Excompañero de Ronaldinho recordó sus increíbles entrenamientos, su bebida favorita y por qué no iba a los cumpleaños

Ronaldinho Gaúcho escribió su nombre en la historia del Atlético Mineiro tras proclamarse campeón de la Copa Libertadores. También marcó la carrera de casi todo esa plantilla, quienes tuvieron la oportunidad de compartir el día a día con el exjugador del Barcelona.

Uno de ellos fue Serginho, actualmente de 35 años y vistiendo la camiseta de Santo André en el Campeonato Paulista. En entrevista con ESPN.com, contó detalles de cómo fue convivir con Ronaldinho, desde lo que hacía en los entrenamientos hasta lo que hacía fuera de la cancha.

"¡Si alguien habla mal de Ronaldinho en Galo, te metes en una pelea! No por el jugador que era, todo el mundo sabe de lo que era capaz, sino por la persona. Sobre el césped ya le habíamos visto rendir a un altísimo nivel en otros clubes, no era nada nuevo. La mayor expectativa era su día a día, la persona. Nos sorprendió positivamente", recordó Serginho.

Adicción al café y los chistes

Una de las costumbres de Ronaldinho que quizás pocos conocen es que el crack es fanático del café, su bebida favorita en las concentraciones. "Era adicto, le gustaba beber mucho incluso de noche".

Por otra parte, al astro le gustaba escuchar un buen chiste y tenía su 'cómico' favorito en aquella plantilla del Atlético. "Cuando se trata de un grupo, fue uno de los mejores de mi carrera. El nuestro estaba tan unido que nuestras comidas duraban dos horas, nos quedábamos... A Pierre le encantaba contar chistes, y Ronaldinho le pedía que contara más".

Cáscaras

Las cáscaras en los entrenamientos son una de las tradiciones del equipo de Cuca. Serginho era uno de los líderes del equipo, mientras que Pierre comandaba otro. El equipo perdedor donaba canastas de comida.

"Yo (Sergiho) era líder de un equipo, y Pierre, de otro. Ronaldinho estaba en su equipo y Cuca en el mío. Nos lo tomamos muy en serio. Una vez, Cuca lastimó a (Leandro) Donizete para que tengan una idea. No había portero en ataque ni delantero centro en defensa. La gente se enojaba cuando perdía. Cuando perdió, Pierre dijo que Ronaldinho no lo había hecho bien. Entonces Ronaldinho dijo que se iba a mi equipo, y Pierre no aceptó que cambiara", señaló entre risas.

Ausente en los cumpleaños

Una curiosidad del Atlético-MG es que Ronaldinho era una ausencia segura en los cumpleaños de la familia de los jugadores. El motivo, no tenía nada que ver con la unión de los deportistas.

"Una vez la mujer de Pierre organizó una fiesta sorpresa con toda la plantilla del Atlético-MG. Casi todos iban a las fiestas de los hijos de los jugadores. El único problema es que Ronaldinho no podía ir a esos eventos... Porque, para mí, era normal vivir con él a diario; pero para mi familia no lo fue. Entonces nunca podría disfrutar de las fiestas, porque la gente en el buffet estaría encima de él. Agradecía las invitaciones y se molestó porque no pudo ir", recordó Serginho.

Brillaba en los entrenamientos

Y la calidad que mostró Ronaldinho en los partidos también la mostraba en los entrenamientos. "En el día a día, era absurdo lo que hacía en los entrenamientos".

"En el campo, lo que hacía era absurdo. Después del entrenamiento parábamos, jugaba con el balón, solo, practicaba tiros libres... Practicaba mucho el tiro raso para pasar por debajo de la barrera. Intentabas emularlo y no podías".

"Ronaldinho le pidió al portero que ejecutara un saque de meta para poder controlar el balón en el centro del campo. ¡Era impresionante! ¡Hacía pases con la espalda, espinilla y talón!", indicó.