Arde Valencia tras un posteo de Kim Lim

La hija de uno de los accionistas mayoritarios del club publicó en su Instagram: "El club es nuestro y podemos hacer lo que queramos con él". @kimlimhl

La crisis institucional que tantas veces aparece desde que Peter Lim compró el 70% de las acciones del club volvió a estallar. A la crisis financiera que atraviesa el grupo económico y a la deportiva que se profundizó este miércoles con la derrota 2 a 0 ante el Athletic de Bilbao en Mestalla, se sumó este jueves la social. Las críticas en las redes, la única forma que tienen los aficionados de hacerle ver a Lim su malestar, cada vez son mayores dado que Mestalla está cerrado para el público y la hija de Peter Lim, Kim Lim mandó un mensaje sorprendente como contestación a las mismas que hizo estallar el humor de la afición valenciana.

"Algunos fans del Valencia están criticando y maldiciendo a mi familia. ¿No lo entienden? El club es nuestro y podemos hacer lo que queramos con él y nadie puede decirnos nada". Con esas contundentes palabras Kim Lim hizo estallar a los fanáticos che. La hija del magnate calentó más el ambiente, si esto fuera posible hoy día entre el valencianismo, especialmente con esas palabras de "nadie puede decirnos nada”.

El texto formaba parte una historia con varias imágenes que fue borrado pocas horas después, de madrugada en España, pero con el tiempo suficiente para que algún aficionado consiguiera capturarlo. Hacía muchos meses que Kim Lim, modelo y empresaria singapurense, no hacía referencias a la actualidad del Valencia.

Poco después de que su padre se convirtiera en máximo accionista del club, en 2014, eran constantes sus alusiones y también sus viajes a la capital del Turia. Pero en este caso, el mensaje de la hija de Lim coincide con la actitud institucional de Anil Murthy. El presidente del Valencia se ha encargado de recordar a raíz de las críticas por su gestión que el propietario del club es ahora Meriton Holdings. Así lo reflejaba el club en un incalificable mensaje de agradecimiento a Celades tras despedirlo. Destacaba el logro de clasifica al equipo primero en la fase de grupos de la Champions y resaltaba de forma expresa el nombre del propietario.

Hace apenas dos días se conoció que este es un año muy duro para Peter Lim. El magnate asiático sufre un descalabro de su fortuna y su proyecto deportivo en el Valencia se hunde. Es algo más que una mala racha para un multimillonario acostumbrado a incrementar los beneficios en sus diferentes áreas de negocios y con la ambición de tener un equipo de fútbol en la Champions. La crisis es profunda para el dueño y empresario que dirige el club desde Singapur. A mitad de año acumula unas pérdidas de unos 700 millones de dólares, según el estudio que realiza la revista 'Forbes'. No es oficial la lista de 2020, pero los datos reflejan que los negocios de Lim se ven gravemente afectados por la crisis del coronavirus. A los problemas

financieros se unen los deportivos con la destitución del entrenador Albert Celades y la dimisión del director deportivo, César Sánchez.