El 'Gigante de la Concacaf' acapara los estadios más grandes de la Copa Oro

Getty Images

México es la única selección, de las 16 que participan en la Copa Oro, que juega todos su partidos en estadios con un mínimo de capacidad para 60 mil aficionados, ni Estados Unidos ni Costa Rica cumplen esa condición. El Tricolor es el principal atractivo en la competencia de la Concacaf.

La Selección Mexicana convocó a 177 mil 410 aficionados durante sus partidos en la fase de grupos. Sus primeros compromisos los disputó en los tres estadios más grandes de los 17 seleccionados por la Copa Oro: Rose Bowl (92,600), Broncos Stadium (76,124) y el Bank of America Stadium (75,525).

En promedio, el costo de boleto por partido estaba en 70 dólares, por lo que la Concacaf ingresó un aproximado de 12 millones y medio de dólares por taquilla, en la primera fase.

Estados Unidos, que es el otro equipo atractivo de la Copa Oro, ha jugado la mayoría de sus compromisos en estadios que tienen una capacidad mínima de 60 mil personas, pero su debut, contra Guyana, lo jugó en el Allianz Arena, un inmueble con un aforo menor a 20 mil aficionados.

El estadio con menos capacidad en el que jugará México, durante el torneo de la Concacaf, será el Soldier Field de Chicago, con aforo para 61 mil aficionados, y eso ocurrirá sólo si llega a la final. El Tricolor es el principal atractivo y desde los juegos de preparación promedia entradas por arriba de cincuenta mil aficionados.