Experto médico de la ACC,considera que la temporada se puede jugar de manera segura

play
¿Cómo impacta la situación del futbol americano colegial? (3:34)

Algunas conferencias han decidido no jugar en otoño su temporada 2020. (3:34)

Un médico del grupo de la ACC que aconseja a las escuelas, dice que es viable un plan para jugar la temporada colegial de otoño

El grupo de consulta médico de la ACC considera que la temporada de otoño puede jugarse de manera segura, lo cual es una de las principales razones por las que la liga permanece en curso para iniciar la temporada en septiembre.

El Dr. Cameron Wolfe, un especialista en infecciones de Duke, dijo a Sports Business Daily que los doctores han aprendido suficiente a lo largo de los pasados seis meses para manejar el riesgo.

“Creemos que lo podemos mitigar a niveles bajos para que todos estén seguros”, señaló Wolfe a The Daily. “Podemos tener de manera segura a dos equipos en el campo? Diría que sí. ¿Será complicado? Sí. ¿Será costoso y duro y de mucho trabajo? Seguro. Pero creo que se puede mitigar lo suficiente el riesgo de llevar el COVID al campo de juego o a los vestidores en un nivel no diferente al que viviría un estudiante en el campus”.

La semana pasada, la ACC hizo un calendario de 11 juegos de liga para iniciar el fin de semana de septiembre 12. Diez de esos juegos serían dentro de la conferencia, que esta temporada de futbol americano incluye a Notre Dame, con todas las escuelas siguiendo el mismo protocolo de pruebas. Se requería que los oponentes fuera de la conferencia se adhirieran a los mismos protocolos de exámenes.

Pero Wolfe también dijo al comisionado John Swofford y a los directores de ligas atléticas, que no hay manera de reducir el riesgo a cero y que tenían que estar cómodos con algún nivel de riesgo.

“No me puedes decir que estar en un campo de futbol americano supone un ambiente de cero riesgos”, continuó Wolfe. “Mira todas las lesiones que aceptamos como un nivel de riesgo como parte del futbol americano. Ahora la realidad es que debemos aceptar un poco de riesgo de COVID como parte de ello”.

Uno de las principales preocupaciones para la NCAA es la miocarditis, una condición que causa la inflamación del corazón y que estaría ligada al coronavirus.

La condición usualmente es causada por una infección viral, incluyendo esas que causan el resfriado común, H1N1 o mononucleosis. Dejarla sin diagnóstico y sin tratamiento, puede causar un daño en el corazón y un paro cardiaco repentino, que puede ser fatal. Es una condición rara, pero el virus COVID-19 ha sido ligado a la miocarditis con una frecuencia mayor que otros virus, basados en algunos estudios y evidencia anecdótica desde el inicio de la pandemia.

“Hay una nueva situación y fue de un médico que aparentemente representa a la NCAA sobre la miocarditis y el potencial impacto que tendría como resultado de COVID”, dijo el presidente de Florida State, John Thrasher el martes. “Parece que ha sido muy notorio a nivel nacional, y ha causado a otras conferencias a decir, ‘demos un paso atrás. Revisemos dónde estamos’”.

“Acordamos que necesitamos revisar los aspectos médicos una vez más para asegurar que nuestros protocolos, los protocolos de otros equipos están en su lugar. Hemos hecho eso, y probablemente tengamos otra reunión esta semana con los presidentes de la ACC”.