Navy niega permiso a Cameron Kinley de jugar con Buccaneers

El back defensivo Cameron Kinley, quien firmó con los Buccaneers como agente libre no reclutado, está siendo requerido por Navy para ponerse en servicio como alférez y no se le permite apelar la decisión

La solicitud del esquinero novato Cameron Kinley de demorar su mandato con la U.S. Navy para poder jugar en la NFL para los Tampa Bay Buccaneers ha sido negado.

Kinley está siendo requerido por Navy para ponerse en servicio como alférez y no se le permite apelar la decisión, la cual no fue explicada según dijo Divine Sports and Entertainment, que representa a Kinley, en un comunicado.

Kinley, un capitán del equipo en Navy y presidente de su clase, firmó cono agente libre no reclutado con los Buccaneers y participó en el minicampamento para novatos del equipo, con permiso de Navy.

En un comunicado emitido el lunes por la tarde, Kinley dijo que "he pasado la pasada semana procesando mis emociones, dado que es muy difícil estar tan cerca de alcanzar mi sueño de la niñez y que me sea arrebatado". También dijo que "espero que la situación sea prontamente revertida para poder volver a competir sobre el campo y representar a la U.S. Navy".

"Como graduado de la Naval Academy, jugador de fútbol americano y veterano de combate condecorado, comprendo el compromiso de Cameron", dijo el cofundador de Divine Sports and Entertainment, Ryan Williams-Jenkins, en el comunicado. "También comprendo que hay modos en que puede cumplir con su encomienda al tiempo que representa a Navy y juega deportes profesionales. Jugué con el tres veces campeón del Super Bowl, Joe Cardona, quien todavía sirve a nuestro país como reserva para Navy. Si hay una directiva y un precedente permitiendo a otros atletas de academias de servicio perseguir esta oportunidad, ¿qué hace diferente a Cameron? Es importante notar que esto podría tener un impacto a largo plazo en su salud mental a futuro. Desea cumplir sus dos sueños de la niñez, jugar en la NFL y servir honorablemente a su país".

Divine Sports and Entertainment apuntó que jugadores de otras academias de servicio han recibido permiso para renunciar a sus encomiendas, citando a Jon Rhattigan de West Point, quien firmó con los Seattle Seahawks, y Nolan Laufenberg y George Silvanic de Air Force, que firmaron con los Denver Broncos y Los Angeles Rams, respectivamente.

Después de la decisión de Navy, Kinley, quien es originario de Memphis, escribió una carta la semana pasada a la senadora Marsha Blackburn (R-Tennessee), pidiendo su ayuda para contactar a Navy para cambiar su decisión.

"Estoy muy al tanto y acepto el compromiso que hice para servir cuando llegué a la Naval Academy, y no estoy pidiendo dejar de lado ese compromiso. En lugar de eso, quiero representar a mi país y a Navy como jugador de NFL como otros jugadores han sido capaces de hacer... Si se me permite una oportunidad en la NFL, usaré esa plataforma para promover el servicio, respeto por los servicios armados, y mostrar a los jóvenes que pueden tener éxito en las profesiones más demandantes, sin importar de dónde vienen", escribió en la misiva.

Kinley se graduó de la Naval Academy la semana pasada y presentó un obsequio a la Vicepresidenta Kamala Harris después de su discurso durante la ceremonia de graduación.

En el 2019, el entonces Secretario de la Defensa, Mark Esper, firmó un memorando bajo la dirección del entonces Presidente Donald Trump para abrir la puerta para que atletas en las academias de servicio puedan demorar su servicio militar activo para jugar deportes profesionales después de graduarse.