Eriksen asegura que no se rinde y quiere volver jugar, dice su agente

El agente del jugador asegura que Eriksen no se rinde y se muestra de buen humos a la espera de más pruebas.

Las noticias sobre el estado de salud de Christian Eriksen siguen siendo alentadoras tras el susto del pasado sábado cuando el centrocampista se desmayó en el campo en el partido entre Dinamarca y Finlandia por la primera ronda de la Eurocopa.

En una breve conversación con el diario italiano Gazzetta dello Sport, Martin Schoots, agente del jugador del Inter de Milán, dijo que el danés se mantiene estable y está siendo sometido a pruebas en el hospital Rigshospitalet, en Copenhague.

“Bromea, está de buen humor. Todos queremos entender lo que pasó, y él también. Los médicos están haciendo exámenes exhaustivos, llevará un tiempo”, dijo Schoots.

Se espera que el mediocampista permanezca hospitalizado hasta el próximo martes. Incluso con la buena noticia sobre la recuperación del jugador, el representante aún no ha comentado sobre un posible regreso a las canchas. Al decir que el centrocampista “no se rinde”, Schoots señaló que es el momento de sentirse querido por las expresiones de cariño que recibió Eriksen desde el pasado sábado.

“Christian estaba feliz porque entendía todo el amor que lo rodeaba. Recibió mensajes de todo el mundo. Y quedó particularmente impresionado por las muestras de cariño del Inter de Milán, no solo con sus compañeros, sino también con la afición. Christian no se rinde”.

Quien también habló con el jugador fue Kasper Hjulmand, técnico danés.

“Christian se preocupaba por nosotros. Me preguntó: ¿Cómo estás?”, reveló el técnico, contando también una broma del jugador. “¡Creo que estás peor que yo! Ahora estaría listo para entrenar'”, le dijo Eriksen al comandante danés.

Christian Eriksen se desmayó en el campo al final del primer tiempo del Dinamarca vs. Finlandia. Tras ser atendido en el terreno de juego, el jugador fue trasladado, ya despierto, a pruebas en el hospital.

El partido entre Dinamarca y Finlandia fue suspendido tras el incidente. La impactante escena ocurrió a los 42 minutos de la primera mitad. Eriksen cayó sobre el césped, ya inconsciente.

Los compañeros lo rodearon de inmediato para que la escena no fuera vista por los espectadores.

Los médicos estuvieron con Eriksen unos 15 minutos en el césped brindándole masaje cardíaco. Pasado ese tiempo, sacaron a Christian en camilla, con toallas cubriéndolo. Sin embargo, se pudo observar que estaba usando un globo de oxígeno y que ya parecía consciente.