Uno por uno del Barcelona

Aunque el club blaugrana no mostró su mejor versión, su futbol le alcanzó para el triunfo. AP

PRAGA -- TER STEGEN. Sobresaliente. Salvó hasta cinco remates de gol, a cual más difícil de evitar, y mantuvo en pie al Barça en los momentos más complicados del equipo. Auténtica clave del partido. Hasta el último suspiro.

SEMEDO. Sufrido. Aprovechó de entrada la autopista que se le abrió por su banda pero poco a poco fue perdiendo profundidad, sufriendo en defensa ante las subidas por su banda del Slavia, aunque manteniéndose firme y seguro.

PIQUÉ. Fuerte. Mantuvo el tipo con firmeza, bien por arriba y tapando como buenamente pudo los huecos que se abrían, liderando a una defensa que sufrió demasiado.

LENGLET. Decreciente. Entró a lo grande en el partido, presionando incluso en el área rival y controlando su zona con calma… Pero se fue retrasando ante el agobio al que le sometió el rival.

JORDI ALBA. Asustado. Como Semedo, fue de más a menos en faceta ofensiva, tapó como buenamente pudo la banda y se le vio menos de lo esperado en ataque.

BUSQUETS. Agobiado. La presión a la que fue sometido le provocó muchos problemas. Mejor en la combinación que en el repliegue, no pudo tapar lo necesario el agobiante ataque checo. Fue sustituido por Vidal en el minuto 78.

DE JONG. Equilibrado. Le dio argumento al juego del Barça, sabiendo hacia donde dirigir el balón, combinando con acierto y trabajando a destajo en defensa.

ARTHUR. Apagado. Bien de entrada, se diluyó rápido. Ofreció una genial asistencia a Messi para el 0-1 y en cuanto el rival se puso a correr no pudo seguir el ritmo. Le sustituyó en la recta final Rakitic.

MESSI. Presente. Inició y acabó la jugada del 0-1, apenas comenzar el partido, y fue un constante dolor de cabeza para los rivales, dirigiendo con solvencia, cuando podía, el juego de ataque azulgrana. Le faltó acompañamiento.

GRIEZMANN. Inconsistente. Jugando bien de primeras, buscándose con Messi y Suárez, desapareció antes de llegarse al descanso, pasando desapercibido hasta que le sustituyó Dembélé.

SUÁREZ. Perdido. Ya son 20 partidos sin marcar lejos del Camp Nou en Champions. Remató sin suerte ni fortaleza hasta en cuatro ocasiones. Trabajó como siempre… Pero sigue el gafe.

VIDAL. Centrado. Entró por Busquets para intentar recuperar la solvencia en el centro del campo. No destacó.

DEMBÉLÉ. Rápido. Sustituyó a Griezmann e imprimió más viveza y rapidez al juego ofensivo, colaborando también en defensa.

RAKITIC. Anecdótico. Ocupó el puesto de Arthur en la recta final con el objetivo de controlar. Pasó desapercibido.