Revelan que Henry Ruggs conducía a 156 millas por hora, segundos antes del choque fatal

Fiscales también informaron que el nivel de alcohol en la sangre del ahora ex receptor abierto de los Raiders era el doble del límite estatal

El ex receptor abierto de Las Vegas Raiders, Henry Ruggs III, conducía a 156 millas por hora con un nivel de alcohol en la sangre dos veces por arriba del límite legal para Nevada, antes de que su automóvil se impactara en la parte trasera de un vehículo que se quemó, matando a una mujer de 23 años de edad, de acuerdo a los fiscales.

Ruggs tuvo su primera aparición ante la corte este miércoles para enfrentar cargos por conducir bajo el influjo del alcohol resultando en muerte, y conducción peligrosa, que podrían resultar en hasta 26 años de prisión estatal en caso de ser encontrado culpable. Los Raiders cortaron a Ruggs por la noche del martes, apenas horas después de la colisión, su hospitalización, y después de ser fichado en una cárcel de Las Vegas.

Fiscales dijeron que Ruggs viajaba a 156 millas por hora antes del choque y marcaba 127 millas por hora cuando se accionaron las bolsas de aire en su vehículo. El juez Joe M. Bonaventure dijo que no podía recordar velocidades tan altas involucradas en un choque durante su carrera judicial.

A Ruggs, apareciendo acompañado por sus abogados, David Chesnoff y Richard Schonfeld, no se le pidió declararse culpable o inocente, pendiendo de la presentación formal de cargos por parte del Fiscal de Distrito del Condado de Clark, Steve Wolfson.

El nombre de la mujer de Las Vegas que falleció en el Toyota RAV4 chocado y quemado junto a su perro no se dio a conocer de inmediato al público.

La policía de Las Vegas ha identificado a la acompañante de Ruggs como Kiara Je'nai Kilgo-Washington, de 22 años de edad, de Las Vegas.

Ruggs y Kilgo-Washington fueron hospitalizados con lesiones no especificadas que la policía determinó no ponían en riesgo sus vidas, después de que el Chevrolet Corvette que conducía chocó contra la Toyota cerca de las 3:40 a.m. del martes. Ruggs es dueño de una casa de 1.1 millones de dólares no lejos de donde ocurrió la colisión, de acuerdo a registros de propiedad.

El fiscal Eric Bauman dijo que información de la computadora para las bolsas de aire mostraron que el Corvette desaceleró de 156 millas por hora a 127 millas por hora antes de impactar a la Toyota. Bonaventure rechazó la solicitud de Bauman para una fianza de 1 millón de dólares, e impuso la fianza, a petición de Chesnoff, en 150,000 dólares con condiciones estrictas, incluyendo confinamiento domiciliario, seguimiento electrónico, no alcohol, no conducción y la entrega del pasaporte de Ruggs.

Bauman dijo que el nivel de alcohol en la sangre de Ruggs era de 0.161 por ciento. La policía había dicho previamente en un comunicado que Ruggs "mostró señales de estar afectado". Bauman también reveló que un arma de fuego cargada se encontró en el piso del automóvil.

Bonaventure fijo la fecha para la siguiente aparición de Ruggs ante la corta para el 10 de noviembre.

Wolfson dijo que fuera de la corta que podría levantar un cargo por el arma, y espera levantar un segundo cargo por conducir bajo el influjo contra Ruggs con base en las serias lesiones en el brazo que sufrió Kilgo-Washington.

La libertad probatoria no es una opción en Nevada para una convicción por un cargo de conducir bajo el influjo causando la muerte, que conlleva una posible sentencia entre dos y 20 años en prisión estatal. La posible sentencia por conducir peligrosamente es de uno a seis años en prisión, con la posibilidad de libertad probatoria.

Los Raiders no esperar la actuación de las cortes, enviando un corto comunicado el martes por la noche para anunciar la baja de Ruggs.

El equipo y la liga habían emitido comunicados previamente en el día, señalando estar al tanto del choque, ofreciendo condolencias a la familia de la mujer fallecida, y prometiendo recopilar los hechos respecto a lo que la NFL describió como "este devastador accidente".

Ruggs perdió a un amigo de la infancia, Rod Scott, en un accidente automovilístico en el 2016, y el receptor le rendía tributo levantando tres dedos al cielo --Scott portaba el N° 3-- después de jugadas grandes.

Se suponía que Ruggs sería una piedra angular para los Raiders después de ser seleccionado N° 12 global en el draft del 2020 de la NFL luego de tres años en Alabama, incluyendo el título nacional del Crimson Tide como freshman en el 2017.

Los Raiders, líderes de la AFC Oeste con marca de 5-2, han ganado dos en fila bajo el head coach interino Rich Bisaccia, y ahora vuelven al campo esta semana sin su receptor líder en yardaje. Visitarán a los New York Giants (2-6) el domingo.

Con 24 recepciones para 469 yardas y dos touchdowns, el promedio de 19.5 yardas por atrapada de Ruggs era segundo en la NFL entre receptores con al menos 20 atrapadas.

El choque llegó menos de un año después de que el corredor de los Raiders, Josh Jacobs, chocara un automóvil deportivo en la pared de un túnel en una de las vías de McCarran International Airport en Las Vegas.

Jacobs recibió varias puntadas en la frente e inicialmente se le levantaron cargos por conducir bajo el influjo, pero esos cargos fueron retirados una semana después porque el nivel de alcohol en la sangre de Jacobs no alcanzó el 0.08 por ciento necesario para darle seguimiento al caso. Chesnoff y Schonfeld representaron a Jacobs en ese asunto, que fue cerrado en marzo después de que Jacobs fungiera como mentor en un Boys & Girls Club y pagara una multa de 500 dólares para resolver una violación de tránsito por no ejercer el debido cuidado.

Información de Paul Gutierrez y AP fue utilizada en la redacción de esta nota.