Ronald Koeman explota contra el arbitraje del clásico

play
Real Madrid, superior al Barcelona en el Clásico (1:18)

El equipo merengue se impuso por 2-1 a los culés y la pelea por LaLiga se mantiene encendida. (1:18)

Ronald Koeman, entrenador del Barcelona, no ocultó su enfado al acabar el partido con la derrota para su equipo frente al Real Madrid, y aún reconociendo los propios errores de su equipo "en la primera parte", aunque destacando que enfrentaron a un rival "muy defensivo", se quejó muy amargamente del arbitraje, especialmente del, en su opinión, "penalti clarísimo a Braithwaite que no se pitó".

El técnico azulgrana comenzó, ante las cámaras de Movistar Plus mostrando un disgusto indisimulado con una queja sin disimulo. "Si eres del Barça tienes que estar caliente y descontento por dos decisiones del árbitro. Yo a un árbitro solo le pido que acierte sus decisiones. El penalti es clarísimo. Tenemos que callarnos y ya está" solventó Koeman, sin olvidarse del tiempo que el colegiado añadió a los 90 minutos: "El extra time de cuatro minutos, cuando el árbitro estuvo dos minutos por tema de su hombro... No sé la razón".

Minutos después, en la sala de prensa, el discurso del entrenador holandés fue igualmente indignado. "El penalti es clarísimo, lo ha visto todo el mundo y no entiendo que un linier que está a diez metros no lo vea. Puede que el árbitro no lo haya podido ver, pero hay un VAR para situaciones como esta, para ayudar a los árbitros porque el árbitro no lo puede ver todo" resaltó, sin querer ir más allá pero sin dejar de hacerlo.

"No soy el único que está así. Los jugadores se sienten tristes por esa decisión del árbitro . Hay jugadores que llevan muchos años en el Barça y no sé como deben sentirse otra vez" refirió, apuntando que "yo también he sido jugador del Barça" y prefiriendo a partir de ahí cerrar el tema. "Mejor no hablar más. Hemos perdido el partido, hemos intentado hasta el último momento, con el larguero de Ilaix... Pero ha sido penalti. Ya no quiero opinar más de este tema. Ya he dicho lo que tengo que decir; defiendo a mi equipo, a mi club, y no quiero hbalar más de ello".

Sobre el partido y el juego del Barça, Koeman explicó que enfrentó a un rival "con muchos atrás... Es más fácil defender con muchos atrás que arriesgar como nosotros, pero es verdad que en la primera parte no hemos estado bien, no hemos defendido bien, hemos dejado espacios que no encontramos nosotros en ataque y no acertamos en el último pase. Llegábamos bien pero no creamos peligro".

"Ellos defendían bien con tantos jugadores y salieron bien al contrataque, que no hemos sabido defender bien en la primera parte. Cuando jugamos contra un equipo que defiende tan atrás y nos falta profundidad, sin espacios... Dembélé tuvo un par de

ocasiones que no estuvo acertado y debemos mejorar en el último pase" reconoció el técnico azulgrana, que para nada quiso dar la Liga por perdida.

"Queda mucho. Hemos luchado y perdido contra un rival que también lucha por la Liga pero quedan nueve jornadas; cada partido para los tres será difícil y pelearemos en todos los partidos que faltan" sentenció, avisando que a partir de ahora lo importante es "pensar en que podemos ganar un título la semana que viene y hay que centrarse en eso".