Estrellas colegiales se unen para pedir que se juegue la temporada

play
Trevor Lawrence dice estar listo para jugar futbol americano en otoño (0:45)

El pasador de Clemson dijo tener deseos de jugar el que posiblemente sea su último año con los Tigers. (0:45)

A través de un comunicado conjunto, jugadores de las conferencias más importantes expresaron su deseo de jugar en el 2020

Algunas de las estrellas más importantes en el fútbol americano colegial creen que ha llegado el momento para organizarse y crear una más más poderosa para los jugadores en su deporte.

En cuestión de horas el domingo por la noche, más de una docena de jugadores colegiales de las cinco conferencias más importantes se unieron para crear un comunicado conjunto que expresó su deseo de jugar la temporada 2020 y compartieron elementos que sienten deben ser atendidos para garantizar un ambiente seguro para los estudiantes-atletas hacia el futuro. El movimiento nacional sin precedentes por la unidad se produce luego de una semana tumultuosa que perfila para convertirse en otra que amenaza con provocar más cambios importantes.

En un comunicado emitido a través de redes sociales justo antes de la medianoche del domingo y que fue compartido por docenas de jugadores colegiales, el grupo pidió protocolos de salud y seguridad uniformes para lidiar con la pandemia del coronavirus y expuso sus intenciones de formar una asociación de jugadores colegiales en el futuro. El comunicado también indicó que los jugadores debían tener la posibilidad de decidir no jugar la próxima campaña y que se les debería garantizar otro año de elegibilidad ya sea que jueguen esta temporada o no.

"Lo hermoso es que ahora todos estamos en la misma página", declaró el liniero defensivo del Stanford Cardinal, Dylan Boles, uno de los jugadores que organizaron el mensaje del domingo. "Hicimos historia esta noche".

Boles dijo que recibió un mensaje directo en Twitter el domingo a las 5:30 p.m., hora del Pacífico, del corredor de los Clemson Tigers, Darien Rencher. Ellos nunca antes habían hablado, pero Rencher quería discutir el movimiento de unidad de los jugadores de la Pac-12 con el que Boles estaba involucrado. Boles es uno de los líderes de un grupo de alrededor de 400 jugadores en la Pac-12 que publicó una lista de demandas a principios de la semana pasada y dijo que planeaban no practicar y posiblemente no jugar si los oficiales de la conferencia no estaban dispuestos a reunirse con ellos y atender sus preocupaciones. jugadores de la Big Ten y otras conferencias hicieron demandas similares posteriormente y otros mostraron su apoyo con el hashtag #WeAreUnited (estamos unidos) en redes sociales durante toda la semana.

Rencher fue uno de docenas de jugadores colegiales --una lista que incluyó a su compañero candidato al Trofeo Heisman, el quarterback Trevor Lawrence--que compartieron el hashtag #WeWantToPlay (queremos jugar) este fin de semana cuando los administradores del fútbol americano colegial se reunieron para debatir los aspectos positivos de la temporada del 2020. Rencher y otros sentían que los aficionados y comentaristas estaban confrontando injustamente al contingente que apoyaba el #WeWantToPlay contra el grupo #WeAreUnited, refirió Boles. Rencher, Boles y Lawrence hablaron brevemente a través de una videollamada antes de decidir incluir más jugadores de todo el país.

"Nos pusimos a hablar y acordamos que nuestros objetivos están alineados entre sí", sentenció Boles. "Todos queremos jugar este año. Sólo queremos asegurarnos que los jugadores tengan voz en esto".

Los jugadores organizaron una llamada por Zoom en una hora que incluyó a miembros de equipos de las cinco conferencias principales. Los jugadores en la llamada incluían a Lawrence; Boles; Rencher; el corredor del Alabama Crimson Tide, Najee Harris; el mariscal de campo de los Ohio State Buckeyes, Justin Fields; el corredor de los Oklahoma State Cowboys, Chuba Hubbard; Penei Sewell, Johnny Johnson III, Jevon Holland y Kayvon Thibodeaux de los Oregon Ducks; Nick Ford de los Utah Utes; Dallas Hobbs de los Washington State Cougars; y Hunter Reynolds de los Michigan Wolverines.

Muchos de los jugadores de la Pac-12 estaban conectados previamente a través del grupo #WeAreUnited desde principios de julio. Reynolds, un back defensivo junior de los Wolverines, estuvo conectado con otros jugadores a través de una organización que fundó a principios de este verano llamada College Athlete Unity. Él ayudó a organizar el movimiento de jugadores de la Big Ten en las últimas semanas.

"Ha habido la sensación que esto es algo innovador y algo que sentimos se debía haber hecho desde hace mucho", expresó Reynolds el domingo por la noche. "Supongo que ahora finalmente se está haciendo".

Boles dijo que los jugadores hablaron por poco más de 30 minutos antes de decidir emitir un mensaje conciso para compartir las principales conclusiones de su conversación. Señaló que acordaron de manera unánime los temas mencionados en el comunicado. También destacó que hubo apoyo rápido y universal para impulsar la creación de una asociación de jugadores que diera a todos los atletas universitarios --no sólo los jugadores de fútbol americano-- una voz en el proceso para la toma de decisiones en el futuro.

Reynolds y Boles refirieron que la prioridad principal es abordar las preocupaciones relacionadas con la pandemia tan pronto como sea posible. Dijeron que esperan tener una línea de comunicación abierta con administradores y otros oficiales de deportes universitarios que eventualmente llevará a una asociación de jugadores similar a los grupos que brindan a los atletas en deportes profesionales una voz en las decisiones importantes tomadas por las ligas para las que juegan.

Boles indicó que espera que una asociación de jugadores sirva como puerta de entrada hacia más cambios para beneficiar a todos los atletas universitarios en el futuro. El siguiente paso en ese proceso, dicen los jugadores, sería una reunión con la NCAA y los líderes de las conferencias.

Los jugadores pidieron a Hobbs, un liniero defensivo sophomore con experiencia en diseño gráfico, que creara una imagen para que todos la compartieran en redes sociales. Poco antes de la media noche del domingo, menos de cuatro horas después que Boles y Rencher se conectaron por primera vez, se publicó el mensaje.

"Las redes sociales están tan extendidas en este momento que unificar a los jugadores es más sencillo que nunca", sentenció Reynolds. "Puedes conectarte con personas en cuestión de segundos, lo que hace más sencillo intercambiar ideas y evaluar cómo se sienten las personas en diferentes partes del país y realmente poner en marcha un plan".

Boles dijo que cree que la pandemia y las protestas por justicia racial este verano crearon una situación donde más jugadores sentían la necesidad de hablar. El grupo de la Pac-12 del que es parte se reunió una vez con el comisionado de la liga Larry Scott, refirió Boles. Señaló que los jugadores pudieron expresar sus preocupaciones pero que no resolvieron ninguno de sus desacuerdos. Boles agregó que Scott y los oficiales de la liga no se comprometieron a otra reunión con los jugadores y rechazaron una solicitud para permitir a los jugadores que contraten o involucren representación legal en la discusión.

Boles refirió que él y otros jugadores comenzaron a organizar sus esfuerzos a principios de julio y que el rápido desarrollo de los eventos del domingo fue la "joya de la corona" de la unidad que habían estado tratando de lograr.

"Ha tardado mucho tiempo en llegar", reconoció Boles. "Era inevitable. Sólo era cuestión de qué tan rápido podíamos lograrlo. Estábamos corriendo contra el reloj. Todos queremos jugar; sólo queremos hacerlo de la manera correcta".