Llegó el momento crítico del mandato de John Elway en Denver

ENGLEWOOD -- Para muchos, John Elway es los Denver Broncos.

Su N° 7 es una visión familiar en la región de las Rocallosas, adornando tanto a aquellos que lo vieron jugar como aquellos que usan todavía pañales a dos décadas de su último partido. Con los Broncos abriendo su campamento de entrenamiento este miércoles, Elway está ahora en su novena campaña como el ejecutivo a cargo de los Broncos y llega a un importante punto del camino.

Quizás el trabajo de Elway con los Broncos como gerente general y vicepresidente de operaciones es difícil y cansado como lo fue su búsqueda de 15 años para ganar un Super Bowl como jugador de Broncos luego de tres viajes al juego por el título. El punto es que, al tiempo que Elway se aproxima a la marca de la década como ejecutivo del equipo, la franquicia a la que ha llamado casa por más de 30 años, sufre de piernas tambaleantes y ha sido incapaz de encontrar estabilidad.

"Fue mucho peor cuando era jugador", dijo el ex receptor abierto de los Broncos, Rod Smith. "Les prometo que era peor cuando era jugador. Simplemente, las redes sociales lo hacen ver peor ahora. La diferencia es que cuando jugó, estaba en control de todo lo que hacía, y el resultado estaba en sus manos. Ahora es un trabajo diferente".

Es un trabajo que ahora incluye lo siguiente: los Broncos vienen de temporadas consecutivas con al menos 10 derrotas por primera vez desde los 1960s. Han tenido dos clases de draft en los últimos cuatro años --2016 y 2017-- que han producido mucho menos de lo esperado. El linebacker Von Miller es el único recluta de draft en la actual plantilla de los Broncos que ha sido invitado al Pro Bowl --Chris Harris Jr. y Phillip Lindsay fueron jugadores no reclutados por Denver--, y Miller fue reclutado en el 2011, el primer año de Elway a cargo.

Quizás lo más sorpresivo, durante el mandato de Elway, los Broncos han tenido apenas una campaña ganadora --un 9-7 en el 2016-- cuando Peyton Manning no estaba en su plantilla.

Todo ha hecho regresar las manecillas del reloj para Elway a un tiempo en que el ex coach y quarterback de los Broncos --y amigo cercano de Elway--, Gary Kubiak, ha bromeado: el tiempo cuando "las personas me paraban en la tienda y me decían que yo debía estar iniciando en lugar de él porque no les gustaba el modo en que iban las cosas".

"Digo, los años de Peyton cuentan, también", dijo el ex quarterback Jake Plummer. "Firmar a Peyton fue [Elway], también. No es como si hubiera sido algo obvio, con Peyton saliendo de la lesión. Creo que la gente está acostumbrada a que ganen los Broncos, e incluso él no puede escapar a ese escrutinio. Simplemente habla de cuán bueno ha sido el equipo por largo tiempo".

Plummer está en lo correcto. Elway orquestó el reclutamiento de Manning y construyó el equipo a su alrededor. Esos años, del 2012 al 2015, fueron un festival repleto de confetti que incluyó cuatro títulos divisionales, cuatro campañas de al menos 12 victorias, dos apariciones de Super Bowl y un triunfo de Super Bowl.

Los años previos y posteriores a Manning durante el mandato de Elway han quedado marcados por la búsqueda de alguien que juegue la posición al mismo nivel de Salón de la Fama que el propio Elway. Hubo el desastre de primera ronda con Paxton Lynch y la temporada de Case Keenum, además de las más recientes frustraciones en la lista. La primera campaña de Elway en el timón será recordada por muchos fanáticos como el Año de Tim Tebow, con los Broncos acumulando marca de 8-8, coronándose en una entonces debilitada AFC Oeste, y logrando una notable victoria de Ronda de Comodines.

En los tres años desde el Super Bowl 50 han pasado cuatro quarterbacks titulares --Trevor Siemian, Lynch, Brock Osweiler y Keenum--, una ofensiva que no termina por acomodarse y una defensiva que ha perdido su lugar como la mejor de la liga.

Vic Fangio es el cuarto head coach en los últimos seis años. La dirctiva de los Broncos, incluyendo a Elway, ha nombrado frecuentemente a la "continuidad" como objetivo, pero han descubierto que puede llegar a ser elusiva en algunos de los puestos más importantes del equipo, particularmente quarterback y head coach.

"Cuando has estado a ambos lados de ello, ganando y perdiendo, cuando sabes lo que se necesita para conseguirlo y cómo luce cuando no lo consigues, siempre es la zanja que intentas cruzar", dijo el ex entrenador en jefe de los Broncos, Mike Shanahan, quien se reunió con Elway respecto a un potencial regreso antes de que fuera contratado Fangio.

"Creo que ha hecho lo que yo esperaba que hiciera", señaló Shanahan. "Mira al personal, mira al grupo de coaches, y luego mírate a ti mismo. Él se miró a sí mismo y dijo, 'OK, ¿cómo llegamos a esta situación?'. Lo más importante para cualquiera en ese puesto es observar y decir, '¿Cómo llegamos aquí?'. Eso es importante. A veces, creo que todos queremos evitar esa clase de pensamiento, pero es clave".

Aquellos que lo conocen mejor dicen que Elway es la persona más competitiva que existe, un tipo que fiero en la persecución del éxito.

Por su parte, Elway ha dicho reiteradamente en la temporada baja que "he mirado al espejo".

"Esto también se debe a mí. Soy responsable, también", dijo Elway. "Y hemos mirado todo, todas nuestras decisiones, personal y coaches".

Las dos mayores decisiones que ha hecho Elway en la temporada baja y que deben funcionar si los Broncos desean salir de su actual hoyo, fueron contratar a Fangio de 60 años de edad, y la contratación del quarterback Joe Flacco de 34 años de edad. Manning dijo a inicios del verano creer que Fangio restablecerá la clase de disciplina y atención al detalle "que necesitamos aquí", y Elway se ha mantenido firme de que a Flacco le resta bastante "buen fútbol americano".

"Miren, la gente necesita entender al tipo del que hablan", explicó Smith. "Me he sentado y lo he visto estudiar video mientras estábamos en el avión de camino al funeral de [el ex asistente de los Broncos] Mike Heimerdinger. Por supuesto, está frustrado, pero la gente exitosa debe pensar en lo que debe hacer cuando no funcionan las cosas, no solamente en cuando sí funcionan... Se requiere una buena mirada a sí mismo para arreglar las cosas, y realmente nadie se mira a sí mismo de modo más duro que él".