Conoce la historia del draft, segundo evento más importante para la NFL

Un draft de la NFL celebrado remotamente por la pandemia del coronavirus es el más reciente giro a un evento que se ha vuelto tan popular como cualquier suceso del fútbol americano profesional que no sea el Super Bowl.

Roger Goodell alertó a los equipos de la NFL en un memorando el jueves por la noche que se mantendrían las fechas para el draft de este año, del 23 al 25 de abril. Los ocho propietarios que forman el Comité Ejecutivo del Concejo de Administración de la NFL dieron su respaldo de manera unánime para celebrar el evento conforme a lo acordado. Ha habido versiones de que algunos gerentes generales querrían aplazarlo, y Goodell amenazó con medidas disciplinarias en contra de cualquier equipo que critique su decisión públicamente.

Así que el draft del próximo mes, originalmente agendado para la ciudad de Las Vegas, tendrá una imagen con muy pocos adornos. Y con las instalaciones de los clubes cerradas hasta, al menos, el 8 de abril, y posiblemente más tiempo, Goodell ordenó a los equipos: "Todos los clubs deben estar ahora haciendo los planes suficientes para llevar a cabo operaciones de draft desde una sede fuera de las instalaciones, con un número limitado de personas presentes, con suficientes recursos tecnológicos para permitirles comunicarse internamente, con los demás clubes, y con las oficinas del draft.

"Va sin decir", agregó, "que estaremos preparados para ajustar a las circunstancias cambiantes a lo largo de las siguientes semanas, incluyendo la posibilidad de que los clubs sean capaces de retomar operaciones limitadas desde sus instalaciones".

El draft será televisado y, dada la escasez de oferta deportiva por la televisión, los ratings para este reclutamiento podrían ser impresionantes.

Así es la historia del draft.

Comenzó porque Bert Bell había sido quemado y buscaba una manera de desquitarse. Su creación, el draft de la NFL, se ha convertido en una industria propia.

Bell era propietario de los Philadelphia Eagles en 1933 y estaba por firmar a Stanley "King Kong" Kostka de los Minnesota Gophers. Todos los colegiales eran agentes libres en aquel entonces --el juego universitario era mucho más popular que el profesional-- y Bell imaginó al agresivo fullback/linebacker como una piedra angular para su equipo.

Pero Kostka firmó con los Brooklyn Dodgers; sí, así se llamaba una franquicia de fútbol americano en aquella época. Olviden el hecho de que Kostka duró una temporada en la NFL. Bell tuvo una revelación.

"Me hice a la mente de que la liga nunca sobreviviría a menos de que tuviéramos un sistema donde cada equipo pudiera tener una oportunidad pareja entre sí de sumar talento", dijo más tarde a The Associated Press.

Con algo de negociación y convencimiento --Bell era muy bueno en eso, y pronto se convertiría en comisionado de la NFL-- persuadió a los propietarios de los otros ocho clubes a darle una oportunidad al draft. El equipo con el peor récord de la liga elegiría primero, el resto lo haría en orden inverso de éxito en la clasificación.

Del 8 al 9 de febrero de 1936, en un hotel de Philadelphia propiedad de la familia Bell, nació el draft de la NFL. Y, adivinen quién tuvo la primera selección: los Eagles, con marca de 2-9.

Ellos tomaron al fullback Jay Berwanger, el primer ganador en la historia del Heisman, que había jugado para la Universidad de Chicago --sí, ellos tenían equipo en aquel entonces-- y el hecho de no poder firmarlo fue embarazoso; Berwanger eligió adentrarse en el "mundo real", donde podía cobrar más dinero del que ofrecían los Eagles.

En todo caso, el draft se estableció, con nueve rondas, incrementando a 10 al año siguiente y 20 en 1939, con la siguiente ocurrencia en 1938 y 1939: solamente los cinco equipos con el peor porcentaje ganador de la campaña previa elegían en las rondas segunda y cuarta.

El número de rondas fluctuó a lo largo de los años, en parte por la competencia con la All-America Football Conference en los 1940s, pero también porque el fútbol americano colegial creció, y más jugadores quedaron disponibles. Por un lapso de 10 drafts, hubo incluso una selección bonus que lo iniciaba todo, con cada equipo recibiéndola una vez hasta que todos los clubes la ejercieron.

Cuando comenzó la AFL en 1960 y empezó a robar jugadores a la NFL y jugadores de último año universitario, la NFL adelantó su draft. Historias de espionaje comenzaron a circular, y el próximo miembro del Salón de la Fama, Gil Brandt, dijo a Ken Rappoport y Barry Wilner para el libro "On The Clock, The Story of the NFL Draft":

"Nuestra batalla por jugadores de la AFL contaba con lo que llamábamos 'niñeras', que escondían a los jugadores para que la otra liga no los hallara", dijo Brandt, quien estudió a los jugadores colegiales por tres décadas para los Dallas Cowboys, reclutando a jugadores del calibre de Roger Staubach, Bob Lilly y Tony Dorsett, y quien funge ahora como consultor líder para el draft para la NFL. "Hubo un grupo de personas, ex coaches, ex jugadores, incluso el gobernador de Oregon, que estaban involucrados".

La fusuión llevó a un draft común, pero el evento de selección de talento no era gran cosa, ya sea que se celebrase en Philly, New York, Washington, Pittsburgh, Milwaukee, Los Angeles o Chicago. Entonces, llegó la televisión.

Esta nueva entidad televisiva llamada ESPN se acercó al comisionado de la NFL, Pete Rozelle, en 1980 ofreciendo la transmisión de las selecciones desde el New York Sheraton. Rozelle no podía imaginar por qué habría hecho tal oferta el jefe de ESPN, Chet Simmons.

"Pete pensó que Chet había perdido la razón", dijo el ex vicepresidente de ESPN, John Wildhack. "Pero Pete dijo, 'Vamos a probarlo".

Desesperados por programación, ESPN contrató a Bill Fitts, quien había producido partidos para CBS y NBC, como productor del programa que Fitts admitió en "On The Clock", fue rudimentario.

"Diría que, al principio, fue como nuestra cobertura del golf, empezamos cubriendo un hoyo", dijo Fitts, riendo. "Miren en lo que se convirtió".

Sí, los elementos extravagantes no estarán presentes el mes entrante. Pero no es una exageración afirmar que el draft de la NFL ha explotado más allá de la etiqueta de proceso de selección de talento de la que se ha colgado la liga. Y no subestimen el crédito que merece la televisión, primero con la cobertura turno a turno, y luego con la suma de NFL Network a partir del 2006. Además, una movida al horario estelar de jueves para la primera ronda a partir del 2010, y las rondas segunda y tercera desde la tarde del viernes.

¿Se hubieran convertido Mel Kiper Jr., Todd McShay y Mike Mayock en nombres famosos para quienes siguen el evento? ¿Existiría quién siguiera el evento? ¿Empezarían a aparecer los mock drafts tan pronto se declaran elegibles anticipadamente los colegiales en enero? En 1990, la NFL comenzó a permitir a colegiales que habían estado en la escuela por al menos tres años, declararse para el draft.

Igual que ha sido la televisión una fuerza poderosa para popularizar al fútbol americano profesional, ha sido irremplazable para universalizar el draft.

Cuando la liga mudó su evento a Radio City Music Hall, donde se celebraron nueve drafts, también dio rienda suelta a los locos aficionados en aquella joya del Art Deco. Eso significó que varios miles de personas, vestido con los jerseys de los 32 equipos, comenzaron a vitorear y abuchear las selecciones.

Eso se convirtió en gran televisión, naturalmente. Y brindó al draft un elemento de entretenimiento que nunca había tenido antes; una alfombra roja seguiría.

Aquellos fanáticos iban a seguir al draft cuando se convirtió en un evento para giras. En el 2014, Radio City, propiedad de Madison Square Garden, había programado un espectáculo de primavera para las inusuales fechas de finales de abril. la liga debió recorrer su evento a mayo, solamente para ver que el espectáculo de Radio City se cambió en el 2015.

Irritados por als decisiones del Garden, e intrigados por las posibilidades de mover su evento más más grande del receso de campaña, la NFL abandonó a "The Big Apple' para mudarse a 'The Windy City'. Después de dos años altamente exitosos en Chicago en que la liga empleó escenarios locales y festivales para fanáticos para impulsar el perfil del draft y el tamaño de las multitudes, se dirigió a Philadelphia, su casa original en los días de Bert Bell.

Allí, empleando el Philadelphia Museum of Art, con todo y la estatua de Rocky, como fondo, la NFL recibió a un increíble total de 250,000 personas a lo largo de tres días.

"Philadelphia está elevando la vara", dijo el comisionado Goodell.

En el 2018, un estadio se empleó como sede por primera ocasión, el palacio de Jerry Jones cerca de Dallas, AT&T Stadium. Luego, el draft se dirigió a la 'Music City', junto a los típicos bares de música country a lo largo de Broadway, en Nashville, y por mucho fue el mejor hit en su historia.

Las Vegas no tendrá su oportunidad en esta primavera, y el 20201 está reservado para Cleveland. Vegas podría recibir una oportunidad nuevamente en el 2022, que todavía no se ha asignado.

En todo caso, incluso en estos tiempos estresantes cuando sabiamente se ha minimizado como medida de precaución, el draft de la NFL sigue siendo un evento colosal.

¿Que pensaría Bert Bell?