La Nación NFL responde las interrogantes de la NFC Norte

NFC Norte ESPN Illustration

Podría parecer que el verano está en pleno apogeo, pero estamos a pocas semanas del inicio de los campamentos de entrenamiento de la NFL y dos meses y medio de la temporada del 2019. La Nación NFL está preparando cuáles son las mayores tramas a seguir en cada división. Esto es lo que hay que ver en la NFC Norte.

¿Dará un paso en retroceso la defensiva de los Chicago Bears bajo el nuevo coordinador Chuck Pagano?

Pagano es una mente defensiva respetada, pero la defensiva de Chicago fue tan dominante la temporada pasada, que es natural esperar algo de regresión. Como unidad, los Bears ranquearon primeros en la NFL en robos totales (36), intercepciones (27), intercepciones devueltas para touchdown (cinco), menor índice de pasador del oponente (72.9), touchdowns terrestres permitidos (seis), yardas terrestres permitidas por juego (80.0) y puntos permitidos por encuentro (17.7). Chicago se convirtió en la primera defensiva desde los Baltimore Ravens del 2006 en acumular al menos 45 capturas y al menos 25 intercepciones en una temporada. Son palabras mayores. Muchos han intentado minimizar la pérdida del coordinador defensivo Vic Fangio, quien emigró en la temporada baja para dirigir a los Denver Broncos. Pero Fangio tenía a los defensivos de los Bears jugando a un nivel óptimo. El sistema cambiará bajo Pagano. Chicago ha tenido la buena fortuna de contar con una plantilla repleta de jugadores de calidad, pero pedir a ese grupo duplicar ese éxito en el 2019 es bastante ambicioso. -- Jeff Dickerson

¿Qué debe hacer Matt Patricia en el segundo año para demostrar que tiene a los Detroit Lions en el camino correcto?

La respuesta simple aquí es que necesita ganar más de los seis encuentros que ganó en su primera campaña con los Lions. Pero va más allá que victorias y derrotas. Patricia ha sido franco sobre necesitar un cambio de cultura dentro de la organización, y se enfrenta a medio siglo de futilidad y coaches con todos los niveles de experiencia y actitud que llegaron antes y fracasaron, como barrera. Eso tomará algo de tiempo. Si Patricia puede empujar a los Lions a .500 o más y meterse a los playoffs, sería una señal de progreso y que su mensaje resuena con los jugadores. Mejor desempeño en noviembre y diciembre que en el inicio de temporada sería otra señal de que las cosas están cambiando y podrían funcionar. Pero si fracasa en el segundo año o no se muestra mejoría, el status de Patricia en Detroit podría convertirse en una interrogante muy rápidamente. Un título divisional o triunfo en los playoffs, y el horrendo 2018 de Patricia será solamente un recuerdo. -- Michael Rothstein

Después del modo en que sufrió Aaron Rodgers la temporada pasada, ¿Existe motivo para pensar que a sus 35 años de edad, los mejores días quedaron atrás?

Probablemente no. Eso es porque sus problemas del año pasado no parecieron deberse a cuestiones físicas. No es como si le fallaron las piernas, y ciertamente no ha perdido potencia en el brazo. De haber ocurrido algunas de esas cosas, entonces sería motivo de preocupación. Pero los problemas del año pasado --y no olvidemos que se trata de un tipo que lanzó 25 pases de touchdown y solamente dos intercepciones-- parecían más de índole mental. Pareció que no confiaba en sus receptores. Pareció que no confiaba en lo que los Green Bay Packers hacían ofensivamente. Ciertamente pareció que no se divertía demasiado. ¿Cambiará todo eso bajo el nuevo head coach Matt LaFleur y en una nueva ofensiva? La mayoría espera que las cosas cambien para Rodgers esta temporada. También hubo el factor de las lesiones. Se lastimó la pierna izquierda en la apertura de la campaña, y portó una rodillera durante buena parte de la temporada. Más tarde, se reveló que no solamente fue un esguince, sino también una fractura en la pierna. -- Rob Demovsky

¿Qué se requiere de la ofensiva para que los Minnesota Vikings lleguen a lo más profundo de los playoffs en el 2019?

Las estadísticas astronómicas de Kirk Cousins son grandiosas para el fútbol americano de fantasía, pero si no se traducen en victorias para el 2019, podría estar jugando tiempo prestado en Minnesota. Cousins fue muy franco en esta temporada baja respecto a su realidad como quarterback de .500. Llevar su juego al "siguiente nivel" significa convertirse en la razón por la que Minnesota gane partidos. Hace un año, un balón suelto o intercepción podría haber sido el factor decisivo en la derrota. Cousins cuenta con dos receptores abiertos de 1,000 yardas en Adam Thielen y Stefon Diggs, pero esta ofensiva requiere encontrar otra arma en el juego aéreo que abra el ataque cuando esos dos estén bajo cobertura doble, como sucedió durante buena parte de la campaña pasada. Allí es donde la batalla por ser el tercero en el orden se pondrá interesante, junto con el uso de formaciones de doble ala cerrada con Kyle Rudolph y el novato Irv Smith Jr. Eso podría ayudar a crear un ataque aéreo menos predecible. Lo más importante que Cousins creyó carecer durante el 2018 en su juego fueron jugadas explosivas. Minnesota quedó empatado en el sitio N° 20 la temporada pasada en pases que viajaron más de 20 yardas y tuvo problemas para conseguir largas escapadas de un lesionado Dalvin Cook detrás de una porosa línea ofensiva. Los Vikings se han ocupado de ambas cosas, mejorando a la línea ofensiva y reclutando a Alexander Mattison para servir como complemento a Cook, llevándolos un paso más hacia la pelea por los playoffs en el 2019. -- Courtney Cronin