En plena tempestad, el Barcelona busca ante Sevilla su primera remontada

play
¿Cuánto desestabiliza al equipo un nuevo capítulo del Barçagate? (3:44)

Moisés Llorens y Andrés Aguilla reflexionan sobre la detención de Josep María Bartomeu y sus allegados en este momento de la temporada. (3:44)

BARCELONA .- Este miércoles hay futbol en el Camp Nou. Y no es un partido cualquiera. El Barcelona se enfrenta al desafío de remontar dos goles al Sevilla FC en las semifinales de una Copa del Rey, una más accesible que la remontada que necesitan ante el Paris Saint-Germain, que se decidirá en plena tempestad institucional del club azulgrana, a cuatro días de conocer su nuevo presidente y con Josep Maria Bartomeu, su último mandatario, enfrentado a la justicia.

Bartomeu, quien pasó la noche del lunes en los calabozos de la comisaria de policía, se negó a declarar ante la jueza Alejandra Gil y quedó el libertad con cargos, a la vez que la titular del juzgado 13 anunció que se levanta el secreto de sumario del caso Barçagate, lo cual ofrece un nuevo escenario en la investigación que podría provocar novedades en fechas próximas, cuando el club tenga al frente ya a una nueva junta que, dependiendo de lo que se conozca, podría determinar presentar cargos contra el expresidente, enfrentado a una pesadilla que nunca pudo imaginar...

De hecho, nadie en el Barcelona habría imaginado hace 72 horas que los sucesos se acelerarían de esta manera, con un nuevo e inesperado registro de las oficinas del club a la misma hora que en la Ciudad Deportiva Ronald Koeman preparaba con sus hombres una de tantas finales, acaso esta la más decisiva por cuanto precisa remontar el 2-0 de la ida en el Pizjuán para jugar una final de Copa que disputó, y perdió, por última vez en 2019.

El camino más corto para ganar un título, como más de una vez ha referido el entrenador holandés, pasa por el duelo de este miércoles, en pleno acelerón moral de un equipo que, dando un golpe de genio para reengancharse a la Liga, precisamente ante el mismo rival, contempla el futuro inmediato con una mirada mucho más optimista.

Deberá ajustar sus planes Koeman, atendiendo tanto a que el Sevilla apenas si ha perdido un partido como visitante este curso por dos goles (2-0 en su visita al Atlético) y a que Lopetegui, con seguridad, habrá aprendido del último duelo, en el que el técnico azulgrana le sorprendió con un novedoso sistema de tres centrales, poblando el centro del campo y relanzando en punta a Dembélé.

Aunque deberá esperarse al mismo miércoles para conocer la convocatoria del Barcelona, se entiende muy complicado que pueda contar con Ronald Araújo, que no entrenó este martes pero sí podría tener a disposición, entre el milagro y la sorpresa, a Pedri, que ha pasado de sufrir una baja esperada de dos semanas a entrenar en 48 horas, "sin problemas" según reveló Koeman, y podría ser una de las piezas claves del partido.

Entre Bartomeu, las elecciones, Xavi y una tormenta que se teme aún dará nuevos coletazos alrededor del Barcelona, el equipo de futbol afronta un partido sin vuelta atrás, con la necesidad de remontar y la esperanza de conseguirlo para confirmar sus buenas sensaciones.