Franck Kessié, más poder africano para el Barcelona

play
Franck Kessié: "Llego al mejor club del mundo" (1:23)

El refuerzo del Barcelona narró cómo fue la comunicación con Xavi y el consejo de Ibrahimovich. (1:23)

BARCELONA -- Franck Kessié, presentado este miércoles como nuevo futbolista del Barcelona, será el segundo marfileño en la historia azulgrana (después de Yayá Touré) y el 17º jugador de origen africano en enfundarse su camiseta, sumándose a los delanteros Ansu Fati (Guinea Bissau) y Abde Ezzazouli (Marruecos).

Mediocampista con un destacado poder físico, el Barça le eligió, además, por su destacada fiabilidad técnica y capacidad de liderazgo en el terreno de juego, cualidades que mostró sobradamente en un AC Milan donde se convirtió en imprescindible.

El fichaje de Kessié comenzó a plantearse en el Camp Nou en el otoño de 2021. “Supimos de su poca predisposición a renovar con el Milan y se valoró la aportación que podría dar al equipo”, reveló a ESPN una fuente del club azulgrana, que en enero inició oficialmente los contactos con su representante y entorno más cercano para conocer su predisposición a fichar con la carta de libertad.

Relacionado en su momento con el Real Madrid, a partir del mes de febrero se intensificaron las negociaciones y el acuerdo se cerró ya a (https://espndeportes.espn.com/futbol/espana/nota/_/id/10071244/franck-kessie-primer-fichaje-barcelona-proxima-temporada-falta-oficial) mediados de marzo con su agente George Atangana, acordando un contrato de cuatro temporadas, con una cláusula de rescisión de 500 millones de euros y un salario cercano a los 7 millones de dólares anuales.

“Es un jugador de perfil diferente a los que hay en la plantilla, pero adaptable a cualquier rol y eso es una ventaja”, se argumenta en el club, donde existe el convencimiento de que su rendimiento no defraudará a nadie, pudiendo recordar en cierta manera a su compatriota Yayá Touré, ídolo de su juventud y que tan buen recuerdo dejó en el Camp Nou.

LOS AFRICANOS DEL BARÇA
La llegada de Kessié aumenta a 17 la nómina de futbolistas de origen africano que han pasado por el club. El angoleño Jorge Alberto Mendonça, procedente del Atlético de Madrid, fue el primero, disputando entre 1967 y 1969 un total de 49 partidos en los que marcó 16 goles.

José Antonio Ramos, internacional con España pero nacido en Marruecos, fue el siguiente. Lateral derecho fichado en 1976 al Espanyol permaneció en el Barça hasta 1982, disputando 158 partidos.

Gerardo Miranda, también lateral diestro y nacido en Mauritania, fue el tercero, disputando 279 partidos entre 1981 y 1988, en los que conquistó siete trofeos como azulgrana.

Mucho más inédito fue el paso del nigeriano Emmanuel Amunike, que llegó lesionado desde el Sporting de Portugal y apenas pudo disputar 23 partidos con el Barça entre 1997 y 2000.

Samuel Okunowo, también nacido en Nigeria, solo jugó 21 partidos entre 1998 y 2000, siendo el siguiente en llegar el, hasta hoy, africano de mayor rendimiento en el club.

Samuel Eto'o llegó desde el Mallorca en 2004, después de no hacer efectivo su derecho de recompra el Real Madrid, y hasta 2009 fue capital en los éxitos del equipo azulgrana. Anotó 131 goles en 201 partidos oficiales y conquistó ocho títulos, entrando en el top ten de goleadores históricos del club.

Al camerunés se le sumó el marfileño Yayá Touré en 2007, procedente del Mónaco y que en sus tres temporadas como jugador del Barça disputó 118 partidos, logrando siete títulos y dejando un recuerdo excelente tras su marcha, traspaso, al Manchester City en 2010.

Igualmente destacado fue el paso de Seydou Keita, mediocampista nacido en Mali y fichado en 2008 al Sevilla. Nunca fue indiscutible pero en sus cuatro temporadas (hasta 2012) como azulgrana sumó 189 partidos y conquistó 14 títulos.

Mucho menos positivo fue el papel de Alex Song, camerunés procedente del Arsenal en 2012 y que en dos temporadas jugó 66 partidos, ganando un título y dejando el club en silencio.

Canterano de gran proyección pero rendimiento invisible, Jean Marie Dongou, delantero camerunés, solamente llegó a jugar seis partidos oficiales con el primer equipo repartidos entre 2011 y 2014, siendo el defensa guineano Edgar Ié un caso aún más efímero, puesto que solo jugó un partido oficial en 2014.

Tampoco tuvo suerte el camerunés Wilfrid Kaptoum, surgido del futbol base del club y que, lastrado por las lesiones, solamente disputó cinco partidos oficiales con el primer equipo entre 2013 y 2016.

De fracaso sin paliativos debe considerarse la apuesta por Kevin-Prince Boateng, delantero nacido en Ghana y que jugó solamente cuatro partidos en la segunda mitad de la temporada 2018-19 cedido por el Sassuolo.

El siguiente en debutar es, a día de hoy, la mayor esperanza del club. Ansu Fati, nacido en Guinea Bissau, llegó al club en edad alevín desde Sevilla y tras debutar en el primer equipo con apenas 16 años es ahora, a los 19, cuando más se espera de él, confiando en su recuperación plena. Heredero del 10 de Lionel Messi, suma 19 goles en 56 partidos.

Menos feliz fue el desenlace de Ilaix Moriba, mediocampista de Guinea y canterano del que se esperaba mucho en el club... que abandonó en el verano de 2021, tras jugar 18 partidos en media temporada por no querer renovar su contrato.

El último, y cuyo futuro inmediato está en el aire, es Abde Ezzazouli, delantero marroquí fichado al Hércules en 2021 para el filial y que la pasada temporada llegó a jugar once partidos en el primer equipo. Su permanencia en el equipo azulgrana, de momento, no está decidida.

Podría considerarse otro caso el de Pierre-Emerick Aubameyang, internacional con Gabón y llegado al club durante el último mercado de invierno... Pero el delantero nació en Laval (Francia).