Brett Favre envuelto en esquema de malversación de fondos en Mississippi

Brett Favre, quien reside en el estado de Mississippi, no enfrenta cargos criminales. AP Photo

JACKSON -- Una asociación sin fines de lucro envuelta en un esquema de malversación en Mississippi usó dinero de beneficencia federal para pagar al ex quarterback de la NFL, Brett Favre, 1.1 millones de dólares por múltiples compromisos como orador, pero Favre no se presentó a los eventos, señaló el auditor estatal el lunes.

Detalles de los pagos a Favre están incluidos en la auditoría del Mississippi Department of Human Services. El auditor estatal, Shad White, dijo que sus empleados identificaron 94 millones de dólares en gastos cuestionables por parte de la agencia, incluyendo pagos por actividades deportivas sin una clara conexión a la ayuda para gente necesitada en uno de los estados más pobres de los Estados Unidos.

Favre, quien reside en Mississippi, no enfrenta cargos criminales. El reporte de la auditoría lista pagos hechos a él como costos "cuestionables", lo que de acuerdo a White significa "que los auditores encontraron un claro malgasto o no pudieron verificar que el dinero se gastó de manera legítima". The Associated Press envió preguntas a Favre vía mensaje de texto y dejaron un mensaje para él con su agente Bus Cook, y Favre no respondió de inmediato.

Favre tampoco respondió inmediatamente a la petición de comentario de ESPN.

Los pagos hechos a Favre fueron realizados por el Mississippi Community Education Center, un grupo con contratos con el Department of Human Services para gastar dinero a través del programa Temporary Assistance for Needy Families. La auditoría señala que Favre Enterprises recibió 500,000 dólares en diciembre del 2017 y 600,000 dólares en junio del 2018, y se suponía que realizaría pláticas para al menos tres eventos. El reporte del auditor establece que "luego de una revisión de esas fechas, los auditores fueron capaces de determinar que el individuo contratado no habló o no estuvo presente en dichos eventos".

La auditoría fue realizada meses después de que un ex director de Human Services y otras cinco personas fueron indiciados por el estado bajo cargos de malversación por 4 millones de dólares. Se han declarado como no culpables y esperan juicio en lo que White ha descrito como uno de los mayores escándalos de corrupción en Mississippi en décadas.

"Si hubiera modo de malgastar dinero, parece que el liderazgo del DHS o sus beneficiados pensaron en ello y lo intentaron", dijo White el lunes.

White dijo que la auditoría a Human Services "muestra el malgasto más descarado que ha visto mi grupo en sus carreras".

La auditoría dijo que el Mississippi Center for Community Education también entregó 1.3 millones de dólares a un grupo denominado Victory Sports Foundation para celebrar tres campamentos de fitness de 12 semanas. White dijo que algunos participantes pagaron, pero no fueron evaluados para su elegibilidad por Temporary Assistance for Needy Families. La auditoría dijo que legisladores estatales y otros oficiales electos tomaron la clase de fitness de manera gratuita. White dijo el lunes que el grupo sin fines de lucro es responsable por el gasto cuestionable, no los participantes.

Un entrenador que dirige Victory Sports Foundation dijo no estar al tanto de que a la fundación se le pagó con dinero de beneficencia.

De acuerdo a la auditoría, dinero de beneficencia también se pagó a los luchadores Ted DiBiase, Ted DiBiase Jr. y Brett DiBiase, parte por trabajo que nunca se realizó, y fue empleado para otros fines relacionados a los deportes, incluyendo el patrocinio de un torneo de béisbol colegial y otros eventos de la NCAA.

John Davis fue director del Department of Human Services de enero del 2016 hasta julio del 2019, apuntado por el entonces gobernador Phil Bryant, un republicano que también apuntó a White al puesto cuando el auditor previo se hizo a un lado. Davis fue uno de los indiciados; otra fue Nancy New, quien fue directora del Mississippi Community Education Center. Davis, New y el resto de los acusados se han declarado no culpables y esperan su juicio.

El reporte de la auditoría señala que líderes del Department of Human Services, particularmente Davis, "participaron en una conspiración amplia y generalizada para circunvenir controles internos, leyes estatales y regulaciones federales", para dirigir dinero asignado a ciertos grupos y personas. Davis instruyó a dos grupos que recibieron fondos, el Mississippi Community Education Center y el Family Resource Center of North Mississippi, para gastar el dinero con ciertas personas y grupos en particular, de acuerdo al reporte de la auditoría.

White dijo que esas dos asociaciones sin fines de lucro recibieron más de 98 millones de dólares en fondos del Department of Human Services durante los tres años de Davis como director. La mayor parte del dinero llegó desde Temporary Assistance for Needy Families.

La auditoría también señala que el Mississippi Community Education Center entregó contratos por servicios a familiares de Davis, incluyendo una empresa propiedad de su cuñado y sobrino. Se estableció que el Family Resource Center usó dinero de beneficencia para adquirir un vehículo de más de 50,000 dólares y otro por casi 28,000 dólares. White dijo que el Department of Human Services debía asegurar los vehículos, porque fueron adquiridos con fondos públicos.

White dijo que la auditoría sería enviada al U.S. Department of Health and Human Services, y oficiales federales decidirán si se sancionará al estado por el malgasto.

Información de AP fue utilizada en la redacción de esta nota.