Champions League, capítulo VII: eliminatorias con sabor a sentencia

Ocho eliminatorias y siete con el sabor a la sentencia. Siete de los ocho campeones de la fase de grupos ganaron como visitantes, fallando solo la Juventus en Portugal y quedando sentenciados, a falta de milagros que no se contemplan, los pases de Manchester City, Bayern Múnich, PSG y Liverpool.

Todavía pueden aspirar a la remontada, Sevilla, Atlético y hasta Atalanta y deberá remontar en Turín la Juve al Porto, entendiéndose que los ocho protagonistas de los cuartos tendrán a sus dos grandes favoritos, Bayern y City, y a una colección de aspirantes que prometen emoción.

Todo ello, claro, si no hay sorpresas en los partidos de vuelta y los Mbappé, Haaland, Salah, Lewandowski y demás pierden la efectividad que tuvieron en estos primeros asaltos de unos octavos con sabor a despedida.

BARCELONA 1-4 PARIS SG. Atropello. Sin Neymar, ni Di María, pero con Mbappé. Y con Verratti, Kean, Paredes y demás el PSG pasó por encima del Barcelona con una facilidad tan insultante como inesperada. Que el campeón francés podía ser considerado favorito en la eliminatoria no provocaba que nadie pudiera sospechar un atropello de tal magnitud. El 1-0 marcado por Messi, de penalti, apenas fue un espejismo ante la reacción furibunda de un rival que igualó en un santiamén y arrasó a un Barça entregado y que, perdiendo por primera vez en su historia dos partidos consecutivos de Champions en el Camp Nou, prácticamente se despidió de Europa.

LEIPZIG 0-2 LIVERPOOL. Resurrección. En plena depresión, después de enlazar tres derrotas en la Premier frente a Brighton, Manchester City y Leicester que prácticamente sentencian su suerte en el torneo local, el Liverpool resucitó con solvencia en Budapest, donde le recibió un Leipzig que le plantó cara en la primera parte y se desintegró tras el descanso, a partir del 0-1 logrado por Salah. Mané, casi de inmediato, sentenció la victoria y dejó franco el pase a los cuartos de final.

PORTO 2-1 JUVENTUS. Aire. El que le dio Federico Chiesa con su gol a la Juventus en la recta final de un partido que dominaba el Porto por 2-0 gracias a las dianas de Taremi y Marega, al comienzo del partido y al reinició tras el descanso que dejaron al equipo de Andrea Pirlo muy tocado. La Vecchia Signora dominó el juego pero no tuvo definición, muy marcado Cristiano Ronaldo y salvó los muebles casi al final para encarar una vuelta en la que le valdría el 1-0 con el que ya ganó al equipo portugués en esta misma eliminatoria de 2017.

SEVILLA 2-3 BORUSSIA DORTMUND. Haaland. Si Mbappé se exhibió en el Camp Nou en martes, al día siguiente le respondió Haaland con una actuación soberbia en Sevilla, donde marcó dos goles y asistió en otro para liderar la victoria de un Borussia Dortmund muy solvente ante la impotencia del Sevilla, que se avanzó en el marcador por medio de Suso y consiguió mantener un mínimo de opciones casi al final gracias al gol de Luuk de Jong. El balón y las llegadas fueron del equipo andaluz, pero la definición y el instinto asesino fue germano, con el liderazgo de un goleador llamado a marcar época.

ATLÉTICO 0-1 CHELSEA. Sumisión. El temido derrumbe que todos los equipos sufren durante la temporada le ha ido a tocar al Atlético en el momento en que empieza a decidirse la suerte del curso. Sorprendido por el Levante en la Liga con dos tropiezos casi consecutivos que han mermado mucho su ventaja al frente de la clasificación, su desplazamiento obligado a Bucarest para recibir al Chelsea no pudo ser más desafortunado. Poco incisivo, cediendo terreno al rival y casi sin remate, Luis Suárez añadió otro partido para olvidar en Europa y Giroud, con un gol sensacional, le dio la victoria a un Chelsea que se acerca a unos cuartos de final de Champions que no disputa desde 2014.

LAZIO 1-4 BAYERN MÚNICH. Sentencia. Apenas necesitó 25 minutos el Bayern para arrodillar a una Lazio siempre a remolque y enfocada, desde el principio, a defenderse del avasallamiento de un rival que le dominó como quiso. Nueve minutos necesitó Lewandowski para abrir la lata y apenas comenzar la segunda parte Acerbi anotó un 0-4 que ya no ofrecía ninguna clase de discusión. Campeón en activo, el gigante alemán mostró músculo sin dar ninguna opción a un rival rendido.

ATALANTA 0-1 REAL MADRID. Aliño. Le costó pero se sumó a las victorias foráneas el Madrid de Zidane, imponiéndose en Bérgamo al Atalanta gracias a un solitario gol de Mendy a cuatro minutos de la conclusión que rompió la ferrea resistencia de un rival que se quedó muy pronto en inferioridad por la expulsión de Remo Freuler pero que le aguantó el tipo hasta el último suspiro. Vinicius tuvo las mejores ocasiones merengues, Muriel protestó un pisotón de Lucas Vázquez del que no quiso saber nada el árbitro y cuando daba la sensación de que el Madrid debería conformarse con la igualada, su trabajo de aliño, durante todo un partido dominado con amplitud, un disparo sorprendente del lateral francés le regaló una victoria de oro que le da muchas opciones a meterse en los cuartos.

BORUSSIA MÖNCHENGLADBACH 0-2 MANCHESTER CITY. Calidad. Ya son 19 las victorias consecutivas que suma el Manchester City de Pep Guardiola, que desde el 19 de diciembre (0-1 en Southampton) no hace más que ganar. Lleva enlazados 13 triunfos que le convierten en favorito único para conquistar la Premier y este miércoles dio un paso de gigante hacia los cuartos de final venciendo con solvencia en Budapest por un claro 0-2 al Borussia Mönchengladbach, que mantuvo el tipo media hora pero no resistió la exhibición futbolística de los citizens. Dos jugadas nacidas en el centro de Cancelo las continuó Bernardo Silva, primero para lograr el 0-1 en la primera mitad, después para asistir a Gabriel Jesús en la segunda. Nadie detiene a un City en estado de gracia.