¡Súbanse al barco bucanero!

Tom Brady nos puede llevar a un segundo Super Bowl. Por eso les digo antes del juego, ¡todavía están a tiempo de subirse al barco bucanero!

Irle a un equipo perdedor de la NFL no es fácil. Sobran decepciones y faltan festejos, rara vez transmiten su partidos en la tele, pierdes dinero en apuestas provocadas por el amor a tus colores, y si en una tienda encuentras, de milagro, alguna sudadera con tu logo favorito impreso, será XXXL, lo único bueno es que tendrá un descuento que te despeinarás del gusto.

¿Cómo lo sé? Le voy a Tampa Bay Buccaneers. En serio.

Y no. No soy fanático de ocasión por Tom Brady, tengo más de 21 años perdiendo pelo por mi equipo. En el 2000 vi el uniforme exhibido en una tienda de Orlando, Florida, y fue amor a primera vista; súmenle que un par de años después fueron campeones, perdón, fuimos campeones del Super Bowl XXXVII.

Pensé que hice la elección de mi vida, pero el gustó me duró meses. A cambio, colecciono temporadas perdedoras y corajes memorables. Pero el deporte también tiene historias épicas, y hoy me toca disfrutar una a mí.

Cuando anunciaron que Tom Brady sería el nuevo quarterback de Tampa Bay, celebré por dos razones:

1.- Es el mejor mariscal de campo de todos los tiempos. Punto.

2.- Se iba Jameis “intercepciones” Winston.

Pero justo después de sacudirme el confeti por la incorporación de Brady, los Buccaneers anunciaron la llegada de su compadre Rob Gronkowski. El “yo soy fiesta” nunca tuvo tanto sentido. Para rematar, sumaron a Leonard Fournette y después se arriesgaron con Antonio Brown. En resumen, con la suma de Mike Evans y Chris Godwin, el potencial ofensivo era demoledor.

Sin embargo, los debates sobre Tampa Bay se llenaron de ‘peros’: Tom Brady es un fenómeno pero ya está viejo; ‘Gronk’ mantiene el físico pero viene del retiro; Fournette es rápido pero ya no corre como antes; Brown es de los mejores de la liga pero su indisciplina lo limita.

Casi 20 semanas después, mis Buccaneers están en el Juego de Campeonato de Conferencia por primera vez en 18 años, y yo sigo ronco desde el partido contra los Saints en postemporada. No sé si sigamos condenados a fracasar, pero cuando tienes una historia tan mediocre, cualquier resultado contra Green Bay será aceptado. Lo que sí les digo es que Tom Brady nos puede llevar a un segundo Super Bowl.

Por eso les digo antes del juego, ¡todavía están a tiempo de subirse al barco bucanero!