La Big 12 confirmó su temporada de fútbol americano con calendario revisado

La Conferencia del Big 12 reveló su calendario revisado para la temporada de fútbol americano colegial

La Conferencia del Big 12 anunció este miércoles que seguirá hacia adelante con la intención de jugar al fútbol americano en el otoño.

La junta de directores de la conferencia se reunió por más de una hora el martes para discutir el futuro de la temporada, después de las decisiones tomadas por la Big Ten y Pac-12 de posponer los deportes otoñales hasta el 2021. Los directores atléticos de la Big 12 se reunieron más tarde el martes después de la junta de directores.

"Nuestros atletas-estudiantes desean competir, y es la opinión colectiva de la junta que los deportes se pueden llevar a cabo de manera segura y en concierto con los mejores intereses de su bienestar", dijo la cabeza de la junta de directores de la Big 12 y canciller de TCU, Victor Boschini, en un comunicado. "Seguimos vigilantes para monitorear las tendencias y los efectos del COVID 19 al tiempo que aprendemos más acerca del virus. Si en algún punto, nuestros científicos y médicos concluyen que nuestras instituciones no pueden proveer un ambiente sano y apropiado para nuestros participantes, cambiaremos nuestro curso".

La Big 12 también reveló un calendario revisado este miércoles. Los equipos seguirán jugando bajo el formato de "9 más 1", con nueve partidos de conferencia y uno fuera de ella, pero el inicio de la temporada de conferencia se aplazará hasta el 26 de septiembre. El cronograma incluye dos semanas de descanso para cada programa, lo que brinda flexibilidad para el caso de que se deban posponer partidos. El Juego de Campeonato de la Big 12 también posee fecha flexible, programado para el 12 o 19 de diciembre.

El partido de rivalidad insignia de la conferencia, el 'Red River Showdown' entre Texas y Oklahoma, seguirá celebrándose en el Cotton Bowl, el 10 de octubre. El partido ocurrirá sin su ambiente usual, no obstante, dado que la State Fair of Texas --que anualmente se lleva a cabo al mismo tiempo que el partido-- fue cancelada debido a la pandemia.

Mucha atención estaba puesta en la reunión de la Big 12 luego de que la ACC y SEC afirmaran públicamente sus intenciones de seguir hacia adelante.

La decisión deja a tres de las conferencias del Power 5 con la intención de jugar, por ahora.

La Big 12 también anunció sus planes para "pruebas mejoradas de COVID-19", que incluirán tres pruebas a la semana en deportes de alto contacto como el fútbol americano, voleibol y soccer. Los protocolos de regreso a la acción incluirán electrocardiogramas, pruebas sanguíneas por troponina, ecocardiogramas y resonancias magnéticas.

Esas medidas llegan como consecuencia de la preocupación creciente de oficiales atléticos y presidentes universitarios por la miocarditis, una condición del corazón que ha afectado a algunos que han sufrido de COVID-19.

"El virus continúa evolucionando y los profesionales médicos aprenden más con cada semana que pasa", explicó el comisionado de la Big 12, Bob Bowlsby, en un comunicado. "Las opiniones varían respecto al mejor camino hacia adelante, como hemos visto a través de nuestra alta educación y nuestra sociedad en general, pero estamos cómodos con la habilidad de nuestras instituciones de proveer un ambiente estructurado de entrenamiento, pruebas rigorosas y vigilancia, desinfección con estándares de hospital y prácticas de mitigación que optimicen la salud y seguridad de nuestros estudiantes-atletas. Creemos que todo eso se combina para crear una situación ideal de aprendizaje y entrenamiento durante este tiempo de COVID-19.

"Al final, nuestros estudiantes-atletas han indicado su deseo de competir en los deportes que aman esta temporada, y depende todos nosotros brindar un ambiente académico y atlético seguro, médicamente sólido y estructurado para lograr ese resultado".

La Big 12 había estado dividida, según reportes, respecto a una decisión de jugar o no jugar. El director atlético de Baylor, Mack Rhoades, dijo previamente a SicEm365 Radio en Waco, Texas, el martes que, en caso de que la liga votara, había que esperar que fuera "muy, muy cerrado".

Con la decisión de la Big 12 revelada, la American Athletic Conference planea seguir adelante, también. la American --considerada ampliamente como la mejor conferencia del Group of 5-- se reunió el martes por la mañana y decidió mantener el curso, tomando una postura similar a la SEC y ACC. Los primeros partidos a lo largo de la liga están programados para el 5 de septiembre.

"Creemos que es prematuro tomar decisiones mayores en este momento", dijo el comisionado de la American, Mike Aresco, a ESPN. "Seguiremos recopilando mayor información, y también monitoreamos la situación global. La salud y y seguridad de nuestros estudiantes-atletas son, obviamente, nuestra mayor prioridad".

Se espera que la Sun Belt siga la pauta de la SEC, dijeron fuentes. Eso significaría que al menos cinco conferencias del FBS mantienen la intención de jugar al fútbol americano en el otoño, al tiempo que cuatro de ellas --la Big Ten, Pac-12, Mountain West y Mid-American-- han pospuesto sus temporadas.

La Conference USA, que tuvo a uno de sus miembros posponiendo los deportes otoñales (Old Dominion) y otro (Rice), posponiendo su temporada de fútbol americano hasta el 26 de septiembre, tiene programada una junta con los presidentes y cancilleres de la liga para este mismo miércoles, dijeron fuentes.

Los programas independientes de la FBS: Army, BYU y Liberty todavía mantienen la intención de jugar, según fuentes. New Mexico State, también un independiente, ha reducido a cuatro partidos programados --todos frente a escuelas de la Conference USA y Sun Belt-- después de las recientes cancelaciones.

"Nos gustaría jugar", explicó el director atlético de New Mexico State, Mario Moccia. "La vasta mayoría de nuestro equipo desea jugar. Los coaches desean jugar, pero estamos en una situación única".

Moccia dijo a ESPN que ha recibida varias llamadas de equipo de conferencias Power 5 y Group of 5 esta semana, pero una orden de cuarentena de 14 días para aquellos que viajan a New Mexico desde fuera del estado podría prevenir a los Aggies de jugar. La semana pasada, la gobernadora de New Mexico, Michelle Lujan Grisham, dijo esperar que el fútbol americano colegial sería pospuesto.

Información de Andrea Adelson, Kyle Bonagura, Heather Dinich, Mark Schlabach, Chris Low y Adam Rittenberg fue utilizada en la redacción de esta nota.