Tua Tagovailoa podría determinar el futuro de quarterbacks zurdos en la NFL

play
Tua Tagovailoa, un prospecto de cinco estrellas en la posición de mariscal (1:51)

El egresado de Alabama apunta alto en el Draft por su pasado como campeón nacional y sus grandes aptitudes. (1:51)

Cada mariscal de campo, cuando comienza su carrera en la NFL, lleva un conjunto único de cargas.

Tal vez representa las esperanzas y los sueños de su pequeña ciudad, que nunca ha tenido una estrella para llamar propia. Tal vez su universidad reparte un puñado de selecciones de primera ronda cada año y está bajo presión de cumplir con expectativas colosales. Tal vez es un poco bajito, o un poco alto, o un poco lento. Debido a que la NFL es una liga imitadora, sus éxitos o fracasos podrían generar ondas de choque se sienten durante una generación entre los evaluadores de talento.

Por eso es tan importante que Tua Tagovailoa de Alabama tenga éxito, sin importar con qué equipo termine. Si no lo hace, podríamos tener que declarar extinto el arte del mariscal de campo zurdo en el fútbol americano profesional.

Tagovailoa podría ser la última y mejor esperanza para un renacimiento de quarterbacks zurdos.

Si eso suena como hipérbole, considere algunos hechos: setenta y tres quarterbacks participaron en al menos una jugada durante la temporada 2019-20 de la NFL. Ni uno solo era zurdo. De hecho, ni siquiera ha habido un mariscal de campo zurdo en una plantilla de la NFL desde que Kellen Moore estuvo en la escuadra de prácticas de los Dallas Cowboys en el 2017. ¿El último zurdo en iniciar un partido de temporada regular? Michael Vick para los Pittsburgh Steelers en la Semana 6 del 2015. ¿El último zurdo en empezar y ganar un partido de playoffs? Tim Tebow, cuando los Denver Broncos vencieron a los Steelers en 2011.

Seis de los últimos 12 presidentes han sido zurdos, pero el único jugador zurdo que lanzó un pase de touchdown en los últimos cinco años fue el back defensivo de los Tennessee Titans, Kevin Byard, con una jugada de engaño en 2018.

¿Adónde se han ido los Steve Young, Boomer Esiason y Mark Brunell?

Es una pregunta que confunde a gerentes generales de la NFL y entrenadores. ESPN encuestó a 25 equipos en el Combinado de Talento de la NFL en Indianapolis, y ninguno de ellos se sintió seguro de que sabía la razón detrás de la sequía.

"Es salvaje, ¿verdad?", dijo el entrenador de los Philadelphia Eagles, Doug Peterson. "Es una buena pregunta. Una muy buena. No sé la respuesta. No hay barra más alta que pasar, ya seas zurdo o diestro. ¿Pueden completar pases o no? Esa es la conclusión".

"No sé si tengo esa preparada en mis notas", dijo el gerente general de los Minnesota Vikings, Rick Spielman. "¿Tal vez sólo hay más bebés diestros? Normalmente tengo una respuesta con la que puedo bailar, pero para esa no tengo respuesta. Pondré a nuestro departamento de análisis a investigar y me pondré en contacto contigo".

En 1994, el año en que Young fue el Jugador Más Valioso de la temporada regular de la NFL y el Super Bowl, el 11 por ciento de los quarterbacks en la liga eran zurdos (los zurdos conforman alrededor del 10 por ciento de la población general). Ese porcentaje disminuyó gradualmente, pero todavía había un lugar en el fútbol americano para zurdos. Vick fue la selección N° 1 global en el 2001, y hubo un partido de Ronda de Comodines en el 2005 entre los Tampa Bay Buccaneers y Washington Redskins que presentaba un duelo de zurdos entre Chris Simms y Brunell. Pero seguían desapareciendo. Después de que Vick y Moore, ahora coordinador ofensivo de los Cowboys, se retiraran antes de la temporada del 2016, ese año marcó la primera vez desde 1968 que ni un solo zurdo entró en acción.

Todos los entrenadores y gerentes generales consultados insistieron en que no tendrían ningún problema en reclutar o entrenar a un mariscal de campo zurdo; para algunos tener un zurdo en plantilla era en realidad un beneficio.

"Cuando trabajé con el coach [Mike] Holmgren, le encantó", dijo el gerente general de los Seattle Seahawks, John Schneider. "Teníamos a Mark Brunell y había trabajado con Steve Young, así que lo vio como una ventaja.

"Siempre pensó que era una manera de cambiar el juego, sólo hacer algún ajuste y hacer lo contrario".

Claro, hay ajustes que te obligan a hacer a tu equipo, pero todos dicen que son relativamente menores.

"Podrías cambiar tus tackles si pensaras que querías poner a un jugador en su lado ciego", dijo Duke Tobin, director de personal de los Cincinnati Bengals. "Aparte de eso, no creo que haya un gran ajuste."

"Como receptor, atrapar un balón de un mariscal de campo zurdo se ve gracioso durante los primeros lanzamientos, pero después de eso ya no piensas en ello", dijo Tom Telesco, gerente general de Los Angeles Chargers.

Entonces, ¿por qué la NFL no puede encontrar al próximo Steve Young?

Es algo en lo que nadie ha reflexionado más que, bueno, Steve Young.

"Es impactante", dice Young, quien jugó 15 temporadas en la NFL y es ampliamente considerado como el mejor mariscal de campo zurdo de todos los tiempos. "Si no fuera un realista fundamental basado en datos, tendría teorías conspirativas significativas sobre esto. Es frustrante. Algo se siente mal cuando no hay zurdos en la liga durante años".

Young es renuente a poner la mayor parte de la culpa en la NFL, citando varios obstáculos que tuvo que superar en su juventud como un cuento de advertencia. Su propio padre, dice Young, ató su mano izquierda a sus espaldas para tratar de disuadirlo de usarla para lanzar. Eso no duró y Young se convirtió en un atleta de preparatoria en Connecticut. Pero la verdadera prueba llegó cuando llegó a BYU y se encontró octavo en orden de plantilla como mariscal de campo.

"Doug Scovil era el coordinador ofensivo, y estaba saliendo de un año en el que Jim McMahon acababa de romper 73 récords de la NCAA", dijo Young. "No me identificaba porque teníamos a tantos tipos tratando de jugar como mariscal de campo, pero recuerdo una vez que me dio la espalda y mientras se alejaba, dijo: 'No voy a entrenar a un zurdo'. Tuve suficiente. Me estaban trasladando a la defensiva".

Young pasó tres miserables meses tratando de aprender a jugar como safety, sólo para obtener un respiro cuando Scovil consiguió un trabajo de entrenador en jefe con San Diego State, y Ted Tollner fue contratado para reemplazarlo. Cuando los Cougars regresaron para entrenamientos de primavera, Young creó el hábito de quedarse después de que la práctica terminara para lanzar con los quarterbacks. "Tollner me vio lanzando y me dijo: 'Espera, ¿por qué no juegas de quarterback?'", relató Young. "Le dije: 'Bueno, Doug Scovil dijo que no entrenaría a un zurdo'. No podía creerlo”.

Scovil murió de un ataque al corazón en 1989, por lo que es imposible saber si su recuerdo de lo que sucedió habría sido similar al de Young. Pero Young dice que vivió un escepticismo similar en Tampa Bay cuando llegó a la NFL. "Fue sobre todo insinuación y murmullos, pero creo que Ray Perkins me miró y pensó: '¿Un escapista zurdo? No, no vamos a hacer eso'", dijo Young. "Definitivamente había retracción en ese entonces hacia los zurdos. Algunos entrenadores simplemente no lo harían. Puede que todavía sea cierto, pero nunca los escucharías decir hoy lo que Scovil me dijo".

La mayoría de los entrenadores y gerentes generales que hablaron con ESPN creen en alguna versión de la teoría de que el béisbol elimina a todos los mejores zurdos. "Nunca he tenido un zurdo en todos mis años de entrenamiento que pueda recordar", señaló Bruce Arians, entrenador en jefe de Tampa Bay. "Tal vez todos están lanzando pelotas de béisbol en lugar de lanzar balones de fútbol americano."

Combinemos el factor de riesgo reducido con la promesa de salarios totalmente garantizados que los lanzadores zurdos pueden demandar --el zurdo de Los Angeles Dodgers, Clayton Kershaw, ha cobrado 220 millones de dólares en 12 años, casi lo mismo que Tom Brady en 20 temporadas--, y así se puede ver la lógica tomando forma.

"Si pudiera convertirme en zurdo y lanzar en los años 90s y jugar béisbol, ese es un buen trabajo", propuso Doug Marrone, head coach de los Jacksonville Jaguars. "No tendría a nadie de 300 libras corriendo hacia mí tratando de derribarme”.

Al crecer en Houston, Carl Crawford fue un atleta muy reclutado en tres deportes, y a pesar de ser un mariscal de campo zurdo, generó interés de potencias del fútbol americano universitario como USC, Michigan y Nebraska. Eligió el béisbol, a pesar de admitir que era su "tercer amor" detrás del fútbol americano y el baloncesto, cuando los Tampa Bay Rays le ofrecieron millones después de reclutarlo en la primera ronda. Continuó jugando 15 temporadas con los Rays, los Boston Red Sox y los Dodgers, ganando 180 millones de dólares a pesar de una OPS de su carrera (.765) que ocupa el puesto N° 755 en la historia de las Grandes Ligas.

El zurdo Jon Lester era un prometedor mariscal de campo de la escuela preparatoria donde creció en Tacoma, antes de que una lesión en el ligamento anterior cruzado durante su segundo año lo alejara del deporte. Ha ganado 162 millones de dólares en 13 años con los Red Sox, Oakland A's y Chicago Cubs.

"Esos zurdos que pueden lanzar son bastante codiciados por el béisbol de las Grandes Ligas, así que tal vez eso es todo", explicó el gerente general de los Broncos, John Elway.

Pero afortunadamente para los equipos con las primeras selecciones del draft que buscan un mariscal de campo este año, la tentación del béisbol no estuvo ahí para Tagovailoa, quien creció en Hawai'i.

"Mis padres trataron de meterme a otros deportes", dice. "Mi padre quería que jugara béisbol. Jugué a T-ball durante un año y medio. No pude hacerlo. Jugué de jardinero, y estaba ahí fuera jalando la hierba. El juego era tan lento. Me pusieron en primera base pensando que tendría mucha más acción. Simplemente no funcionó. Estaba jalando la hierba de nuevo”.

Young no compra el argumento del béisbol. "Es posible que algunos se vayan por el béisbol", dice. "Pero no parece que sea una relación uno a uno. No creo que haya niños zurdos por ahí que necesiten ser inspirados para querer jugar fútbol americano profesional. Si eres zurdo y amas el juego, vas a intentar como loco. Hay un problema de números, ya sea natural o antinatural".

Lo que cree es más probable, es que los zurdos están siendo alejados de jugar de mariscal de campo a una edad temprana por entrenadores de preparatoria que prefieren no ajustar su enfoque rígido y fijo.

"Vivimos en un mundo diestro", dice Young. "Y el fútbol americano es diestro. ¿Cuál es la primera jugada que aprendes a correr? 'Strong right dive', una jugada diestra. Las protecciones se enseñan a establecer separación para quarterbacks diestros porque eso es todo lo que ven. Si hay un problema, es un problema con los entrenadores. Siento que el problema comienza antes de la universidad. Los profesionales podrían decir: '¡Oye, nos encantan los zurdos!', pero no viene nadie. No hay nadie disponible para elegir. Es vergonzoso."

A veces, Young cree que es tan simple como encontrar jugadores y entrenadores que están dispuestos a poner el trabajo extra para que funcione. Cuando Young se unió a los San Francisco 49ers, Jerry Rice hizo saber que no le gustaba atrapar pelotas con giros zurdos. Pero cuando Young ganó el trabajo titular de manera permanente y Joe Montana fue traspasado a los Kansas City Chiefs, Rice sabía que no tenía elección.

"El asistente del gerente de equipamiento en ese momento era Ted Walsh", recalcó Young. "Ted era zurdo. Así que Jerry se iba con Ted después de la práctica. Y Ted lanzó a Jerry, sin broma, probablemente 30,000 pases durante esos primeros años. Porque Jerry dijo: 'Tengo que acostumbrarme a este giro loco'. Pero él es el único que dijo algo respecto.

Young dice que se puso en contacto con Tagovailoa en algún momento sólo para agradecerle por perseverar, manteniendo vivo el club de quarterbacks zurdos. Siendo zurdo, señaló, siempre había sido una ventaja en su carrera una vez que llegó a los profesionales. Los equipos opuestos no podían replicarlo.

"Un mariscal de campo zurdo presenta problemas para las defensas porque todos son diestros", dice Young. "Puedes intentar preparar a tu equipo para jugar contra un mariscal de campo zurdo, pero cada semana juegas con alguien que es diestro. Siempre pensé que había una ligera ventaja en eso".

La ironía de todo: Tagovailoa es en realidad un derecho natural.

"Mi padre era el único zurdo de nuestra familia", expresó Tagovailoa, que come diestro, juega golf con la derecha y sostiene un lápiz diestro. "Quería que yo también fuera zurdo, así que cambió la forma en que lanzaba. No toqué el ovoide con la derecha para lanzar, sólo lanzaba con la izquierda".

Young quedó atónito cuando oyó que Tagovailoa fue moldeado, no nacido, en el club de quarterbacks zurdo.

"Es bastante increíble, porque él entrega el balón con gran toque", dice Young. "Para tener ese tipo de habilidad natural, tiene algo zurdo en él. No me digas que es una habilidad aprendida. No sólo aprendes ese tipo de toque; está en su ADN".

Con el respaldo del más grande zurdo en el panteón de quarterbacks detrás de él, Tagovailoa está feliz de aceptar las peculiaridades y cargas de su situación, real o imaginarias.

"No creo que estaría aquí si fuera diestro", admitió. "Sólo sé que soy bueno con mi mano izquierda lanzando el balón".