Tom Brady sabía desde abril del año pasado que necesitaría cirugía

El quarterback de 43 años de edad de los Buccaneers, Tom Brady, no ha tenido grandes limitaciones en el minicampamento obligatorio de Tampa Bay

TAMPA -- El quarterback de los Tampa Bay Buccaneers, Tom Brady, reveló este miércoles que sabía desde abril del 2020 que necesitaría una cirugía en la rodilla izquierda.

"Fue una lesión con la que lidié desde abril-mayo [del año] pasado", señaló Brady, quien se sometió a la intervención después de guiar a los Bucs al título de Super Bowl en febrero pasado. "Sabía que iba a tener que hacerme algo al final del año. Contento de haberlo hecho.

"Es algo que probablemente era necesario --ciertamente se necesitaba hacer-- y al fin fue un gran resultado. Me siento capaz de hacer algunas cosas diferentes este año que no podía hacer el año pasado".

Brady declinó dar detalles específicos de la lesión, señalando que es "un poco de la vieja escuela" en ese respecto.

"Lidias con [lesiones] y tratas de aprovecharlas al máximo", dijo Brady después de la segunda práctica de minicampamento. "Lo bueno es que soy capaz de dedicar mucho tiempo a otras partes. Estoy seguro de que enfrentaré diferentes adversidades este año, pero debí pasar mucho tiempo con esa lesión en particular, lo que sucede cuando sufres de algo que al final requiere cirugía para corregir".

Brady, quien no estaba en el reporte de lesionados durante la campaña del 2020, dijo que se sometió al procedimiento hace 15 semanas, este miércoles. Recibió permiso médico para lanzar hace tres semanas, con su única limitación siendo el head coach Bruce Arians marginándolo de los periodos con cargas por si algún linebacker exterior diera la vuelta con demasiada rapidez y lo chocara.

Brady ha lucido fuerte en las prácticas de minicampamento. El miércoles, durante un ejercicio de zona roja, conectó con Cameron Brate para dos recepciones en las diagonales, y luego en un pase de touchdown para Rob Gronkowski, quien realizó la atrapada con el defensivo colgando. También fintó a un defensivo antes de conectar con el receptor abierto Cyril Grayson --su tercera lectura-- para touchdown, y encontró al corredor Leonard Fournette en las diagonales mediante un pase corto.

Pero lo más notable del día de Brady fue la ofensiva de dos minutos. Después de convertir un pase de cuarta oportunidad con Chris Godwin, Brady halló al receptor Scotty Miller en un pase de 40 yardas en la esquina de las diagonales para un touchdown que recordó al Juego de Campeonato de la NFC de la temporada pasada.

"Sí, fue un poco de déjà vu", dijo Arians.

"Siento que estoy allí", expresó Brady. "Desde este punto al inicio del campamento de entrenamiento, siento que puedo trabajar mucho en la mejoría de fútbol americano, en lugar de rehabilitarte para regresar más hacia tu punto base".

Los únicos problemas del día para Brady llegaron en zona roja de 7 contra 7, donde fue interceptado por el safety Curtis Riley. Otro pase flotó demasiado alto y rebotó de las manos de Mike Evans, y uno más dirigido a Godwin fue desviado por el esquinero Carlton Davis. Brady también se vio obligado a deshacerse del ovoide.

"Simplemente, continuar viendo las diferentes coberturas, diferentes situaciones", explicó Arians cuando se le preguntó qué deseaba ver de su pasador de 43 años de edad para cerrar el minicampamento de tres días de los Bucs. "No fue su mejor periodo de zona roja. Fue bastante sólido. Pero nuestra defensiva está haciendo algunas cosas que, creo, nadie más en la liga está haciendo ahora, así que será buen entrenamiento para nosotros.

"Apenas puedo levantarme de la cama ... Y no soy mucho más grande", dijo en tono de broma el coach de 68 años de edad, Arians. "Pero sí, es un tipo increíble, el modo en que se cuida y entrena y se asegura. Se divierte tanto allá afuera. Puedes engañar a tu cerebro a sentirse bien".