Bragarnik afirma que jugadores Benedetto y Bou también son dueños del Elche

El propietario del Elche, Christian Bragarnik, aseguró que los delanteros argentinos Darío ‘Pipa’ Benedetto y Gustavo Bou, futbolistas del conjunto francés del Olympique de Marsella y del New England Revolution de la liga estadounidense, respectivamente, forman parte del equipo inversor que adquirió la entidad ilicitana en diciembre de 2019.

El empresario futbolístico, que realizó estas declaraciones este domingo en Radio La Red de Argentina, desveló que él es “la cara visible” de un equipo inversor en el que además de los jugadores también están implicados dirigentes del fútbol mexicano, como los de los Xolos de Tijuana.

“Salió un poco de ellos. Son parte del grupo que me acompaña y trabajamos todos en conjunto. Quisieron entrar y están contentos porque esto es un poco de todos. Entraron con el equipo en Segunda y ha ido bien”, explicó sobre su sociedad con Benedetto y Bou.

Bragarnik, que aún no ha explicado desde que adquirió el club su proyecto deportivo a los medios españoles, se mostró feliz por el arranque del Elche en Primera División, pero advirtió de que queda mucha competición por delante.

“Es un torneo duro y tendremos que pelear hasta el final, por la permanencia, pero será más fácil cuando uno comienza bien”, señaló el agente futbolístico, quien confirmó que su grupo es propietario del 98% de las acciones y que adquirieron la entidad con un pago a plazos.

Bragarnik puso especial énfasis en defender la gestión del “día a día” en el Elche “porque no consiste solo en comprar si no en cómo haces las cosas para no endeudarte”.

El propietario del club ilicitano aseguró que el objetivo deportivo es “permanecer y aprender, porque la española no es una liga fácil” y no descartó si se consolida el equipo en la máxima categoría “pensar en cosas más lindas”, aunque ahora no puede de dejar de pisar la realidad.

En cuanto al trabajo de Jorge Almirón, entrenador del Elche, Bragarnik se mostró feliz de su adaptación y defendió que hay que respetar a los técnicos que trabajan “en una línea y con una trayectoria”.

“Todos los entrenadores han tenido malos y buenos momentos y muchas veces depende de la situación en la que se encuentre el club”, concluyó en alusión a la mala etapa deportiva de Almirón como entrenador de San Lorenzo.