Sextete del Barcelona: Guardiola, Messi y un equipo para la historia

play
A diez años del sextete, el Barcelona de Pep Guardiola que lo ganó todo (3:13)

En 2009, el FC Barcelona se convirtió en un referente del fútbol mundial. Aquel equipo de Guardiola dominó a placer todas las competiciones. Revive esta increíble historia en las voces de sus protagonistas. (3:13)

Ha pasado una década desde que el Barcelona culminó 2009 con un botín sin precedentes de seis títulos, lo que significa que hace exactamente 10 años, el gigante español estuvo a punto de ser sorprendido por Estudiantes de La Plata en la final del Mundial de Clubes.

El club argentino tenía ventaja de 1-0 en Abu Dhabi cuando el partido estaba a punto de llegar a los descuentos. Pedro anotó el empate en el minuto 88 para enviar el partido a la prórroga, y Lionel Messi marcó con el pecho a los 110 minutos para otorgar al equipo catalán su sexto título del año y su primer trofeo del Mundial de Clubes.

Para el Barcelona, el 2009 fue un año viviendo al filo y de goles tardíos: el dramático tanto de Andrés Iniesta en las semifinales de la Champions League ante Chelsea en Stamford Bridge, el gol de Pedro en la prórroga de la Supercopa de Europa, o la atajada de José Pinto de un penal ante el Mallorca rumbo a la final de la Copa del Rey. Sin embargo, también fue un año de gran confianza y convicción absoluta. El equipo dirigido por Pep Guardiola elevó el fútbol a otro nivel, coronándolo con una goleada por 6-2 al Real Madrid en La Liga, mientras Messi empezaba ya a escribir su leyenda como el mejor futbolista del planeta.

ESPN charló con varios protagonistas del Barcelona para conmemorar el décimo aniversario de ese equipo. El lateral brasileño Dani Alves, el delantero Pedro, el entonces presidente del club Joan Laporta y el entrenador de porteros Juan Carlos Unzué brindaron su perspectiva desde el interior del vestuario, mientras que Juan Sebastián Verón y Alejandro Sabella, jugador y técnico de Estudiantes en aquella final del Mundial de Clubes, hablaron sobre la sensación de enfrentarse al que muchos consideran como uno de los mejores equipos en la historia.

Cómo se armó la plantilla

Guardiola dio sus primeros pasos en el banquillo como entrenador del Barsa B en 2007. Tras conseguir el ascenso a la segunda división B del fútbol español, recibió el timón del primer equipo en 2008, poniendo en marcha una etapa única para el club.

Dani Alves llegó al Barcelona en 2008 procedente del Sevilla por 32 millones de euros, lo que lo convirtió en el tercer defensor más caro en ese momento. El brasileño ganó 23 trofeos con el club, incluyendo cinco títulos de La Liga y tres de la Champions League antes de marcharse en junio de 2016. También fue uno de los primeros fichajes de Guardiola como técnico del Barsa.

Alves: ¿Qué era lo mejor? Yo pienso que la unión del conjunto. Era brutal. ¿Y lo peor? No tenía.

No me quiero adentrar mucho en este tema porque es un tema sensible para el culé pero yo pienso que el gran éxito del Barsa es la fusión de esas dos cosas. No es solo La Masía lo que hace que el Barsa sea muy grande. Es una mezcla. La Masía como base y los extranjeros como el aporte para que saliese esa colonia de la que tanto hablamos.

Joan Laporta fue presidente del Barcelona entre 2003-10. Durante su mandato, el equipo catalán ganó cuatro títulos de La Liga, dos de la Champions y una Copa del Rey.

Laporta: Era una temporada que decíamos, no vamos a ser irrespetuosos con el rival, pero sabíamos que íbamos a ganar. Y a veces comentábamos, ¿cuántos le vamos a meter? Y si nos metían un gol teníamos la confianza absoluta de que nosotros meteríamos un gol o dos más y que remontaríamos. Había mucha seguridad en la manera de jugar. Era un espectáculo. Era un ballet. Era una máquina de hacer fútbol.

Evidentemente pensaba que saldría bien, pero la realidad superó todas las expectativas, porque yo creo que fue el mejor Barsa de la historia. Estos títulos, igual que las victorias y los títulos de las últimas temporadas, no se puede entender sin Leo Messi, sin Leo de líder.

Pedro fue delantero del Barcelona entre 2008-15. Guardiola lo ascendió del segundo al primer equipo y en 2009 se convirtió en el único futbolista español que ha anotado al menos un gol en las seis competencias oficiales del club durante una misma temporada.

Pedro: Llegó un punto (en el) que íbamos a jugar una final y ya estábamos pensando que íbamos a ganar antes de jugar. Cosa que siempre es complicada en el deporte, pero notábamos ese dominio que plasmábamos en el campo y también el respeto que nos tenían los rivales, y eso también hacía que jugara a nuestro favor. Teníamos mucha confianza.

Coincides con una serie de jugadores que no se van a repetir nunca más, como pueden ser Xavi, Andrés (Iniesta), Messi, Dani Alves. Era un equipo de atrás adelante muy fuerte, muy competitivo. Esa idea que Pep plasmaba y que nosotros llevamos a la perfección en el campo, que veías que dominabas, que todo salía. Yo creo que eso era un poco (la clave del éxito); el dominio que sentías cuando estabas dentro y que los rivales también te lo decían, lo mal que lo pasaban cuando jugaban contra el fútbol club Barcelona.

Para mí jugar con Leo, con jugadores únicos y haber vivido esa época dorada con Pep como entrenador… yo creo que evidentemente con el fútbol que se vio, con ese dominio, con ese fútbol tan vistoso yo creo que va a ser difícil que vuelva a repetirse.

Juan Carlos Unzué fue entrenador de porteros del Barcelona entre 2003-10, y fungió como uno de los asesores de Guardiola en la conquista de los seis títulos en 2009.

Unzué: Cuando los rivales hablan de esta manera de ti es que hay temor, es que hay miedo, es que hay miedo a que pasase en el fondo lo que pasó. Y posiblemente en aquel momento nadie se imaginaba que fuese un equipo que iba a ganarlo todo. Eso es lo que en cierta manera acaba fortaleciéndote.

(Guardiola) hizo algo tan sencillo, pero tan complicado de hacer como es poner a la mayoría de jugadores que conocen la casa como nadie. Con sus pros y sus contras.

Guardiola confía en ellos porque los conoce y porque confía en que le van a dar lo mucho que necesitaba que le den, por las expectativas, y por la obligación que tiene este club por ganar. Y lo que acaba consiguiendo, y no sé si es su intención, es que los que vienen de fuera se impregnen de lo que es el Barça de modo muy rápido.

Guardiola pone en marcha una nueva era

Al principio de la temporada 2008-9, pocos hubiesen imaginado lo que se iba a vivir en el Camp Nou. La decisión del presidente Joan Laporta de reemplazar a Frank Rijkaard con un Guardiola que no tenía experiencia al máximo nivel provocó dudas dentro y fuera del club. Hubo incluso más preguntas cuando Guardiola prescindió de Ronaldinho, quien se fue al Milan en junio y según Laporta necesitaba “un reto nuevo”.

Alves: (Guardiola) ya vino allí con las ideas muy claras de lo que él quería y de lo que podía aportarnos, para que nosotros juntos pudiéramos hacer lo que hicimos. Yo pienso que en parte (el éxito de aquel Barcelona) sí fue mano de Pep, porque empezaba mucho en la relación con los compañeros. Nos juntaba, no permitía teléfonos, no podíamos estar ahí todo el día en ese mundo paralelo. Él intentaba evitar eso. Intentaba crear reglas.

Era un momento en el que nosotros necesitábamos convivir, interactuar con los compañeros para conocernos y que hubiese una fluidez porque, al fin y al cabo, en el campo es eso. Cuanto más amigo fuera, más hermanos dentro. Es una regla básica.

Laporta: En ese momento teníamos que hacer el cambio de ciclo y consideré que (Guardiola) era la persona más apropiada. Estaba en el Barsa Athletic. La primera razón yo diría que es porque Pep ama al Barsa. Es un barcelonista de corazón. Después tenía referencias a través de Rafael Yuste, que seguía al Barsa Athletic, un directivo muy próximo a mí y con el que tengo muy buena amistad. Me dijo ‘Pep está preparado, es muy trabajador, es el que llega el primero y el que se va el último’. Después, consultando con Johan (Cruyff) y con Txiki (Begiristain), diciéndoles que pensaba que Pep podía ser el nuevo entrenador del primer equipo del Barsa, me dijeron que estaba absolutamente preparado.

Y si quieres que te diga la verdad, también tenía ese punto de que, como mayoritariamente los medios de comunicación e incluso algunos de mi junta, que eran una minoría afortunadamente, pensaban en (José) Mourinho, yo tenía ese punto de querer sorprender con una persona que sabía que participaba absolutamente de la filosofía Cruyff, que es la que es que fijaba o ilustraba este genuino estilo de jugar al fútbol que nosotros aplicamos a nuestro modelo.

En su primera conferencia de prensa el 17 de junio de 2008, Guardiola dijo que no contaba con Ronaldinho, Deco ni Samuel Eto’o (aunque Eto’o finalmente se quedó por otra temporada), para intentar implementar desde el primer momento su filosofía de juego.

Unzué: En la propia pretemporada ya me di cuenta de que las cosas iban a ir bien. Primero por su convencimiento, por el mensaje que mandó desde el inicio (‘abróchense los cinturones, que lo vamos a pasar bien’, dijo Guardiola en su presentación) y segundo, porque lo que estoy viendo y escuchando es nuevo para mí. Había estado los dos primeros años del Dream Team, había estado con Rijkaard, ganando Champions League y Ligas, y se había hecho un fútbol espectacular. Pero lo que estaba viendo y escuchando era diferente y algo que enseguida percibí que a los jugadores les llegaba. Tenía la capacidad de convencer a los jugadores. Lo que demostró Guardiola con el tiempo es que sabe adaptar su discurso y sus matices futbolísticos, lo que quieren que ejecuten los futbolistas, a las capacidades de los jugadores. Adaptarlos.

A pesar de las buenas sensaciones en la pretemporada, la era de Guardiola comenzó oficialmente con una derrota 1-0 ante el Numancia y un empate frente al Racing de Santander.

Pedro: Recuerdo que fueron momentos difíciles, sobre todo para Pep porque tenía mucha presión. Es verdad que había mucha ilusión al principio del proyecto de Pep. Es un grandísimo entrenador, había sido un gran jugador, además una imagen para el Fútbol Club Barcelona. Recuerdo un poco ese nerviosismo que se vivió al principio con los dos primeros partidos. Recuerdo incluso una anécdota que me dijo, 'voy a intentar hacerte jugar por si acaso no vaya a continuar'. Y mira luego todo lo que ganó y la época que se vivió.

(Sobre la situación de la salida de Ronaldinho) Yo creo que él (Guardiola) siempre tenía la idea muy clara de que lo iba a hacer bien, por los jugadores que tenía, por el vestuario… pero además fue un momento difícil porque hubo un cambio, una transición, que jugadores tan importantes como Ronaldinho se fueran del Barsa costó, pero luego la verdad es que surgió la figura del mejor Leo, aunque ya venía de un tiempo atrás haciéndolo bien, y consiguió hacer un equipo espectacular que consiguió todos los títulos posibles.

Unzué: La llegada de Pep viene con un contexto en el que los resultados no han tenido continuidad y están justificados los cambios. Es un momento clave, y dentro de la idea de mantener la filosofía de juego con la llegada de un entrenador que fue alumno de nuestro Johan Cruyff.

(La salida de Ronaldinho) se asoció también a la llegada de Pep. Pero fue una decisión, y creo que debe ser así, más de club, estando todos de acuerdo. Es la única manera que algo pueda tener éxito y que el cambio de ciclo no sea tan abrupto como en la mayoría de casos. Fue una decisión asumida por Pep, como cabeza visible, pero con todos muy convencidos de que era lo correcto.

"Si no llegamos a ganar, yo creo que no ganábamos La Liga"

El Barcelona seguía vivo en las tres competencias al llegar a mayo: la Copa del Rey, La Liga y la Champions. El Real Madrid había Ganado 17 de sus 18 últimos partidos de liga para recortar a cuatro puntos la ventaja del Barsa. Pero el conjunto de Guardiola aplastó cualquier esperanza de los merengues el 2 de mayo en el Santiago Bernabéu, donde Thierry Henry y Messi firmaron sendos dobletes en una inolvidable goleada por 2-6 que prácticamente selló su coronación.

También fue la primera vez que Guardiola utilizó a Messi en la posición de “falso nueve”, una decisión táctica que cambió el rumbo del equipo.

Laporta: Yo me tenía que comportar, ahora sí, lo que es verdad es que al pobre que me sentaron alado le pellizcaba la pierna cada vez que marcábamos. Creo que era un ministro. En cualquier caso, él se lo tomaba con mucha deportividad porque entendía que era una gozada el estar marcando goles en el Bernabéu. Además, te digo una cosa, si no llegamos a ganar, yo creo que no ganábamos la Liga. Por lo tanto, para mí (la victoria en el) Bernabéu fue un título más, porque fue un resultado histórico, equiparable al 0-5 de La Liga 73—74 en el Bernabéu con Johan como jugador.

Pedro: Ese fue el partido cumbre del año porque vas allí al Bernabéu, siempre un equipo muy difícil, un estadio complicado en el que ganar y en un Clásico donde hay mucha tensión y consigues ese resultado. Además, haciendo un grandísimo partido… Yo creo que a partir de ese momento fue cuando se veía que el equipo estaba jugando a un grandísimo nivel, se veía que la orden de Pep iba a dar muy buenos resultados.

"Un momento espectacular": El gol de Iniesta en Stamford Bridge

Apenas cuatro días después de la paliza al Madrid, el Barsa se enfrentó a Chelsea en Stamford Bridge por un puesto en la final de la Champions. Tras empatar sin goles en el partido de ida en el Camp Nou, el Barsa quedó en desventaja de un gol y con un hombre menos al llegar a los descuentos en Londres. Entonces, Iniesta dio vuelta al libreto con un gol que cambió el rumbo de la historia.

Laporta: En Stamford Bridge pasó una cosa que fue terrible. Porque íbamos con ese resultado de que si no marcábamos… Yo entré en un momento a los baños y vi ya a gente del Chelsea descorchando botellas de Champan y ya celebrando porque ya estaba en los minutos de descuento. Estaba nervioso y entré un momento. Aún faltaban 3 o 4 minutos. Y nada, vuelvo, me siento, porque allí no estas juntos las directivas (de los dos equipos), estábamos todos juntos (los directivos del Barcelona) y de repente, cuando marcamos, me levanto, porque podías celebrarlo allí y viene toda una avalancha de compañeros de junta y gente.

Pedro: Recuerdo que fue un partido que jamás y nunca lo íbamos a ganar por como fue todo el partido. El Chelsea, la verdad que era muy superior, se adelanta en el marcador, nos costaba encontrar espacios entre líneas, crear ocasiones. Estaban muy bien colocados. Luego hubo la expulsión de Abidal. El partido se nos echaba cuesta arriba y finalmente pues imagínate, en esa jugada aislada en el último minuto, cuando marca Andrés recuerdo que todos desde el banquillo salimos corriendo hacia la banda, a celebrarlo con Andrés, con nuestra afición que estaba allí en el córner, en Stamford Bridge. Fue un momento espectacular.

Nosotros nos metimos en la final, que era nuestro objetivo y al final cerrando una magnifica temporada, llegando a la final de Roma contra el United que fue también una final muy complicada y difícil al principio. .

Unzué: No se me olvidarán en la vida. En el gol de Iniesta estoy fuera del estadio, en las escaleras, bajando de la tribuna de prensa, que fue donde vi aquel día el partido. En aquel momento no me podía sentar en el banquillo como entrenador de porteros y me subí a los palcos. No podía ir al palco porque estaba en la tribuna de enfrente y el club me consigue una entrada para ver el partido en la tribuna de vestuarios. En el minuto 80 y muchos veo que va a salir toda la gente y antes de que me pille todo el mundo fuera y con la mala leche del resultado, que vamos a quedar eliminados, pues empiezo a bajar las escaleras y bajas por fuera del estadio. Y hay un momento que estoy a mitad de camino, bajando hacia el vestuario, y oigo y tengo la sensación de que ha habido un gol, ‘esto ha sido un gol’, pero no del Chelsea por cómo lo han celebrado. Entonces empiezo a correr y a correr hacia abajo, de nuevo, veo una cristalera y una televisión, que era una zona de prensa, me imagino, y me acerco al cristal y veo que estamos celebrando un gol. Pues imagínate. Me fui para el vestuario y recuerdo que estaba el utilero y tal y me abracé a él y viví una alegría casi en solitario.

El partido en Londres puso en marcha una racha extraordinaria. El 13 de mayo, el equipo venció al Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey, remontando un gol para imponerse por 4-1. Tres días después, ganaron La Liga cuando el Madrid cayó ante el Villarreal. El 27 de mayo, superaron 2-0 a Manchester United en Roma para conquistar la Champions League por tercera ocasión en la historia del club, consiguiendo el primer triplete del equipo.

"Ya nadie nos quita esto"

Los éxitos continuaron al final del verano, en el que el club fichó a Zlatan Ibrahimovic. El Barsa ganó la Supercopa de España ante el Athletic con un global de 5-1, con goles anotados por jugadores formados en La Masía.

El penúltimo paso hacia el sextete llegó el 28 de agosto con el triunfo sobre Shakhtar Donetsk en la Supercopa de Europa, gracias a un gol de Pedro en la prórroga.

El Mundial de Clubes no tiene el prestigio de La Liga o la Champions League, pero este Mundial de Clubes sí que era importante para el Barcelona. El equipo intentaba ganar el torneo por primera vez en su historia, y además sería la coronación para sumar seis trofeos en un año, algo jamás logrado en el fútbol. La travesía en Abu Dhabi comenzó cuesta arriba, ya que el Barsa tuvo que remontar un gol en contra para vencer 3-1 al Atlante de México en las semifinales. Y en la final, requirió de un gol de Pedro en las postrimerías y otro de Messi en la prórroga para superar 2-1 a Estudiantes de La Plata.

Alves: Ya en la semifinal casi nos vamos para casa. Después, te lo juró. Después de que pasamos aquella semifinal dije: ya nadie nos quita esto.

Laporta: Nosotros en 2006 perdimos en Yokohama, en Japón, y dijimos que volveríamos también a por esa Copa y lo conseguimos. En Abu Dabi se consiguió con un gol de Messi. Es muy ilustrativo, que el mejor jugador de la historia meta el gol de la final que nos da un título que no teníamos y que completa el sextete. Ese record inigualable, con el pecho mete el gol y con el escudo.

Pedro: Había mucha, no presión porque siempre tienes la presión, pero mucha expectación en que lo pudiéramos ganar. La final fue muy difícil, muy competida. Estudiantes planteó un partido muy físico, jugaron muy bien sobre todo en labores defensivas y nos costó abrir el marcador. Ellos se adelantaron y fue muy difícil darle la vuelta. Tuvimos la suerte de poder marcar ese gol mío de cabeza a pase de Piqué. El Mundillito fue para mí el colofón de todo lo que estaba pasando en tan poco tiempo. .

(El gol de la victoria de Messi) es la culminación de un ciclo muy bonito. Leo todos sabemos el jugador que es. Prácticamente estamos hablando del mejor jugador de la historia, de todos los tiempos. Y que juegue para el Barsa, que haya conseguido tantos títulos a nivel personal y a nivel colectivo y que cierre con ese gol el título. Para nosotros fue la mejor notica. Yo creo que no hay mejor manera de poder cerrarlo.

Juan Sebastian Verón fue una leyenda de la selección de Argentina y jugó buena parte de su carrera en Europa con Manchester United, Lazio, Parma y Chelsea, antes de regresar en 2007 al club de sus amores, Estudiantes. La “Brujita” estuvo en la cancha en aquella final contra el Barsa.

Verón: Más allá de la frustración, porque en definitiva no piensas en lo que tienes enfrente como uno de los mejores equipos que hubo, sino que piensas que cerca que estuvimos y que no pudimos concretar. Pero por el otro lado el equipo entregó todo. Fue un partido increíble y que más allá de esa frustración nos quedábamos tranquilos porque habíamos hecho lo que habíamos planificado, lo que sentía ese equipo, lo que pensaba su entrenador y lo que habíamos entrenado para llegar a esa final. Y la realidad es que si hoy me decís: ¿volverías a jugarla? Y, no te digo. Porque para mí fue el partido que teníamos que hacer. Nada más que el resultado no fue el mejor, pero en líneas generales hicimos todo como poder traernos las Copa.

Alejandro Sabella fue el técnico de Estudiantes aquella temporada. Luego fue entrenador de la selección argentina entre 2011-14.

Sabella: Estuvimos muy cerca, pero nos tocó enfrentarnos a un equipo que quizá es de los mejores de la historia del fútbol. Por un lado, la desazón grande de no haberlo podido lograr. Pero por otro, la gran satisfacción de que tuvieron que ir a alargue y de que nos empataron faltando dos minutos porque dos años después jugaron con Santos y le hicieron 4 o 5 goles. Después jugaron con River y le ganaron 3-0. Entonces, eso valora un poco más lo que hizo ese grupo de jugadores.