davis: El ahijado de Floyd


Cierto es que 'The Tank', de 26 años, no lució bien ante el experimentado cubano Yuriorkis Gamboa (30-4, 18 KO's), no obstante, en su siguiente presentación le pasó por encima al reconocido peleador mexicano Leo Santa Cruz (37-2-1, 19 KO's), quien ha sido campeón en tres divisiones de peso.


Tener a un costado a Floyd Mayweather Jr. siempre será un plus. Su IQ boxístico es incomparable, tanto para boxear, ajustar y sacar dinero de ello. Teniendo a Floyd como consejero, Gervonta se torna en un peleador muy peligroso para Teófimo y probablemente, ahora que la división de peso ligero está de moda, en un fenómeno mediático. Repito, tiene al mejor profesor posible.

Ryan García: The Pretty Boy


Tras vencer a Campbell dejó de ser solo el fenómeno de redes sociales para convertirse en un legítimo aspirante y peligroso contendiente para los dos de arriba: Teófimo y Gervonta.

Levantarse de un derribo y ganar por la vía del cloroformo ante en rocoso y bien ranqueado Campbell le brindó el crédito entre los especialistas que ya se había ganado entre los fans gracias a las redes sociales, y su presencia física, que le hace ser un imán para el marketing.

García todavía está un escalón por debajo de los dos monstruos de la división, pero tiene dos cosas a su favor, sus habilidades le deben alcanzar para ser en extremo competitivo contra cualquiera de ellos y probablemente, su base de fanáticos sea superior a la de ambos. Como escribió el colega Steve Kim, "García es la primera creación de Instagram en la historia del boxeo".

Shakur Stevenson: El cuarto invitado


Bajo la mira de Bob Arum y Top Rank, Shakur ha tenido un ascenso vertiginoso en el boxeo profesional después de ganar la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

Ha madurado con celeridad y ya ostentó el título pluma de la OMB. Ahora pelea en la división superpluma, aunque apunta a los ligeros a juzgar por sus declaraciones sobre Teófimo que auguran que su estancia en las 130 libras estará condicionado a que el Teófimo le considere para una pelea en peso ligero.

Esta condicionante del peso coloca a Stevenson en un escalón por debajo de los tres anteriores candidatos.

Si tuviera que encontrar una solución para esta controversia, apelaría a un combate entre Ryan y Shakur, el ganador iría contra Gervonta y luego, el vencedor tendría la oportunidad de luchar por los cinturones de Teófimo quien, a la espera de ese rival, bien podría unificar los cuatros cinturones contra el peligroso Devin Haney (25-0, 15 KO's), monarca ligero del Consejo Mundial de Boxeo.

Los deseos... son deseos, pero es un hecho que cualquier combinación entre ellos podría ser una batalla épica, como aquellas que involucraron a Sugar Ray Hagler, Hearns y Durán.

Está en manos de los promotores no privarnos de semejantes manjares.