El Barcelona juega, gana el Real Madrid

El equipo blaugrana mostró buen nivel de futbol ante el Real Madrid. Getty Images

El Barcelona volvió a chocar contra la muralla del Real Madrid. El primer Clásico oficial jugado lejos de España significó la quinta victoria consecutiva merengue frente a un rival que no sabe lo que es derrotarle desde el 2 de marzo de 2019, hace cerca de tres años. La buena noticia en clave azulgrana fue su crecimiento y la capacidad de tutear a un rival que se suponía muy por encima. La buena noticia en clave blanca fue que su ADN se mantiene inalterable: ganar es lo principal, sin atender tanto al cómo.

El Barça jugó mucho y bien. Y compitió aún mejor. "Falta ganar, pero hemos competido muy bien" resolvió Piqué al acabar el choque, resumiendo el sentir de un equipo que arrastra demasiado tiempo de depresión y que busca bajo el mando de Xavi reencontrar las esencias. Está en camino o eso pareció en Riad, donde el entrenador azulgrana no dudó en jugársela cuando entendió la necesidad de hacerlo, teniendo que estar satisfecho de la respuesta de los suyos.

Jugó el Barça y ganó el Madrid, lo cual no es para nada una historia desconocida al referirse a qué es y qué pretende ser cada equipo. Disfrutaron los de Ancelotti de media hora inicial muy cómoda pero la rebelión azulgrana, tras el gol de Vinicius, devolvió al plano que futbolísticamente el grupo de Xavi tiene mucho de lo que sentirse orgulloso. Recuperar la autoestima es un paso al frente del Barça, quizá insuficiente para algunos pero claro en visión general.

ERRORES

Que en futbol no gana siempre quien lo merece sino quien está más acertado podría trasladarse a este Clásico de Riad. Busquets perdió lastimosa y fatalmente el balón en el 0-1, Dani Alves concedió una puerta errónea a Mendy en el 1-2 y tanto la pérdida de Dembélé como la débil defensa de Alba a Rodrygo provocó el 2-3 definitivo. "Hemos perdido por errores nuestros" lamentó Xavi, satisfecho, eso sí, por la capacidad de su equipo.

"Hemos sido superiores, hemos tenido el 3-2 y también el 3-3. Les hemos dominado cuando nos hemos quitado de encima los complejos... Pero nos han penalizado los errores", resumió el entrenador azulgrana en la clara explicación de lo que sufrió su equipo.

Errores que le penalizaron de mala manera y provoca una cierta frustración en azulgrana que perdió su quinto Clásico consecutivo frente a un rival que no debió hacerse tantas preguntas. Ganó, lo principal en el futbol, y dejó para otro momento cualquier otro argumento.