Bayern Munich aguarda relajado por un Barcelona urgido y 'tocado'

play
¿Puede ganarle Barcelona al Bayern y avanzar en Champions? (4:20)

Nuestros especialistas debaten el futuro del equipo culé en Champions. ¿Es posible que no avance a octavos? (4:20)

BARCELONA -- El Bayern Munich, seis victorias en los últimos siete partidos desde que sufriera en Mönchengladbach la peor derrota (5-0) desde el 5-1 que le endosara el Eintracht en noviembre de 2019, espera al Barcelona el miércoles repleto de moral, catapultado en el liderazgo de la Bundesliga tras ganar el sábado a domicilio al Borussia Dortmund y presentando unos números que asustan en comparación con el equipo azulgrana.

Suma 79 goles el Bayern tras haber jugado 22 partidos oficiales por solo 25 el Barça en 20 encuentros. Solamente una vez se quedó sin marcar el cuadro bávaro y ya son seis los encuentros sin anotar del conjunto barcelonista, que con la derrota ante el Betis acumula ya seis y no llega al 50 por ciento de partidos ganados (ocho de veinte) mientras los de Julian Nagelsmann han vencido en 18 de sus compromisos.

"Sabemos que es un partido muy difícil... Pero no sé si nunca ganó el Barça en Munich", preguntó con algo de sorna Xavi Hernández, sabedor de que, efectivamente, nunca ocurrió puesto que en sus cinco visitas anteriores el equipo azulgrana sumó dos empates y tres derrotas.

La comparación actual entre los dos clubs es desalentadora y retadora a partes iguales para el Barcelona. Si aclarador resulta colocar en el escenario el 0-3 con que los alemanes vencieron en el Camp Nou el 14 de septiembre, terrible resulta recordar el 8-2 con el que fue aplastado el Barça en Lisboa en agosto de 2020, contando con que ocho de los futbolistas que jugaron en la capital portuguesa siguen en la plantilla azulgrana... Y que muy probablemente cinco de ellos (Ter Stegen, Piqué, Alba, Busquets y De Jong) volverán a ser titulares el próximo miércoles en Munich.

GOL

Poderoso en el plano físico y ausente de cualquier tipo de compasión con los rivales, el Bayern lleva al límite una máxima de Pep Guardiola, cuando proclamaba que el mayor respeto por un rival era, es, no darle respiro. Lo hizo el hoy entrenador del Manchester City después de ser criticado su Barça por aplastar (9-0) al Hospitalet en diciembre de 2011 en un partido de Copa...

Algo similar a lo que hizo el conjunto de Nagelsmann con el modesto Bremer SV, de la quinta categoría y al que apabulló por 0-12 en la primera ronda de la DfB Pokal. Lo hizo, en agosto, con un equipo repleto de suplentes y en el que Eric Choupo-Moting anotó un poker de goles, ausente por descanso Robert Lewandoski, reservado para partidos de más alta exigencia.

El delantero polaco suma 27 goles en 21 partidos esta temporada, dos más que todo el Barça en conjunto, y se reencontrará con el equipo azulgrana una semana después de quedar por detrás de Leo Messi en el Balón de Oro, lo que provocó una "profunda decepción" en su compañero Thomas Müller.

"Desde un punto de vista bávaro, polaco y también alemán, la concesión del Balón de Oro fue una decepción. Para mí es una gran motivación en el partido de Champions contra el FC Barcelona" avisó el futbolista germano, con un discurso que resume el sentimiento con que espera la plantilla germana la visita azulgrana.

De los 27 goles de Lewandowski a los 8 de Memphis Depay, máximo realizador del Barça y que suma las mismas dianas que Gnabri o una menos que Sané, cuatro más que Ansu Fati, que no podrá jugar el miércoles y deja a la vista que es el gol el mayor déficit que acusa un Barcelona que dependiendo de sí mismo en Munich no podrá evitar mirar de reojo hacia Lisboa, confiando en un tropiezo milagroso del Benfica frente al Dynamo Kiev.