Un trágico accidente, 12 operaciones en el pie y la fe de un futbolista para volver a jugar

play
Gerardo Abreu y el relato del accidente que cambió su vida (2:16)

El futbolista guatemalteco cuenta cómo se produjo el accidente que lo mantiene alejado de la cancha desde el 2017. (2:16)

La motivante historia de Gerardo Abreu quien pretende volver a jugar al fútbol después de 12 intervenciones quirúrgicas

En un segundo la vida del futbolista Gerardo Abreu cambió por completo. Recién había fichado por Comunicaciones. Era el peldaño que había buscado escalar, tras su paso por Deportivo Petapa y sus constantes convocatorias a selecciones menores de Guatemala. Significaba una oportunidad de oro y cumplir el sueño de niño. Un trágico accidente de tránsito detuvo todo.

El 21 de septiembre del 2017 Abreu, quien se desempeñaba como defensa, fue arrollado por un vehículo cuando volvía del entrenamiento en su moto. Como en el equipo ese tipo de transporte estaba prohibido, el espigado jugador dejaba la moto en la casa de un compañero. De ese punto a su hogar la distancia era mínima, ¿qué podía pasar?, pensaba.

“Son cosas que uno no se imagina. Apareció una persona y me chocó por atrás, me provocó un daño terrible”, cuenta Gerardo, de 25 años, en una charla con ESPN Digital. “A la hora del choque me deslicé unos 10 metros. Cuando me quise levantar sentí quemaduras en todo el cuerpo, pero no sentí lo del pie, que era lo más grave”.

“No sentía el pie, veo para abajo y de inmediato me agarro la cabeza con las manos, no podía creer lo que veía. Lo primero que pensé fue en el fútbol, esa imagen la tengo grabada en mi cabeza. Tenía el pie abierto 19 centímetros, estaba todo infectado, perdí piel, cartílago, ligamento. Estaba destruido completamente”, relata.

Aparición de un ángel

Al llegar al hospital los médicos que atendieron la emergencia le dijeron al padre de Gerardo que debían amputar el pie izquierdo. “Mi papá se quería morir, pero apareció un doctor, que fue como un ángel, vio mi pie, hizo cara de impactado, y dijo ‘operemos a las siete’. Él tomó el reto y salvó el pie”.

Han pasado más de tres años y doce intervenciones quirúrgicas: ocho para salvar el pie, cada dos días el primer mes, y las otras cuatro de reconstrucción de hueso y ligamentos. “Ha sido un proceso largo. Primero pasar un mes en el hospital, luego en casa hacer todos los días limpieza en la parte afectada, después pasar un mes en silla de ruedas, luego muletas y luego con una bota ortopédica”.

Y durante ese tiempo las ganas de volver a las canchas no se han perdido. La fe sigue intacta. “Hasta la fecha nunca me ha pasado por la cabeza no jugar. Siempre he estado con el deseo de volver. Si uno se lo propone y sueña no hay nada imposible”.

“Al principio los doctores me dijeron ‘no vas a poder caminar normal’, después ‘no vas a poder correr normal, no vas a poder hacer tu vida anterior’, pero yo por necio seguía con la mirada puesta en mi meta y eso me ayudó hasta ahora. Me dijeron que me iban a apuntar el pie, después que no iba a caminar, después que no podría hacer ejercicio y mírame, acá estoy”. La tenacidad de Gerardo Abreu es de aplaudir.

“La gente me dice que soy una persona con mucha resiliencia porque nunca he tenido un momento en el que diga que ya no puedo o que me rindo. He tenido tristezas, pero al instante cambio el pensamiento a positivo”, afirma con determinación.

Volver al fútbol

Cuando sucedió el accidente tenía 21 años, ahora ya ha cumplido los 25. Hace terapia todos los días, va al gimnasio y apunta a volver al fútbol pronto.

“Creo que ya voy viendo al final del túnel. La última operación fue de las más fuentes y ahorita lo que me queda es pura terapia, fortalecer el tobillo porque se imaginan todo lo que perdí de fuerza muscular y movilidad”. Eso sí, el joven va paso a paso, “mi meta ahorita es volver a caminar y correr normal, ya después veremos si jugar o no, pero ya estoy imaginando ese momento”, advierte con optimismo.

“La familia es un factor muy importante, los amigos cercanos, en estos momentos es cuando uno reconoce a los verdaderos amigos. Creo que a raíz de esto me he acercado mucho a Dios. Dios me usó a mí para un propósito, para motivar a la gente a no rendirse, he encontrado en él una fortaleza que me ayuda”.

Gerardo Abreu debutó en la Liga Nacional del fútbol guatemalteco el 15 de febrero del 2015, en un partido de Deportivo Petapa ante Malacateco. Suma 14 presentaciones, las que asegura no serán las únicas. Al momento del accidente entrenaba con el equipo filial de los albos.