El incidente del penal de United deja en evidencia la falta de liderazgo que hay en el club tanto dentro como fuera de la cancha

WOLVERHAMPTON -- Manchester United está progresando bajo el mando de Ole Gunnar Solskjaer. Están en mejor estado físico, más jóvenes y al parecer más sedientos de victoria que en las temporadas anteriores, pero sólo se necesitó un penal errado de Paul Pogba – otro penal errado de Paul Pogba – para resaltar lo lejos que tiene que llegar este equipo antes de posicionarse en algún lugar cercano a realmente desafiar por los mejores honores una vez más.

De cara a eso, un empate 1-1 contra los Wolves en Molineux después de perder por 2-1 aquí en la Premier League y en la FA Cup la temporada pasada es una señal de progreso para United. Pero hay una evidente falta de experiencia y liderazgo en el joven equipo de Solskjaer – con una edad promedio de 24 años y 173 días, este escuadrón de United ha sido el más joven de todos en la liga esta campaña. Eso dio lugar a que Pogba patee su cuarto penal sin éxito desde el comienzo de la última temporada, con el arquero de los Wolves, Rui Patricio, lanzándose hacia su derecha para atajar el disparo del francés en el minuto 67. La atajada fue una despedida de la especie de suerte de la que United se ha podido beneficiar la temporada pasada.

Ocho días atrás, Marcus Rashford anotó con la pelota parada duranta la victoria inaugural por 4-0 de United contra Chelsea en Old Trafford. Con ese penal conservó el récord 100% de Rashford con United e Inglaterra. Pero en Molineux, Pogba lo hizo a un lado y decidió patear él, quizá porque él había ganado ese tiro después de que la falta de Conor Coady había sido sobre él.

En un equipo cargado de jugadores experimentados y personajes de carácter fuerte, seguramente a Pogba le hubiesen dicho que se corra para darle el penal a Rashford, teniendo en cuenta que su récord no ha sido muy bueno en los últimos meses. Pero no hay un Roy Keane, un Eric Cantona, un Gary Neville o un Rio Ferdinand en este escuadrón de United, y nadie se sintió lo suficientemente fuerte como para quitarle la pelota a Pogba.

Además, la explicación del incidente que dio Solskjaer después del partido no hizo más que alimentar la sensación de que United ha estado sin timón por momentos dentro de la cancha. Según el noruego, tanto Pogba como Rashford son los encargados de los penales, por lo que ni siquiera él ha podido tomar la decisión acerca de quién es el Nro. 1 y quién es el Nro. 2.

"Los dos son los encargados de patear los penales", dijo Solskjaer. "Depende de ellos elegir cuál es el momento de cada uno.

"A veces los jugadores sienten la confianza necesaria para patear. Paul ha anotado algunos penales, pero hoy Patricio hizo una buena atajada.

"Los dos sienten confianza, la semana pasada Marcus anotó. Estoy seguro de que le hubiese encantado patear en esta oportunidad, y me gusta esa confianza. No me molesta que los jugadores digan, 'Esta es mía'".

El ex capitán de United, Neville, hablando con Sky Sports, dijo que la situación había sido "vergonzosa", de todas maneras.

"Deberían decidir en el vestuario quién es el encargado de patear el penal", dijo Neville. "Es una vergüenza. Este un penal de Manchester United, no es una tómbola, no es un partido del colegio”.

Si bien no es un partido de las menores, la naturaleza juvenil de este equipo de United será un factor importante en sus performances y resultados esta temporada.

Molineux es un lugar difícil para ir de visita, y el equipo de Nuno Espirito Santo peleará una vez más por un lugar en Europa esta campaña, pero la ingenuidad de los jugadores de Solskjaer deberían haber alertado al entrenador de United durante este partido. No fueron capaces, por falta de experiencia, de controlar el ritmo del partido y empezaron a hacer agua mucho antes de que Ruben Neves anulara el primero de Anthony Martial en el minuto 54.

La energía incrementada de Solskjaer en los entrenamientos de pretemporada se vio al final del partido, cuando United terminó con fuerza, pero fueron demasiado bipolares durante los 90 minutos. Sólo registraron dos tiros al arco durante todo el encuentro: el gol de Martial y el penal errado de Pogba. Solskjaer admitió después del partido que esta había sido una noche en la que sus hombres habían aprendido lecciones importantes.

"Somos un equipo joven y hoy hemos aprendido mucho dentro de la cancha”, dijo. “Tienes que ir aprendiendo mientras vas haciendo tu trabajo, y después ya no lo puedes discutir”.

Pero para que los jugadores aprendan y se conviertan en un equipo resiliente y capaz de desafiar por los mayores honores, también necesitan un entrenador decidido y la situación con el penal sugiere que a Solskjaer le falta la firmeza para llevar a su equipo al siguiente nivel que exige este club. Bajo el mando de Sir Alex Ferguson, no existía la duda en la mente de los jugadores de United. Sólo conocían la certeza. Pero al permitir que sus jugadores decidan quién se hace cargo de los penales, Solskjaer ha dejado la puerta abierta para que sus hombres hagan lo que quieran en el momento que lo deseen.

Darle a los jugadores autonomía para que hagan lo que mejor funcione cuando tienes un escuadrón lleno de experiencia y líderes parece una buena idea, pero no cuando son jóvenes y esperan una guía desde la banca. Este equipo de United todavía necesita mucho liderazgo, razón por la cual Solskjaer necesita tomar las decisiones importantes y no delegárselas a jugadores como Rashford y Pogba.