La familia Pérez vibró con el podio de Checo en Gran Premio de Ciudad de México

play
Checo Pérez, feliz de conseguir el podio en su país (1:57)

El piloto de Red Bulls es el primer mexicano en llegar entre los tres primeros en el GP de México. (1:57)

"Cuando se bajó del coche, sentí que las piernas se me desvanecían", así describió Antonio Pérez Mendoza, hermano de Sergio Pérez, el momento en que vio al más pequeño de la familia levantarse en el Foro Sol, luego de haber conseguido el tercer lugar en el Gran Premio de la Ciudad de México de Fórmula 1.

El Foro Sol, dijo Toño, su energía lo atrapó. El hermano de en medio de la familia que formaron Marilú Mendoza y Antonio Pérez Garibay hace 40 años acompañó a sus padres, su esposa Ileana, su cuñada Carola, su hermana Paola y su sobrino Chequito en ese momento cumbre en la vida de Checo.

El papá 'Garibay', ahora flamante diputado plurinominal por Jalisco acostumbra estar en los reflectores y celebró en todo lo alto y es principal impulsor de que sus hijos estén "enfermos" de automovilismo, pero él siempre habla.

Toño narró que vio toda la carrera dentro del garage de Red Bull y las 10 últimas vueltas ya tenía lágrimas en los ojos.

"Me quité los audífonos y ya no quise escuchar", narró Toñito, como también le dicen.

Luego corrió con su cuñada para el Foro Sol donde fue la premiación, mientras cargaba a su sobrino. Una vez ahí volvió a caer en un estado de shock, pero de shock de cariño por su hermano.

Comentó que ayer Checo estaba concentrado en la carrera al tal grado que le llamó para preguntarle dónde vería la pelea del Canelo Álvarez y le dijo que en su cuarto de hotel, pero solo.

Este es el segundo podio consecutivo que le toca vivir a Toño con su hermano, ya que estuvo en Austin.