Junior Messias, un repartidor que jugaba torneos amateur, ahora es la esperanza del AC Milan

El brasileño de 30 años es una de las sorpresas del Milan esta temporada

Junior Messias ha sido la principal sensación en los últimos partidos del AC Milan, que se enfrenta al Liverpool este martes en la última jornada de la fase de grupos de la Champions League. El equipo italiano necesita ganar el duelo y esperar que el Porto del mexicano Jesús Corona pierda con el Atlético de Madrid para garantizar su lugar en los octavos de final de la competición.

Los partidos de Milán por la Serie A los puedes disfrutar por ESPN y Star+.

A sus 30 años, el brasileño tiene una historia de vida muy poco común en el fútbol. Nacido en Ipatinga, no pasó por las categorías inferiores de los grandes clubes de Brasil y casi siempre jugó en el balompié no profesional.

En 2011 decidió viajar a Turín, Italia, junto a su hermano en busca de su sueño de ser jugador, pero no pudo obtener la documentación necesaria. Entonces, decidió quedarse a trabajar y su hermano decidió regresar a Brasil.

Junior trabajaba como repartidor de electrodomésticos para una empresa peruana, que se convirtió en la segunda familia del brasileño. Mientras tanto, jugaba en los campeonatos amateur de la región los fines de semana.

Después de casi cinco años, consiguió la documentación que necesitaba y el atacante pudo trabajar en equipos profesionales. Junior, de 24 años, fue fichado por el Casale de la quinta división en la temporada 2015/201. El carioca marcó 21 goles y logró ayudar al equipo a ascender.

Posteriormente, pasó una temporada en el Calcio Chieri, de la Serie D italiana, antes de pasar al Pro Vercelli, de la Serie B. Por problemas de documentación, estuvo fuera de acción durante casi media temporada y tuvo que volver a la Serie D para jugar con el Gozzano.

"A menudo pensaba en rendirme, ya que había acordado un salario y me lo recortaron más de la mitad. Entonces, pensé que tenía que buscar algo para hacer. Volví a la Serie D y es aún más difícil porque das un salto de calidad a la Serie B y luego tienes que volver. Mentalmente es difícil, pero Dios me dio fuerzas y seguí", dijo a 'Band' en 2020.

Tras dos años en el equipo y con acceso a la Serie C, Crotone lo contrató para jugar en la Serie B en 2019. En su primera temporada fue subcampeón y ayudó al equipo a llegar a la élite italiana.

La temporada pasada registró 9 goles y cuatro asistencias, pero no pudo evitar la caída del equipo a Segunda División. Sin embargo, las actuaciones del jugador llamaron la atención del AC Milan, que lo fichó a mediados de año.

Tras sufrir algunas lesiones al inicio de temporada, el brasileño se volvió decisivo. Marcó el gol de la victoria ante el Atlético de Madrid que mantuvo vivo al AC Milán en la Champions League. Además, marcó dos goles en la victoria por 3-0 ante el Génova, en el Campeonato de Italia el pasado miércoles.

Hoy es una de las opciones del técnico Stefano Pioli y quiere dejar atrás el pasado por el presente prometedor.

"Estoy aquí porque me lo merecía. Ya hablé suficiente sobre mi historia y lo que hice. Ahora quiero hablar de mi futbol y de lo que hago hoy", declaró en una entrevista con 'Sky Sports'.