Tyler Smith, novato de los Dallas Cowboys, se niega a verse frenado por la enfermedad de Blount

El recluta de primera ronda de Dallas, procedente de Tulsa, sufrió un padecimiento que ocasiona severo encorvamiento en los huesos de la pierna

FRISCO -- Saliendo del campo de prácticas en The Star, después de la sesión del viernes del minicampamento para novatos, Tyler Smith se sintió bien con respecto a su desempeño.

"No voy a mentir, me sorprendo a mí mismo, en ocasiones", reveló el recluta de primera ronda de los Dallas Cowboys, luego de alinear como guardia izquierdo por primera ocasión desde su temporada final en la North Crowley High School de Fort Worth, Texas. "Fue una sensación grandiosa".

Smith siempre creyó que terminaría aquí. Quizás, no con los Cowboys, pero estaba en la secundaria o la preparatoria cuando reveló su meta a su madre, Patricia.

"Solo recuerdo que me dijo, 'Mamá, quiero jugar al nivel más alto. Quiero jugar en la NFL'", recordó ella. "Le dije que lo apoyaba al 100 por ciento".

El camino de Smith desde North Crowley a los Cowboys y un contrato garantizado de 13.38 millones de dólares estuvo lejos de ser sencillo. Casi se acabó debido a la enfermedad de Blount, una condición que afecta las placas de crecimiento del hueso de la espinilla y causa severo encorvamiento. La condición es rara, afectando a menos del 1 por ciento de la población, de acuerdo a la Cleveland Clinic. A los 16, Smith fue diagnosticado con el padecimiento.

"Déjenme decirlo así: no hay muchas cosas más dolorosas en la vida", explicó Smith.

Después de visitar a un puñado de especialistas, Smith y su madre decidieron que necesitaba cirugía.

"Necesitaba realizarse para mejorar su calidad de vida", dijo su madre.

La Dra. Lauren Lamont fue una de las cirujanas involucradas en el cuidado de Smith. Ella dijo que, incluso a los 16, el tamaño de Smith (aproximadamente 6 pies con 5 pulgadas y 300 libras) representó todo un reto para examinarlo en las mesas pediátricas del Cook Children’s Hospital en Fort Worth.

Pero, ella también recuerda lo inquisitivo que era respecto a la cirugía y la corrección de postura, haciendo muchas preguntas que muchos adolescentes no harían.

"Cuando conocí por primera vez a Tyler y su madre, ellos me dejaron saber lo importante que era el fútbol americano para Tyler", reveló Lamont. "De no haberse sometido Tyler a la cirugía, podría haber quedado con un mayor riesgo de condiciones degenerativas en la rodilla más temprano en su vida, posiblemente acortando el tiempo que podía practicar el fútbol americano".

Tres días después del partido final de su tercera temporada, se sometió a una osteotomía, que incluyó fijar un corrector externo a la parte baja de su pierna para estabilizar los huesos fracturados y realineados. Smith debió portar el estabilizador por cuatro meses.

Después de la cirugía, se le dio una silla de ruedas.

"No quería la silla para nada", recuerda su madre. "Usaba las muletas. Estaba absolutamente determinado a tener una experiencia escolar normal, incluso con esas enormes barras de metal saliendo de su pierna".

"Es muy similar a lo que Alex Smith tuvo en su pierna, su están familiarizados con su historia", señaló Tyler Smith, haciendo referencia al ex quarterback de NFL que casi pierde la pierna luego de una fractura compuesta sufrida en el 2018.

Smith posee recuerdos físicos de la barra, si miran su pierna de cerca.

"Tengo algunas cicatrices donde estaban las varas", dijo, mirando su pierna. "No es tan malo. Me sigo viendo sexy, así que todo bien".

La cirugía, de acuerdo a Smith, "es como cambiar tu cuerpo. Es como carpintería para tu cuerpo".

"Eso definitivamente hizo crecer mi necesidad de demostrarme", admitió. "No voy a mentir. Cuando se trata de fútbol americano de hombres de hierro, no hay nada que no esté dispuesto a hacer. Ya sea dedos rotos, pulgares fracturados, tirones, no importa, porque todo eso palidece en comparación".

Antes de la cirugía de Smith, sus coaches de preparatoria no lo recuerdan perdiéndose un juego o práctica, ni quejándose del dolor.

"Digo, era notorio que estaba tan arqueado, pero es duro como nada", dijo Eugene Rogers, coach de Smith para sus tres primeras temporadas de preparatoria. "Fue uno de los tipos más fuertes que tuvimos como freshman. Por la pierna, no era capaz de usar técnica adecuada, pero era fuerza bruta".

Courtney Allen, su coach para su temporada final, recuerda un rengueo en video, antes de que Smith se sometiera a la cirugía.

"Seguía levantando pesas mientras padecía de eso en la pierna, pero se enfocaba en la parte alta del cuerpo", explicó Allen. "Durante el verano, empezó a progresar donde estaba corriendo más, cortando más, todas esas cosas. Dijo, 'Coach, estaré listo. Estaré listo'. No se perdió un partido".

Smith se sometió a sesiones de terapia física antes de la escuela, a las 6 a.m. En el verano de su temporada final, ya estaba entrenando de lleno.

"Se podía notar que estaba bien", rememoró su madre. "Ya no estaba rengueando. Ya no había dolor".

Pero, no había ofertas de becas de universidades mayores, aún. Cuando vieron jugar por primera vez a Smith, Rogers y Allen pensaron que tenía habilidad nivel fútbol americano colegial, y una oportunidad de NFL. Smith se comprometió inicialmente a Abilene Christian, una escuela de FCS. Houston mostró algo de interés, también.

"Estoy sentida frente a todos, tratando de decirles, 'Lo entiendo. Es una inversión, ¿no es así? Pero ya les digo, este chico tiene talento de NFL. Es un talento de Power 5'", confesó Allen. "Recuerdo hablar con algunos programas muy malos, y ellos no lo querían hacer, y yo me quedé, '¿Hablan en serio? Pero, al final del día, solo se requiere a uno. Solo se requiere a Tulsa".

En Tulsa, Tyler jugó en cuatro partidos como freshman genuino, pero conservó su temporada de redshirt. En los siguientes dos años, inició 21 partidos como tackle izquierdo Fue nombrado All-American de primer equipo en la Athletic Conference en el 2020, y de segundo equipo en el 2021. Smith pudo haber regresado a Tulsa en el 2022. Algunas escuelas del Power 5 que lo evitaron saliendo dela preparatoria intentaron conducirlo al portal de transferencias. En lugar de eso, se declaró al draft de la NFL anticipadamente, con el objetivo de ser un recluta de primera ronda.

Durante el proceso de draft, recibió preguntas en torno a la enfermedad de Blount, explicando la cirugía, la rehabilitación y la recuperación. Si las escuelas sentían renuencia cuando salía de la preparatoria, los equipos de la NFL parecieron ser más receptivos.

Los Cowboys no tuvieron temor.

"Siendo un chico joven y ver todas las cosas positivas y luego hablando con los doctores, no hubo tema, así que estuvimos a gusto con ello", dijo el vicepresidente de personal de los Cowboys, Will McClay.

A Smith se le dio el N° 73, usado por el miembro del Salón de la Fama, Larry Allen, y está alineando de inicio como guardia izquierdo. Su casillero dentro de The Star está a unos pies del casillero del guardia Zack Martin. Desde el draft, Smith ha hablado e intercambiado mensajes de texto con el siete veces elegido al Pro Bowl.

El consejo de Martin: "Llega en forma, y llega listo para producir", compartió Tyler.

Smith está en los primeros días de su carrera profesional, una que espera dure largo tiempo, y sirva de ejemplo para otros.

"Cuando tuve mi cirugía, cuando debí recuperarme, simplemente supe que tenía que retomar donde me había quedado, porque si alguien lo tenía que hacer, debía ser yo", admitió Smith. "Quiero que chicos allá afuera sepan que, si logras conjuntar un buen cúmulo de trabajo, puedes lograr cualquier cosa".