Barcelona destinará 208 millones de dólares en el mercado de fichajes

play
Richard Méndez: 'No creo que sea momento para esperanzarse con el Barcelona' (4:38)

Nuestro especialista considera que cada vez se ve más complicada la llegada de Robert Lewandowski al conjunto blaugrana. (4:38)

BARCELONA -- El Barcelona tiene previsto destinar hasta 208 millones de dólares en el mercado de fichajes, la mitad de la cifra que estima ingresar por la venta de otro 15 por ciento de sus derechos de televisión y una vez concretada la primera parte de un 10 por ciento por 207 millones el 30 de junio que sirvió para cerrar el ejercicio con beneficios.

Por esta nueva operación, la segunda de las 'palancas' anunciadas, la directiva de Joan Laporta confía obtener cerca de 417 millones de dólares y el fondo norteamericano Sixth Street vuelve a aparecer como el mejor posicionado para cerrar el acuerdo, que se quiere hacer efectivo antes del 17 de julio, cuando la plantilla de Xavi Hernández comience la gira de pretemporada por Estados Unidos.

Parada, ahora, está en cambio la negociaciòn por la venta del 49.9 por ciento de BLM, la empresa de marketing y que el club tenía muy avanzada con el consorcio Fanatics e Investindustrial. Las diferencias entre las dos partes provocaron un cambio de guión durante las últimas semanas en la cúpula barcelonista, hasta el punto que el Barça se plantea rebajar el porcentaje de venta a un 25 por ciento y abandonar la urgencia que se estimó en un principio.

La directiva azulgrana entiende que con la segunda palanca televisiva recuperará suficiente músculo financiero como para acudir al mercado de fichajes con solvencia y encarar la próxima temporada a salvo de amenazas, con una plantilla, además, que regenerará la ilusión de los aficionados y le dará el impulso necesario.

NOMBRES PROPIOS

Robert Lewandowski, Jules Koundé y Raphinha son los tres objetivos principales, a los que se añaden los nombres de Bernardo Silva (pendiente éste de la decisión final de Frenkie de Jong), César Azpilicueta y Marcos Alonso.

Estos son los futbolistas por los que trabaja el club azulgrana y que se sumarían a Franck Kessié y Andreas Christensen, que llegarán al Camp Nou libres de contrato y cuya presentación se estima llevar a cabo en los próximos días.

Por el delantero polaco, el Barça ya remitió una tercera propuesta al Bayern Munich que no fue tenida en consideración por el club germano, pero que se mantiene como tope en el Camp Nou. El propio presidente azulgrana, durante un encuentro informal con periodistas a última hora del viernes, convino que esta es la cantidad máxima que el club está dispuesto a pagar por el jugador aunque podría añadirse algo más en concepto de variables.

A partir de aquí, el Barça esperará acontecimientos, sabedor de la presión que el propio Lewandowski ejercerá sobre el Bayern, llegándose a especular que podría no acudir a entrenarse el 12 de julio, cuando está citado por el técnico de los bávaros Julian Nagelsmann.

Raphinha es el segundo nombre propio en el que trabaja a marchas forzadas el Barça. Aunque el Leeds United tiene propuestas mejores, la insistencia del delantero brasileño por llegar al Camp Nou y la intermediación de Deco, su representante y que también trabaja para el Barcelona, mantiene abierta la puerta de la operación. El club no desmintió estar en disposición de pagar, a plazos, más de 52 millones de dólares por el extremo sin descartarse, tampoco, la posibilidad de abaratar el trato con la inclusión de algún jugador de los descartados por Xavi... Siempre que el futbolista en cuestión estuviera de acuerdo y fuera de interés para el club inglés.

La negociación por el central Jules Koundé con el Sevilla se reconoce en el Barça que está todavía en una fase más embrionaria, aunque la necesidad del club andaluz por vender provoca optimismo, más aún después de estar prácticamente cerrada la salida de Clément Lenglet, cedido, al Tottenham.

Igualmente existe confianza en convencer al Chelsea por negociar a bajo precio las salidas de Azpilicueta y Marcos Alonso. Al segundo le queda un año de contrato y con el primero existía un acuerdo verbal con el club de Stamford Bridge de dejarle marchar este verano, pero que los nuevos dueños se resisten de entrada a aceptar aduciendo que se activó una renovación automática.

Menos claro es el caso de Bernardo Silva. Más allá de que Pep Guardiola avisara en su día que estimaba muy difícil que el mediocampista portugués pudiera abandonar el Manchester City, su fichaje está condicionado directamente a la salida de Frenkie de Jong.

El neerlandés, citado en principio el día 11 en Barcelona, se mantiene firme en su deseo de continuar en el Barça a pesar de que el club tiene muy avanzadas las conversaciones para traspasarle al Manchester United y solo si aceptase su salida el club azulgrana activaría el fichaje de Bernardo Silva o de otro centrocampista para sustituirle.