Lo que necesita resolver el Barcelona para fichar a Lewandowski

play
Getafe-Barcelona, partido de poca agresión: 0-0 (2:11)

El equipo de Quique Sánchez Flores logró el punto que le aseguró la permanencia a los Azulones en LaLiga. (2:11)

BARCELONA -- El Barcelona, una vez cerrada la consecución de la segunda posición liguera que le dará acceso a disputar la Supercopa de España (jugará la semifinal contra el Real Betis mientras el Real Madrid se enfrentará al Valencia en enero de 2023), acelerará en los próximos días la remodelación de su plantilla, tan pendiente de las bajas que intentará consensuar con los futbolistas con los que no cuenta Xavi Hernández como de los refuerzos que pueda conseguir.

Con la plantilla de descanso hasta el viernes, el entrenador ya mantuvo el lunes una primera toma de contacto con Mateu Alemany y Jordi Cruyff en la que comenzaron a perfilar las operaciones que se quieren llevar a cabo.

Ahí emerge el nombre de Robert Lewandowski como el objetivo principal, pero su fichaje ni está encaminado ni se adivina fácil hoy por hoy en el Camp Nou.

Aunque el director deportivo del Bayern Munich, Hassan Salihamidzic, admitió que el polaco "quiere dejar el club" y el propio futbolista abrió de forma indisimulada la puerta a su salida este verano, el director general de la entidad, Oliver Kahn, se mostró contundente durante las celebraciones del título de la Bundesliga. "Lewa tiene contrato y lo va a cumplir. Stop. Basta”, proclamó el ex portero alemán, mostrando un seguridad de la que no se quiere hablar en el entorno barcelonista.

De hecho en el Barça actual la política deportiva va ligada al delicado estado económico del club y pendiente tanto de concretar la venta del 49 por ciento de BLM, su empresa de 'retail', al consorcio Fanatics Investindustrial (que de acuerdo con lo publicado por el portal especializado 2Playbook y no negado desde el club le representaría un ingreso cercano los 200 millones de euros) como de rebajar la masa salarial de la plantilla, atacar el fichaje de Lewandowski se mantiene a la espera de conocer si habrá suficiente margen para llevarlo a cabo.