Por qué JoJo Díaz eligió el boxeo sobre el béisbol y cómo cambió su vida

play
Ahora es más fácil ser Campeón Mundial (2:49)

David Faitelson y Bernardo Osuna analizan la influencia de las redes sociales en el boxeo. (2:49)

Como muchos niños en tantas ciudades de los Estados Unidos, Joseph Díaz Jr. comenzó joven en una liga de T-ball. Tenía 4 años cuando su padre, Joseph Sr., lo inscribió para que pudiera aprender los conceptos básicos de cómo lanzar, batear y atrapar.

Joseph Jr., o JoJo, como se le conoce más comúnmente, adoptó el deporte rápidamente. Al año siguiente, estaba en un equipo de estrellas. Luego otro. Y luego otro. Los torneos de béisbol en gira se avecinaban y él también comenzó a jugarla. En la escuela secundaria, JoJo Díaz podía hacer un poco de todo. El zurdo lanzó. Atrapó. Jugó en los jardines y, a pesar de su cuerpo más pequeño, también se desempeñó un poco en la primera base.

Díaz Sr. empezó a pensar que podría haber un futuro para JoJo en el béisbol, y que tal vez su hijo podría eventualmente ganar algo de dinero para becas universitarias.

"Ese era mi plan, de todos modos", dijo Díaz Sr. "Pero los planes cambiaron".

Eso es porque cuando JoJo tenía 8 años, el mayor de los Díaz lo llevó a una clase de boxeo. JoJo duró tres meses antes de inscribirse en taekwondo. Unos años más tarde, intentaron boxear nuevamente, cuando Díaz Sr. llevó a JoJo al Club de Boxeo Juvenil South El Monte Teamsters en su ciudad de California cuando tenía 10 u 11 años. El padre no tenía intención de que fuera más allá de un aprendizaje para que JoJo supiera protegerse, lanzar un puño y luego seguir adelante. Tanto el boxeo como el taekwondo tenían la intención de darle a JoJo una forma de defenderse en la escuela.

Pero un día dentro de ese gimnasio de boxeo cambió el curso de la vida de JoJo: pudo pelear contra uno de los niños que se estaba metiendo con él.

"Terminó haciendo sparring con un par de chicos, y un niño con el que entrenó, lo hizo sangrar y cosas así", dijo Díaz Sr. "Después de eso, quedó encantado. El tiro me salió un poco por la culata”.

"Pensé que entraría allí y lo golpearían un poco y no querría hacer esto [demasiado en serio] y solo querer ir y entrenar. Pero terminó haciendo sangrar a algunos chicos y golpeando a otros".

Dos décadas después, JoJo tiene 32 peleas en una carrera de boxeo profesional, 31-1 con 15 KOs, y carga el título mundial de peso junior ligero de la FIB a su primera defensa de ese cinturón el sábado contra Shavkatdzhon Rakhimov. Pero durante algunos momentos y circunstancias clave de su infancia, todo podría haberse desarrollado de manera muy diferente.

No fue una decisión fácil desde el principio. Durante un tiempo, JoJo participó en ambos deportes. Se convirtió en un boxeador consumado mientras continuaba su ascenso como jugador de béisbol. Durante su primer año de escuela secundaria, dejaba las prácticas de béisbol tras una hora más o menos del entrenamiento para ir a entrenar en el gimnasio de boxeo. Sin embargo, todavía jugaba en los partidos de béisbol. Tenía mucho potencial, y como lanzador zurdo con control, tenía un valioso conjunto de habilidades. Se habló de que JoJo pasaría al equipo varsity como un sophomore.

JoJo comenzó a sopesar sus opciones para su futuro. En el béisbol, como esperaba su padre, tal vez obtendría algo de dinero para la universidad. Las Grandes Ligas eran una posibilidad remota bajo cualquier circunstancia, y para alguien que todavía medía menos de 5 pies de altura en ese momento, las apuestas estaban aún más en su contra. En el boxeo, habían categorías y divisiones de peso y más opciones. Además, ya había tenido éxito.

Pero incluso con todo el tiempo que el boxeo comenzaba a ocupar, su habilidad en el béisbol y su amor por el juego hicieron que fuera difícil dejarlo atrás.

"Se me acercó y me dijo: 'Oye, ¿está bien si solo voy a los juegos y no a la práctica? Porque soy boxeador'", dijo Gilbert Adame, entonces entrenador de béisbol en South El Monte High. "No puedo hacer eso, porque simplemente no sería justo para los demás".

El hecho de que más de una década después, un estudiante de primer año que nunca jugó en el equipo varsity todavía está en la mente de Adame habla de lo que podría haber sido JoJo. Pero al rechazar la solicitud de JoJo, Adame le dijo que tomara una decisión: béisbol o boxeo. Puede sonar tonto ahora, ya que JoJo se convirtió en un atleta olímpico en el box y ganó un título mundial, pero fue una decisión real en el momento. JoJo pidió una noche para pensarlo.

"Mi papá dijo que hiciera lo que amo de verdad", dijo JoJo. "Empecé a pensar y a darle cabeza. Béisbol, soy un muy buen jugador de béisbol, pero no sé, porque soy muy, muy pequeño. En ese momento medía 4 pies 10. Tengo 5-7, pero en ese momento medía 4-10, quizás 5 pies. No creo que los jugadores de béisbol sean tan bajos, así que lo mejor que puedo hacer con el béisbol es probablemente obtener una beca en algún lugar y obtener un bachillerato, así ir a la universidad en alguna parte”.

"Pero con el boxeo, yo veia el box, en ese momento eran Floyd Mayweather, Manny Pacquiao, Marco Antonio Barrera, todos estos tipos estaban en diferentes clases de peso, y yo pensaba, se podía pelear en diferentes clases de peso y puedes tener éxito y aun así convertirte en campeón y ganar un buen dinero".

Díaz Sr. le dijo que apoyaría cualquier decisión que tomara, y la mente de JoJo estaba clara.

Se iría con el boxeo. Le dijo a Adame. Adame entendió.

"Nunca imaginé que alguien estuviera en el equipo olímpico y se convirtiera en un profesional algún día. No sabía que era tan bueno", dijo Adame. "Como dije, tomó la decisión correcta, porque no creo que hubiera llegado tan lejos en el béisbol".

El béisbol permaneció en el corazón de Díaz, incluso cuando terminaron sus días como jugador. Todavía jugaba a atrapar con amigos en ocasiones y ama a los Dodgers, una vez gastando miles de dólares para sentarse cerca del campo para el Juego 7 de la Serie Mundial 2017 en el Dodger Stadium, que los Dodgers perdieron ante los Astros de Houston. Y en caso de que alguna vez necesite un recordatorio del camino no tomado, todo lo que hace es mirar su brazo izquierdo.

Cuando era un lanzador joven, podía lanzar una bola rápida de dos y cuatro costuras, un cambio y comenzó a experimentar con una bola curva 12-6 en punto. Díaz Sr. no quería que lo tirara. Los niños siendo niños, JoJo no escuchó.

JoJo se pone de pie mientras explica las consecuencias.

"Mira, puedo poner este codo recto, pero no puedo hacerlo con mi mano izquierda", dijo JoJo. "Porque a una edad temprana, cuando tenía 14 años, comencé a lanzar curvas y me estropee el codo".

JoJo nunca se sometió a una cirugía. Dejó de jugar béisbol, por lo que no necesitaba hacerlo. Se podría pensar que como boxeador le haría daño no poder extender su brazo izquierdo por completo. Sus resultados hasta este punto son evidencia suficiente de que ese no es el caso.

"No, puedo lanzar mis manos rectas", dijo JoJo. "Simplemente no puedo extenderlo por completo".

Con eso, se ríe un poco. Estos son viejos recuerdos ahora, que disfruta y puede recordar con cariño porque sabe: cuando tuvo que hacerlo, tomó la decisión correcta para su futuro.