Ravens arrojan más pruebas positivas de COVID-19

Los exámenes adicionales practicados en Baltimore dieron más resultados positivos, incluyendo un jugador

Los Baltimore Ravens tuvieron pruebas positivas adicionales de COVID-19 el miércoles, indicó una fuente a ESPN, marcando el cuarto día consecutivo de un brote de coronavirus entre el equipo que provocó que se pospusiera el partido de este jueves contra los Pittsburgh Steelers.

Las pruebas positivas del miércoles incluyeron un jugador, un entrenador de posición y un miembro del personal, dijo una fuente a ESPN.

Hasta el miércoles, los Ravens tenían siete jugadores que dieron positivo por COVID-19 o fueron identificados como contactos cercanos. Miembros del cuerpo de entrenadores de los Ravens y personal de apoyo de los Ravens también dieron positivo.

El equipo emitió un comunicado el miércoles informando que un miembro del personal no mencionado había sido castigado "por conducta relacionada con los recientes casos de COVID-19 que han afectado a jugadores y personal de los Ravens".

Los Ravens ahora jugarán contra los Steelers el domingo a la 1:15 p.m. hora del este, ya que la NFL decidió posponer el partido para realizar más pruebas y rastreo de contactos, dijo una fuente a Dan Graziano de ESPN.

Baltimore cerró sus instalaciones el lunes por la mañana antes de abrirlas nuevamente en la tarde cuando el equipo realizó un repaso. Un día después, los Ravens cerraron sus instalaciones de nuevo luego de más pruebas positivas y realizaron todas las actividades del equipo de manera virtual, lo que continuarán haciendo este jueves.

El brote de los Ravens comenzó horas después de la derrota del domingo 30-24 en tiempo extra ante los Tennessee Titans, cuando el equipo se enteró que los corredores J.K. Dobbins y Mark Ingram habían dado positivo. El tackle nariz Brandon Williams después fue identificado como contacto cercano de alto riesgo.

Información de Jamison Hensley fue utilizada en la redacción de esta nota.