Aaron Rodgers fue el mejor jugador de la Semana 7 en la NFL

play
Aaron Rodgers explotó tras lento inicio de temporada (1:08)

Javier Trejo Garay analiza la mejor actuación de la Semana 7. (1:08)

La Semana 7 ofreció un número elevado de actuaciones individuales brillantes, particularmente entre pasadores. Y es precisamente uno de estos pasadores de élite, el que se llevó los máximos honores:


AARON RODGERS, QB, GREEN BAY PACKERS

No es que Rodgers había estado jugando mal a lo largo de las primeras seis jornadas de la temporada. Después de todo, ha pasado tiempo importante con un arsenal incompleto, y como sea, Green Bay tiene una marca envidiable de 6-1.

Pero sí le hacía falta una actuación como la de hoy. Antes de este domingo, la mejor marca en la presente campaña en pases de anotación para un juego había sido de apenas dos.

Todo eso se acabó con una actuación de 25 pases completos de 31 intentos para 429 yardas y cinco touchdowns, además de 6 yardas en dos acarreos con un sexto touchdown en la tarde para el pasador de los Packers.

De acuerdo al Elias Sports Bureau, fue apenas la tercera actuación en la historia de los Packers con al menos 400 yardas por aire y cinco pases de anotación en un juego, siguiendo a Matt Flynn (2011) y Don Horn (1969). Además, se convirtió en el primer pasador en la historia de Green Bay --los 99 años de la franquicia-- en terminar con un índice de pasador perfecto lanzando al menos 10 pases, de acuerdo a ESPN Stats & Information.

Finalmente, Rodgers se convirtió en el jugador en llegar más rápido a la cifra de 350 pases de anotación en su carrera, requiriendo apenas 172 partidos para superar la marca de Drew Brees, quien logró la hazaña en 180 salidas.

Rodgers ha sido criticado, con justicia, por algunas de las actitudes que manifiesta cuando no sopla el viento a su favor, particularmente con compañeros de equipo más jóvenes. Aunque puede ser entendible, hasta cierto punto, su frustración, a algunos no les parece que ese sea el modo de actuar ideal para un quarterback de su estatura.

No obstante, actuaciones como las de esta tarde hacen que se nos olvide rápidamente esa parte negativa, para quedar simplemente asombrados por lo que puede lograr sobre un emparrillado.


MENCIONES HONORÍFICAS

Jacoby Brissett, QB, Indianapolis Colts. El quarterback de los Colts pasó de ser el mejor suplente de la NFL a uno de los titulares más confiables de la liga en un abrir y cerrar de ojos ante el retiro de Andrew Luck antes del inicio de campaña. Contra el pronóstico de los escépticos, Brissett ha lucido mucho mejor que un montón de pasadores con más dinero en los bolsillos, e Indianapolis realizó una movida extremadamente inteligente al brindarle una extensión de contrato antes, y no después. Con 26 de 39 pases completos para 326 yardas con cuatro touchdowns sin intercepciones, Brissett lideró la carga para sorprender a los Texans, por 30-23 en un partido que será crítico para determinar el título de la AFC Sur.

Dalvin Cook, RB, Minnesota Vikings. Por enésima vez, Cook volvió a convertirse en la bujía ofensiva incansable para Minnesota, acumulando 142 yardas y dos anotaciones por tierra en 25 acarreos ante los Lions. Vale la pena volver a recalcarlo, semana a semana: los Vikings llegarán hasta donde los lleve Cook, el corredor más explosivo de la NFL en este momento.

Kirk Cousins, QB, Vikings. No es una tendencia normal para Cousins, pero el quarterback de los Vikings hiló notables actuaciones positivas en semanas consecutivas por primera vez en el año. Con 24 pases completos de 34 intentos para 337 yardas y cuatro touchdowns en la victoria sobre Detroit por 42-30, Cousins supo solventar la pérdida del receptor abierto estelar Adam Thielen, quien quedó lastimado en una de esas anotaciones del mariscal de campo.

Chase Edmonds, RB, Arizona Cardinals. Con David Johnson disminuido por una lesión de tobillo, Edmonds se convirtió en una de las sorpresas de la jornada con 27 acarreos para 126 yardas y tres touchdowns por tierra, añadiendo otras 24 yardas en dos atrapadas, en la victoria por 27-21 sobre los New York Giants para mantener viva la campaña de los Cards.

Lamar Jackson, QB, Baltimore Ravens. Todavía no entiendo por qué les molesta tanto a algunos el modo en que juega Jackson. El quarterback estelar de los Ravens, último de los cinco pasadores elegidos en la primera ronda del draft del año pasado, ha sido hasta el momento el mejor de todos ellos, confirmándolo una vez más esta tarde con una victoria importante de visita en Seattle, por 30-16. Jackson completó apenas nueve de 20 intentos de pase, aquejado por balones dejados caer --incluyendo al menos tres del normalmente constante Mark Andrews--, pero lejos de verse frustrado, Jackson mantuvo en movimiento a los Ravens con 116 yardas terrestres y un touchdown en 14 acarreos, superando a una muy buena defensiva de los Seahawks. ¿Qué más se le puede pedir?

Marvin Jones Jr., WR, Detroit Lions. Jones tuvo el partido de su vida en contra de la secundaria de los Vikings, atrapando 10 pases para 93 yardas y los cuatro pases anotadores de su quarterback en el día, dejándole algo de tarea al coordinador defensivo de Minnesota para la semana que viene. Si Detroit encontrar, de algún modo, un juego terrestre confiable, otro gallo le cantaría a esta franquicia.

Latavius Murray, RB, New Orleans Saints. Además de la ya conocida ausencia de Drew Brees, los Saints saltaron al campo ante los Bears sin el corredor Alvin Kamara, enfrentando a una de las mejores defensivas de la liga en Chicago. Poco le importó eso a Murray, quien respondió con 27 acarreos para 119 yardas dos touchdowns, y cinco recepciones para 31 yardas en el triunfo de New Orleans por 36-25.

Zach Pascal, WR, Colts. Lo más probable es que sea una exageración, pero comprensible para un jugador al que no esperábamos en este espacio, Pascal dijo al término de la victoria de Indianapolis sobre Houston que los Colts encontraron mayores espacios ante los Texans que ante la defensiva de su equipo durante la semana de entrenamientos. Jugando minutos significativos por Parris Campbell, Pascal se despachó con 106 yardas y dos touchdowns en seis recepciones en la jornada, para hacer su debut en la lista de Menciones Honoríficas semanal que publicamos en este espacio.

Matthew Stafford, QB, Lions. Para que pueda haber un tiroteo ofensivo como el que ofrecieron los Vikings y Lions este fin de semana, se requieren a dos pistoleros, y ciertamente Stafford cumplió con su parte, completando 30 de 45 envíos para 364 yardas y cuatro touchdowns, con una intercepción como su único pecado de la jornada. Eso sí, en algún momento, Detroit tiene que dejar de jugar bien perdiendo, y empezar a ganar, como sea.

Darren Waller, TE, Oakland Raiders. Si hay un jugador de Oakland que se ha ganado la atención de la afición por su historia personal de superación en el 2019, es Waller, quien hace días fue recompensado con una extensión de contrato. Su respuesta fue una salida de siete atrapadas para 126 yardas con dos touchdowns, aunque lamentablemente no fue suficiente para que los Raiders dieran la campanada en Lambeau Field.