Espanyol rompe la banca por Matías Vargas, pendiente de Borja Iglesias

Getty Images

El RCD Espanyol anunció este domingo oficialmente el fichaje de Matías Vargas, procedente de Vélez Sarsfield y que con un coste de 10.5 millones de euros se convirtió en la operación más alta de la historia del club blanquiazul, superando los 10 millones que hace un año pagó al Celta por Borja Iglesias... Cuyo futuro sigue en el aire, pendiente de si el Betis se decide a su incorporación.

El delantero, de 22 años, firmará contrato por las próximas cinco temporadas, con una cláusula de 50 millones de euros, y el club argentino tendrá derecho al 20 por ciento de una futura venta. Extremo izquierdo que puede también desenvolverse como mediapunta o segundo delantero, el 'Monito' llega al Espanyol tras marcar 17 goles y repartir 15 asistencias en 83 partidos con Vélez y después de rechazar la opción de firmar por Boca Juniors, poniendo en el escenario su deseo de dar el salto a Europa y a un equipo con mucha tradición en sus apuestas con jugadores argentinos.

De hecho, Vargas se convierte en el tercer argentino de la plantilla junto a Piatti y Ferreyra y en el 45º de la historia del club blanquiazul, desde que en 1940 llegase el defensa Carlos Ferrer, quien solamente disputó un partido antes de fichar por el Liverpool de Uruguay.

Esta relación entre el Espanyol y Argentina queda patente en que cinco de los diez fichajes más caros de la historia del club fueron jugadores argentinos y que Mauricio Pochettino, con 304 partidos, es el futbolista extranjero que más veces defendió la camiseta banquiazul en encuentros oficiales, siendo, además, el cuarto en el cómputo absoluto, solo por detrás de Tamudo (389), José María (310) y Argilés (309) y por delante del portero camerunés Thomas N'Kono (303).

Vargas, que se incorpora este lunes a la concentración del Espanyol y será presentado el miércoles en Barcelona, personaliza la tercera alta periquita tras la llegada de Ander Iturraspe, quien fichó con la carta de libertad procedente del Athletic de Bilbao, y Bernardo Espinosa, cedido por el Girona.

El club blanquiazul no da por cerrada la plantilla, aunque de manera inmediata está pendiente de conocer el futuro de tres de sus futbolistas. El primero, y más destacado, es Borja Iglesias, por quien sigue interesado el Betis aunque se mantiene reacio a pagar los 28 millones que marcan su cláusula de rescisión y que exige el Espanyol, que tampoco se aviene a negociar con el Atlético de Madrid por Mario Hermoso por menos de los 40 millones fijados en su cláusula. El tercero en discordia, Marc Roca, está en la órbita de varios clubs, interesados en negociar un fichaje que, de entrada, tampoco se contempla en el club blanquiazul.