Ernesto Valverde no le guarda rencor al Barcelona

play
Barcelona, Setién y el delantero que urge (3:37)

El club blaugrana no puede apostar por una gran contratación tras la ausencia de Dembelé y el cierre de la temporada parece más que difícil. (3:37)

BARCELONA -- Ernesto Valverde rompió el silencio que se autoimpuso desde su despido como entrenador del FC Barcelona y durante un acto celebrado en Bilbao constató que no le guarda ningún rencor al club azulgrana por su salida. “Para mí entrenar al Barça ha sido una suerte increíble” aseguró.

“¿Mi salida? Esa no es una pregunta para mí… Hay una parte de nuestro oficio que sabes que debes aceptar. Te gustaría que fuera de otra manera pero…” explicó el técnico, quien no quiso valorar ni el cese ni, tampoco, las críticas que le dedicó semanas después Eric Abidal para argumentarlo.

“Todos los clubes te dejan marca y para mí entrenar al Barça ha sido una suerte increíble”, confirmó, dando a entender que desde el mismo momento en que firmó, en 2017, sabía a qué se exponía en el banquillo azulgrana.

“Cuando firmas el contrato sabes que estás en el momento álgido de popularidad en el club y que a partir de entonces, deciden los resultados… El entrenador es responsable de que al jugador le pegue en el culo la pelota y entre”, señaló, repitiendo que, a pesar de todo “estoy encantado de haber estado allí”.

¿MALTRATADO?

“No pienso en ello, en si fui tratado injustamente porque tengo que evitarlo”, sentenció, resumiendo que una vez concluida esa etapa “se trata de pasar página… Vamos a mirar hacia adelante y no para atrás”.

De todas maneras Valverde no obvió que el dominio del Barça en la Liga española hizo que no se le diera el valor adecuado al torneo. “La Liga es el torneo que te dice cómo estás funcionando durante el año… Y cuando uno repite títulos se piensa que eso es así, lo normal” convino, descubriendo que esa no es la realidad habitual: “En el Liverpool andan como locos porque van a ganar la Liga después de tantos años. Si se la hubieran llevado los diez años anteriores, pensarían que es otra cosa”.

Defendió, con elegancia, su papel en el Camp Nou, en lo que se entendió una indirecta a Quique Setién a cuenta de la posesión: “Ser el dominador del partido no es tener el 80 por ciento de posesión” resumió, a la vez de admitir que el Real Madrid “este año está muy fuerte y muy enfocado en la Liga”.

Sobre su futuro no ofreció más pistas que admitir que habiendo pensado en mantenerse un tiempo descansando, ya no está cerrado a ninguna opción, llegando a bromear con la posibilidad de iniciar una aventura lejana y hablando de ello con Andrés Iniesta, con Japón como posible destino…

Con todo no dejó pasar la ocasión de proclamar que el Athletic es el club que más le ha marcado. “Tiene algo tan fuerte y un clima de trabajo interno tan especial y reconfortante para la gente de aquí que es lo mejor que me he encontrado en toda mi carrera” reflejó Valverde, destacando que la Supercopa que ganó en 2015 “supuso muchísimo, por el hecho de no haber ganado nada durante tanto tiempo”.