Diez años después

ESPN

Guardiola ha revolucionado el deporte. Le ha dado otra dimensión al fútbol.

Diez años después, Pep Guardiola vuelve a una final de Champions. Finalmente, llega a la gran cita sin el Barça. Sin Messi.

La gran etiqueta que acompaña los “fracasos” de Pep en su era post Barcelona, está a punto de disolverse, si es que el Manchester City hace válidos los pronósticos y conquista “la Orejona”.

Si bien, Guardiola ha tenido la gran fortuna de tener un portafolio lleno de billetes para armar un equipo contendiente de Europa, el trabajo, el proyecto y las ideas han acompañado el trayecto del que para muchos es el mejor técnico del mundo.

Guardiola ha revolucionado el deporte. Le ha dado otra dimensión al fútbol. Ha hecho mejores a la mayoría de sus futbolistas y ha llevado el rol del entrenador a un nivel superlativo que radica no sólo en acomodar de mejor manera a sus dirigidos dentro del terreno de juego, sino que su gran virtud radica en hacerlos mejores en una o dos posiciones, priorizando siempre la generación de espacios con la posesión de la pelota como su vital prerrogativa.

El convencimiento de Guardiola sobre los suyos, los ha llevado a entender que la disposición para desmarcarse, habilitarse y generar movimientos que vuelvan vulnerable al rival es tal que no importa lo que el rival haga sino lo que los obliguen a hacer.

Guardiola estudió y aprendió de los libros de “licenciatura” de Cruyff para escribir sus propios textos de maestría y de doctorado. El fútbol moderno es uno antes y uno después de Pep.

Nadie puede negar que su éxito viene acompañado de grandes cantidades de dinero para armar un proyecto que acompañe su idea. Pero tampoco nadie puede negar que el fútbol es un mejor deporte gracias a Guardiola.

La gran encomienda será ahora ganar la Champions League. Más que ganar al rival deberá vencer la etiqueta que tanto molesta el cuello de su camiseta. Aquella que dice que fuera del Barça, no puede volver a conquistar Europa.