Entre golazos y desazones: así fue el paso de Cavani por el Manchester United

Edinson Cavani se despide del Manchester United y si repasamos su etapa en los Red Devils, se mezclan momentos de pura alegría y comunión con la hinchada con otros de desazón e incertidumbre.

El Matador cierra su época en el gigante inglés con 19 goles en 59 partidos y aunque no consiguió títulos, su primera temporada le dejó algunas postales grabadas entre los mejores recuerdos a los hinchas del conjunto mancuniano.

Temporada uno: de alternativa a favorito de la tribuna

Cavani llegó al Manchester United en octubre de 2020, tras una tormentosa salida del Paris Saint-Germain, club del que se había convertido en el máximo goleador y donde un último año con varias lesiones lo habían relegado ante otras opciones de ataque.

El salteño tuvo muchos clubes interesados en él, como Atlético Madrid, Barcelona, Benfica y hasta Gremio y Boca, pero finalmente llegó al conjunto inglés que venía de terminar tercero en la última Premier League y que había sido semifinalista de la última UEFA Champions League.

“El Manchester United es uno de los mejores clubes del mundo, así que es un verdadero honor estar aquí. He trabajado realmente duro durante mi tiempo libre y tengo ganas de competir y representar a este club increíble. He jugado frente a algunas de las hinchadas más apasionadas del fútbol durante mi carrera y sé que será igual aquí en Manchester. Estoy ansioso de vivir la atmósfera de Old Trafford, cuando sea seguro para los hinchas regresar al estadio”, expresó el uruguayo al sitio del club cuando se hizo oficial su llegada.

Entre su puesta a punto física, que llegó con la liga empezada y que contrajo COVID-19, recién pudo estrenarse en la sexta fecha de esa Premier League. Su debut fue el 24 de octubre contra Chelsea, en un partido que terminó 0 a 0 y donde el Matador jugó 32 minutos.

El primer gol llegó en la fecha 8 de la liga, en el triunfo 3-1 contra Everton consiguiendo un tanto en los descuentos para sellar la victoria. Antes del final de 2020, escribió su primera página para el recuerdo de los hinchas: un doblete suyo sirvió para concretar una remontada agónica ante Southampton y así empezó a demostrar su capacidad.

El primer revés fue la eliminación en fase de grupos en la Champions League, donde no pudo marcar. En el comienzo de 2021, tuvo que atravesar la ridícula sanción acaecida sobre él luego de publicar una historia agradeciendo un cariñoso mensaje de un amigo con el texto: “gracias, negrito”. Sin embargo, sumó tres goles de liga entre enero y febrero antes de un par de lesiones que lo alejaron de algunos juegos.

Siguió agregando tantos a su cuenta personal mientras el United se mantenía en el segundo puesto de la tabla y comenzaba el paso por los cuartos de final de la Europa League, donde Edi marcó en todos los juegos desde la vuelta de esa fase en adelante. Fueron seis goles en total en esa competición con un juego estelar ante Roma en la ida con doblete y dos asistencias para un 6-2 contundente.

Manchester United terminó llegando a la final del certamen contra Villarreal, donde igualaron 1 a 1 con gol de Cavani y luego terminaron perdiendo por penales. En la Premier, cerraron la temporada en el segundo puesto, con clasificación a la siguiente Champions y con el ciclo del DT Ole Gunnar Solskjaer todavía prometiendo futuro.

Cavani cerró su primer año con 10 goles en 26 partidos de liga, poniéndole el broche de oro a su primer ciclo en la penúltima jornada con una joya inolvidable ante Fulham en el partido que marcaba el regreso del público a las tribunas tras la pandemia: Cavani picó la pelota desde 40 metros y desató el delirio de los hinchas, que ese día ganaron un nuevo ícono.

Obtuvo, además, el premio al mejor gol del mes en la Premier League. Entre todos los torneos acumuló 17 tantos en 39 juegos. Nada mal para un recién llegado a una de las ligas más duras del planeta.

Los hinchas estaban tan a gusto con el uruguayo que hasta le compusieron una canción que rápidamente fue furor entre los habituales en las tribunas de Old Trafford, y que tomaba el ritmo de “Gimme! Gimme! Gimme!” de ABBA. El equipo parecía tener un plan en camino, una ruta marcada, jugadores como Bruno Fernandes o Paul Pogba en buen momento y un 9 top arriba como el salteño para encabezar los ataques.

Tras la dura salida del PSG, Cavani parecía haber encontrado un lugar donde cerrar de gran manera sus últimos años al máximo nivel.

Temporada dos: una vuelta y muchas dudas

El segundo ciclo de Cavani en Manchester comenzó con el atacante perdiéndose algunos partidos por temas sanitarios, pero el verdadero golpe llegaría a finales de agosto cuando el club anunció la vuelta de Cristiano Ronaldo. El astro portugués firmaba su regreso y esto sembraba muchísimas dudas sobre la cantidad de minutos que Cavani iba a tener a partir de ese momento, sabiendo que CR7 no era alguien que llegaba para ser suplente.

Efectivamente, Ronaldo fue titular en 27 de los 30 juegos de liga para los que estuvo a la orden, lo que redujo notoriamente el tiempo de juego del salteño. El primer gol llegó el 30 de octubre contra Tottenham con una linda definición picada por encima de Hugo Lloris, en un encuentro donde el uruguayo compartió dupla de ataque con el portugués y Manchester United ganó 3 a 0.

Esta nueva fórmula de ambos compartiendo la ofensiva parecía que podía funcionar, pero en ese momento sufrió una lesión en el tendón que lo alejó de las canchas hasta el final del año. Las rápidas eliminaciones del equipo en la FA Cup y la Copa de la Liga no ayudaron a que el Matador tuviera oportunidades de mostrarse, así como el bajón general del equipo no aportaba a la paciencia de los hinchas.

En noviembre, el hilo se había cortado por el lado del entrenador y Solskjaer fue destituido de su cargo, asumiendo Ralf Rangnick en su lugar. Pasada media temporada en la Premier League, Cavani solo tenía dos goles, con el que marcó al volver de la lesión contra Newcastle el 27 de diciembre.

Cavani contó con algunos partidos donde el DT alemán lo colocó de arranque en enero, pero colectivamente los Red Devils no funcionaban como se esperaba para un plantel de ese calibre. A mitad de febrero, una lesión en la ingle le representó un nuevo revés al salteño en su búsqueda por afirmarse en el equipo: se perdió cinco juegos de Premier y la ida de los octavos de final de la Champions League contra Atlético Madrid. Una muy breve vuelta a las canchas se dio en marzo cuando ingresó desde el banco y disputó 10 minutos en la victoria sobre Tottenham por la Premier, y otros 15’ en la vuelta de Champions donde fueron eliminados por el Colchonero de Luis Suárez y Josema Giménez; todo esto antes de la última ventana de Eliminatorias con la Selección Uruguaya.

Con la Celeste sufrió una nueva lesión en el partido contra Chile que lo hizo quedar afuera de todos los juegos del United de abril, nada menos que seis y en la recta final clave para determinar la posición del equipo en relación a los trofeos europeos.

El Matador pudo volver a estar a la orden para la fecha 35 de la liga, sumando 15 minutos en la victoria sobre Brentford, otros 45’ en la dura derrota ante Brighton 0-4 y cerrando la temporada como titular completando los 90’ en la caída ante Crystal Palace.

En total, las cifras de su segunda temporada son elocuentes para graficar lo poco que pudo disfrutar sobre el césped y cómo lo castigaron las lesiones, la irregularidad y el ser relegado a un segundo puesto por la llegada de Ronaldo: 20 partidos disputados entre todas las competencias, 910 minutos en total, dos goles y una asistencia. El equipo terminó en la sexta posición con 58 puntos, la cantidad más baja desde la temporada 1990, es decir, antes de la era Premier League.

Mientras Manchester United ya presentó a su nuevo entrenador, el holandés Erik Ten Hag, Cavani dejará el club aún con destino incierto, pero con la certeza de que mientras su físico lo acompañó, dio todo por el escudo, fiel a su estilo, como lo hizo en cada camiseta que vistió.

El uruguayo dejó grabados algunos momentos mágicos para los hinchas y los mensajes de estos en las redes sociales del club reflejaban en su mayoría un sentimiento que también comparten los futboleros uruguayos: la pena por lo que pudo haber sido una etapa fenomenal para el delantero, y la sensación de que llegó a la Premier League un par de años demasiado tarde.